Cartagena de Indias, a corregir el rumbo

Por Juan Conrado Ovalle *

Cuando hoy observamos la realidad de nuestra ciudad, debemos señalar que son muchos los indicadores de percepción ciudadana que ratifican el deterioro creciente de la calidad de vida, lo cual debe llamar  la atención tanto de las autoridades gubernamentales como de los diferentes actores estratégicos, que de una u otra forma tienen incidencias en la formulación de políticas públicas que vayan en beneficio de la mayoría de la población.

Una herramienta que ha venido señalando el comportamiento de 13 ciudades capitales del país, es la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos, donde periódicamente se señalan por medio de indicadores el comportamiento de las ciudades en diferentes variables sobre las cuales se aplican las mediciones.

Se conocen los resultados de percepción pero en la ciudad no se perciben las acciones pertinentes para mejorar esa realidad, por lo general se escuchan voces que tímidamente indican la necesidad de buscar soluciones, pero del dicho al hecho todavía hay mucho trecho.

Para corroborar que la ciudad va en franca decadencia veamos los los resultados en las siguientes variables:

POBREZA: En la última medición encontramos que en pobreza comparada con el año 2.017 Cartagena de Indias con el 28% es la tercera ciudad en percepción negativa, superada solo por Santa Marta y Cúcuta con 29 y 30%, respectivamente.

MEDIO AMBIENTE: En manejo y gestión del medio ambiente la percepción ciudadana en la Heroica Cartagena presentó los niveles más bajo en comparación con las demás ciudades, señalando que este indicador mide calidad de los cuerpos de agua y calidad del aire.

SEGURIDAD: En seguridad ciudadana encontramos que Cartagena es la tercera ciudad capital con mayor percepción de inseguridad superada solo por Bogotá y Quibdó.

CORRUPCIÓN: En esta materia aparece con un 47% y es la segunda ciudad con mayor percepción de corrupción en el país,  superada solo por Bogotá.

Ante este panorama nos preguntamos: ¿será que existen por parte de la Administración Distrital políticas claras para enderezar el camino o corregir el rumbo que nos enrute hacia el desarrollo social y económico sostenible de la ciudad?

Sin embargo, desde otra óptica se pueden señalar indicadores económicos que muestran otra cara de la moneda, al señalar el crecimiento de la ciudad en las exportaciones desde los diferentes muelles y el sector turístico al incrementarse el número de  turistas  llegados principalmente en vuelos internacionales. Sin embargo, este florecer de hoy puede verse marchitado en poco tiempo si consideramos un estudio reciente de la Universidad de Cartagena que señala que el 66% de una muestra representativa de turistas indicaba su descontento por abusos en los precios de algunos servicios como: transporte, restaurantes, ventas en las calles, playas e inclusive en hostales y hoteles, por medio de publicidad engañosa.

Por otra parte, en la ciudad se están dando hechos aberrantes para una sociedad sensata y organizada, como los ocurridos el pasado domingo 24 de junio con la celebración del Día del Padre y el triunfo de la selección Colombia en el mundial de futbol, cuando se registraron cinco homicidios y más de 300 riñas con un sinnúmero de heridos; hechos como estos, por repetirse periódicamente, se van tornando como normales en el imaginario colectivo.

Lo peor que nos puede pasar en que sigamos ignorando la realidad por el purito que al desnudarla estamos mostrando una imagen negativa de la ciudad. Craso error, ya que para entrar a solucionar los problemas tenemos que comenzar por aceptar su existencia, convocando a los diferentes actores estratégicos para que aporten a las soluciones, buscando que prime el bien general.

Ahora bien, el año entrante tendremos elecciones de alcalde, Concejo y Juntas Administradoras Locales, y la ciudadanía debe tener bien claro que si no se adoptan otras actitudes y se siguen aceptando conductas clientelares y la corrupción rampante, la ciudad seguirá en decadencia desaprovechando su potencial y alejándonos cada día, a pasos agigantado, del buen vividero que fue en antaño.

El llamado es a conformar un gran colectivo de ciudadanos que por encima de intereses personales o grupales esté dispuesto a asumir las riendas de la ciudad desde la Alcaldía distrital, el Concejo y las Juntas Administradoras Locales, conformando un verdadero equipo de trabajo, con unos propósitos claros, construidos colectivamente, actuando bajo unos principios y valores que blinden la administración de malas prácticas para generar confianza y credibilidad.

* Ingeniero industrial, docente universitario y consultor empresarial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial