La ciudad y sus mercados

Por Danilo Contreras Guzmán *

danilo-contreras

La debilidad institucional en Cartagena no es reciente, nos hace dar palos de ciego y nos pasa una cuenta que parece impagable.

Hace ocho años el Tribunal Administrativo de Bolívar ordenó, con profundo desconocimiento del ordenamiento territorial de la ciudad, el traslado del mercado de Bazurto hacia otra zona de la ciudad a efectos de recuperar ambientalmente la ciénaga adyacente. Al ordenar la edificación de un nuevo mercado en otro sitio sin agregar mayores consideraciones, ciertos sectores interesados y el propio Distrito han desconocido el mandato contenido en el artículo 17 del Plan de Ordenamiento Territorial, que prevé que el abastecimiento alimentario debe tener lugar a través de un sistema descentralizado de mercados, uno en cada una de las centralidades o zonas en que se encuentra dividida la ciudad.

Ese planteamiento urbanístico no es nuevo. Ya en la década de los 70 el recién fallecido e alcalde Enrique Rizo Pombo, gestor del traslado del mercado de Getsemaní hacia donde se encuentra hoy, lideró un ejercicio de planeación urbanística que planteaba la descentralización del abastecimiento  alimentario. Hasta el POT de 2001esa idea parecía indiscutible, sin embargo el fallo de un juez que No consideró todas las aristas del problema, introdujo una variación profunda en la visión del territorio al dejar de considerar el mandato legal que daba vida a los mercados sectoriales.

El Distrito ha dedicado grandes esfuerzos a conocer las experiencias de importantes ciudades del mundo en cuanto a la organización de sus mercados y los impactos de diversa índole que de esto puede deducirse. Al principio de la década, funcionarios del Distrito, concejales y comerciantes particulares viajaron a la ciudad de Guayaquil, Ecuador, a conocer la experiencia que fundamento su proceso de ‘regeneración urbana’ que incluyó la transformación de su sistema de mercados, que giraba alrededor en una decadente y sucia central de abastos ubicada a orillas del rio Guayas en pleno centro de la ciudad y cuyo desordenado crecimiento se había tragado caóticamente cinco cuadras o más. Esa deplorable realidad se convirtió en un modelo concertado de abastecimiento constituido por una central mayorista de alimentos ubicada en las afueras de Guayaquil para evitar el ingreso de tractomulas al casco urbano, y unos 42 pequeños mercados sectoriales manejables en donde se venden alimentos al ‘minoreo’, de modo que el pequeño comerciante no compite con los poderosos mayoristas.

En 2.011 la Administración distrital impulsó la visita a Cartagena de importantes dignatarios de Mercasa, empresa del gobierno español encargada de gestionar 23 centrales de distribución mayorista en el país ibérico y una amplia red de mercados tradicionales minoristas en distintas ciudades del país en alianza con sus ayuntamientos. Bogotá cuenta con 19 plazas de mercados minoristas que son promocionadas como atractivos turísticos de la capital y una gran central mayorista: Corabastos.

Todo el legado del exalcalde Rizo Pombo, el contenido normativo del POT aún vigente y las experiencias conocidas a nivel internacional, fueron echadas por la borda por sucesivas y negligentes administraciones así como por unos empresarios que no están interesados en que los comerciantes populares minoristas compitan con sus supermercados privados.

Producto de lo anterior es la dudosa firma Mercabastos, encargada de organizar el dudoso mercado mayorista- minorista frente a El Pozón en predios que prácticamente le regaló el Distrito, en un esquema de negocio inmobiliario, y el mercado Santa Rita que ya casi es un elefante blanco para tristeza de tantos comerciantes populares que cifran sus esperanzas en la apertura de mismo.

El cuestionable fallo del traslado no se ha cumplido y tiene todos los visos de ser rey de burlas. Por lo pronto, la apertura de Santa Rita podría ser posible con voluntad.

No es justa tanta indolencia con Cartagena.

* Abogado especialista en Derecho Administrativo y candidato a Maestría en Derecho con énfasis en Derecho Público.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial