Por Rafael Vergara Navarro *

No sé si a usted pero a mí me es imposible ignorar los 260 mil muertos, 80 mil desaparecidos y 37 mil secuestrados en los 58 años del conflicto armado, documentados en el informe del Centro de Memoria Histórica. Creado por la Ley de Víctimas, sus implacables cifras, un IVA de dolor nacional, invitan a reconocer el pasado-presente que vivimos, y a que en vez de agudizar odios y enfrentamiento, avancemos implementando el Acuerdo y venciendo el asesinato diario y los factores generadores de violencia.

Los testimonios y datos son el resultado del arduo trabajo de más de 1.500 ciudadanos, muchos de ellos jóvenes investigadores que reconocieron Colombia oyendo por toda la geografía voces adoloridas que liberaron su silencio, y documentando uno a uno en tiempo, modo y lugar nuestra larga tragedia.

Esta  reconstrucción de memoria que algunos buscan eludir, tiene que fortalecer la conciencia colectiva, la Justicia Especial para la Paz -JEP, la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos, instituciones cuya misión es aportar soluciones a las víctimas, y a que haya  Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición.

En información dada a ‘Cara a Cara’ de Caracol por Andrés Suárez, coordinador del Observatorio del Centro de Memoria, de los impresionantes 262.197 muertos, identificados los presuntos responsables en un 70%, 100 mil crueles asesinatos corresponden a acciones de los paramilitares; 35.683 a los guerrilleros, de los cuales unos 16.000 son imputables a las Farc. Las Fuerzas Armadas realizaron 9.800, ejecuciones extrajudiciales o excesos contra la población civil. Los mal llamados ‘falsos positivos’ alcanzan los 2.292 casos, cifra similar a la aportada por la Fiscalía.

Para sosiego de sus familias las autoridades han encontrado 9.927 desaparecidos. La búsqueda que vence esta crueldad se ha activado con los testimonios.

Si no sabemos cómo terminar una guerra se nos arma una nueva”, afirma Andrés Suárez al explicar el fin de La Violencia bipartidista (1948-57) que abrió paso al excluyente Frente Nacional, el estado de sitio permanente y el surgimiento de las guerrillas y el paramilitarismo.

De los 178 mil muertos de esos 14 años de crueldad, pasamos a 202.000 en los ocho años que van del 1996 al 2004.

Hay una ineludible responsabilidad compartida en esta guerra, por eso es la necesaria valoración de la nueva institucionalidad y el respeto al Acuerdo, pero el uribismo insiste en no entender.

Contra la paz, la beligerante nieta del presidente Valencia: Paloma Valencia, regaña y ofende olvidando que fue su abuelo quien bautizó el nacimiento de las Farc con bombas. Nadie está libre de pecado y ojalá que el presidente Iván Duque al posesionarse entienda que el poder casi absoluto del ‘estado de opinión’ uribista hoy no es posible.

Pacíficamente, el 7 de agosto, desde la pluralidad de la otra orilla, en Colombia entera nos manifestaremos en defensa de la vida, la justicia, la democracia y la paz. En Cartagena lo haremos desde el Camellón de los Mártires.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial