Vergüenza ajena

Por Germán Danilo Hernández *

En su último acto público en Cartagena como presidente de la República, Juan Manuel Santos dijo que sentía vergüenza por haber firmado durante su mandato 14 decretos nombrando alcaldes encargados para esta ciudad y como protesta simbólica anunció que no designará al siguiente, para que lo haga el próximo gobierno.

En los corrillos políticos, alborotados con la sorpresiva solicitud del jefe del Estado al Partido Conservador de la terna de donde saldrá el nuevo y efímero mandatario local, circulan especulaciones sobre nombres, intereses y circunstancias, pero poco o nada se comenta sobre la vergüenza presidencial.

Ignorar tal declaración podría entenderse como un “pago con la misma moneda”, porque Santos no ha sido ajeno a las circunstancias políticas que han conllevado a la más profunda y prolongada crisis institucional de la historia reciente de Cartagena; ha cohonestado con ella e inclusive algunos sectores lo señalan de haber privilegiado intereses de clanes familiares, otorgando encargos y dilatando elecciones atípicas para favorecer candidaturas cuestionadas

Si bien puede quedar en entredicho que el saliente presidente sienta vergüenza real por lo que está pasando en Cartagena, sería comprensible que ese sentimiento albergara realmente a la dirigencia política, económica, académica, social y a toda la ciudadanía cartagenera, pero eso parece estar muy lejos de ocurrir.

El más reciente capítulo electoral de la vergonzosa crisis de la Heroica fue suficientemente advertido, analizado, discutido, pero igualmente ignorado y avalado por sus principales protagonistas, atrincherados en intereses particulares que antepusieron y anteponen a los de la ciudad. No se ha dado ni se dará la primera demostración pública de vergüenza por parte de los empresarios, financistas, dirigentes políticos y líderes electorales por haber impulsado a las mayorías a elegir una fórmula fallida.

La pena por el desprestigio y el caos en esta ciudad, que paulatinamente se desmorona política, social y moralmente, la encarna paradójicamente un presidente en los estertores del poder, simbolizando un sentimiento nacional de “vergüenza ajena”.

Algunos piensan que, como la envidia, la vergüenza es mejor despertarla que sentirla; ello equivale a esconder la basura moral debajo de la alfombra. Si no nos avergonzamos por lo que nos está pasando como sociedad, no estaremos nunca dispuestos a dar los pasos necesarios para rectificar el rumbo.

Santos se irá el próximo 7 de agosto con su vergüenza por Cartagena a cuestas y no incidirá desde donde esté por mejorar las cosas, pero si su declaración contribuye a que ese sentimiento expresado tardíamente lo asimilen otros sectores locales, podría haber esperanzas de que las elecciones del próximo año se conviertan en una oportunidad para encontrar luz al final del túnel; de no ser así seguiremos profundizando la crisis, haciendo más inviable a la ciudad y generando vergüenza ajena.

* Periodista y columnista, jefe de Comunicaciones y Cultura Proyecto Laboratorios Vivos en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Seccional del Caribe.

1 Comment

  1. Eduardo Arellano Gonzalez dice:

    Así es mi estimado Germán Danilo. Vergüenza, VERGÜENZA que una sociedad ciudadana no percibe. Una sociedad que no se percata de su decadencia en los principios elementales y necesarios para progresar, cómo el orden, la disciplina, la educación, la moral, se parece a aquellas personas que transcurren su vida sin percatarse que están sucios, desnudos, que al expresarse no hablan sino gritan, que se alimentan de sobras o basuras, que cruzan la calle sin observar el tráfico, etc, etc. Éste comparativo es muy fuerte, pero es mi forma de observar el acontecer de Cartagena. También lo expresó, para que todos nos unamos por el despertar de la ciudad para dejar de sentir VERGÜENZA de lo que tenemos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial