Ciclo-preguntas sin respuestas

Por Germán Danilo Hernández *

El creciente uso de la bicicleta obliga la incorporación de espacios y el establecimiento de normas de diseño y de regulación para permitir su articulación a la movilidad urbana. En Colombia, además de  una amplia normatividad, existe la Guía de Ciclo-infraestructura, elaborado por el Ministerio del Transporte.

En Cartagena muchos reciben con expectativas la reciente demarcación de una franja para el tránsito exclusivo de bicicletas por la avenida Santander en el barrio Crespo. No obstante, expertos y ciudadanos desprevenidos advierten que ésta no encajaría con las normas, las orientaciones técnicas y con el sentido común.

Las vías ciclísticas son de dos tipos: segregadas o integradas; las primeras separadas por niveles y distancias de las vías vehiculares y las segundas comparten espacios con los automotores, no siempre con movilidad exclusiva. Las ciclo rutas  son permanentes, que a diferencia de las “ciclo-vías”, son temporales.

Los taches  en la nueva franja de movilidad, le imprimen carácter permanente y por consiguiente  correspondería acoger el Decreto 798 de 2010, que dispone los siguientes estándares: La ciclo ruta hará parte integral del perfil vial de las vías que determine el correspondiente plan de movilidad y en todos los casos su dimensión será independiente a la del andén o la calzada.   Su ancho mínimo será de 1.20 metros por cada sentido (a nivel internacional el estándar mínimo es de 1.5).  Debe estar aislada de la calzada vehicular mínimo a 0.60 metros de distancia.

En el caso que nos ocupa la franja demarcada no está aislada del carril vehicular. Para aportar  información confiable al debate necesario en esta fase experimental, formulé, al director del DATT y a la alcaldesa encargada una serie de preguntas que no fueron respondidas. Cómo la ciudadanía merece tener  claridad sobre los temas públicos, reitero respetuosamente  algunos de los interrogantes:

¿Mediante que acto administrativo se dispuso demarcar la ciclo ruta en la avenida Santander?

¿Qué estudios técnicos antecedieron a la demarcación?

¿Con base en que normas o criterios técnicos se dividieron los carriles vehiculares en dos franjas?

¿Por qué la demarcación se hizo a la izquierda, cuando lo usual es que las ciclo rutas funcionen a la derecha?

Con la ciclo ruta el alto tráfico de la avenida Santander queda reducido a un solo carril. ¿Genera ello riesgos de accidentalidad para conductores de vehículos, ciclistas y peatones?

¿Contempló el DATT que cuando los buses de Transcaribe se estacionan en sus paraderos, no es viable el uso del siguiente carril por parte de vehículos sin invadir la ciclo ruta?

¿Es posible replantear esa demarcación por presentar evidentes fallas de planeación?

¿Cuál es el valor de la inversión del Distrito en esa demarcación?

¿Qué empresa o persona es la ejecutora de ese contrato?

* Periodista, columnista, docente universitario y asesor de comunicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial