CTCI

Roberto Saer Daccarett *

En las últimas semanas los cartageneros nos enteramos, por diferentes medios, de varios incidentes relacionados con abusos, mala prestación y actos dolosos por parte de algunos prestadores de servicios turísticos de la ciudad, así como del maltrato cometido a un bien inmueble patrimonio de la ciudad por visitantes extranjeros, que en su momento fue descrito por el diario El Universal como “comportamientos reprochables”.

Y aunque los hechos conocidos causaron un gran impacto entre la ciudadanía en general, tengo la certeza de que nos hemos enterado de muy pocos de este tipo de incidentes; apenas de los denunciados por unos turistas valientes y valerosos.

Luego de lo sucedido, tuve la oportunidad de leer las declaraciones entregadas a El Universal por la presidente ejecutiva de la Corporación Turismo Cartagena de Indias, la doctora Zully Salazar Fuentes, en las que da sus opiniones sobre los hechos ocurridos, aclara responsabilidades, enfatiza sobre la función única de la Corporación, que es la de promoción, y comenta sobre algunas gestiones adelantadas por la entidad.

Por otro lado, en el Concejo Distrital, luego de una sesión especial propuesta por el concejal César Pión González en la que se escucharon a varios funcionarios de la Alcaldía y representantes del sector privado: hoteleros, taxistas, carperos, etc., se llegó a la conclusión de que lo que se requiere es crear un grupo de trabajo mixto o interdisciplinario para analizar la problemática del uso de las playas y buscar alternativas de solución.

A mi parecer, la información contenida en la entrevista a la doctora Salazar, así como la tratada en el Concejo de Cartagena, no es suficiente para que la ciudadanía comprenda en toda su extensión el complejo manejo del turismo en nuestra ciudad.

Por ello, con el único fin de ilustrar mejor a la ciudadanía sobre el particular, me permito hacer algunas apreciaciones para una mejor comprensión.

Pero antes considero conveniente enfatizar en que el presente escrito no pretende calificar ni descalificar la viabilidad de crear una Secretaría de Turismo en Cartagena, tal como se ha propuesto.

Lo que creo es que, antes de entrar en esa discusión, es importante que se conozcan las motivaciones que se tuvieron para la creación de la actual Corporación Turismo Cartagena de Indias, así como los alcances que tiene la misma.

Para iniciar, es conveniente resaltar apartes de algunos artículos contenidos en los estatutos de la Corporación, así:

“ARTÍCULO 25.- CONFORMACIÓN: La Junta Directiva estará conformada por doce (12) miembros, con sus respectivos suplentes personales, así: tres (3) por parte del Distrito, y nueve (9) del sector privado. El suplente remplazará al principal en caso de ausencia temporal o absoluta. Los representantes del Distrito serán designados por el Alcalde Mayor de Cartagena mediante acto administrativo, así:

Distrito:

Tres (3) representantes, incluido el Alcalde y su suplente.

Los representantes del sector privado serán designados por los miembros de la Corporación, así:

Sector privado:

  • Un (1) representante de Cotelco Cartagena.
  • Un (1) representante de Asotelca Cartagena.
  • Un (1) representante de la Sociedad Aeroportuaria de la Costa S.A. o de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena o de las aerolíneas o de los cruceros.
  • Un (1) representante de Anato Capítulo Noroccidente.
  • Un (1) representante de Fenalco Bolívar.
  • Un (1) representante de Cootaxcontucar o Asocarcoch.
  • Un (1) representante de Singuiprotur o Asojocan o Asomatur.
  • Un (1) representante de la Cámara de Comercio de Cartagena.
  • Un (1) representante del Convention Bureau de Cartagena.

 PARÁGRAFO: La Junta Directiva podrá designar asesores los cuales asistirán a sus reuniones con derecho a voz pero sin voto.

“ARTÍCULO 2.- NATURALEZA: La Corporación Turismo Cartagena de Indias es una entidad sin ánimo de lucro, mixta, de carácter civil, sometida a las leyes colombianas, regida por el derecho privado, dedicada a coordinar las actividades públicas y privadas relacionadas con la oferta de servicios y productos turísticos de Cartagena de Indias y a su promoción institucional nacional e internacional.”

“ARTÍCULO 4.- OBJETO: La Corporación tiene por objeto:

  1. Adoptar las medidas o procurar que las entidades competentes las adopten, tendientes a que la ciudad y los prestadores de servicios turísticos suministren dichos servicios a los turistas y visitantes de manera que se privilegie la buena atención, el trato cordial, el reposo, la diversión y la tranquilidad de dichos turistas y
  2. Gestionar y coordinar con las autoridades e instituciones respectivas la oportuna y eficiente prestación, infraestructura y funcionamiento de los servicios públicos, vías, transporte, puertos, seguridad, espacio público, señalización en y a lo largo del corredor turístico de la
  3. Coordinar con las autoridades, instituciones y personas que tengan alguna responsabilidad en la prestación de servicios y atención de los turistas, actividades y decisiones tendientes a mejorar dicha atención.
  4. Impulsar, supervisar y propender por la calidad y sostenibilidad de la infraestructura y los servicios turísticos.
  5. Propiciar la valoración y sostenibilidad de los recursos naturales, turísticos y
  6. Coordinar operativos y actividades turísticas con las autoridades nacionales, departamentales y distritales y con entidades gremiales y organismos internacionales.
  7. Proponer y coordinar medidas de ordenamiento del espacio público para la mejor prestación de servicios al
  8. Realizar todas las actividades tendientes a lograr que Cartagena de Indias sea un destino competitivo turísticamente.
  9. Supervisar y facilitar el desarrollo de los servicios públicos y demás infraestructura y amoblamiento urbano, servicios de atención al turista y del patrimonio histórico, cultural y natural a cargo del Distrito.”

Si analizamos bien lo anterior, notamos que los estatutos le dan a la Corporación:

  • Las herramientas necesarias para ejecutar los objetivos mencionados antes.
  • Contar con el espacio ideal, donde confluyen representes de los gremios del sector turístico, de la Alcaldía, asesores e invitados especiales, el escenario perfecto que facilita el debate y la toma de decisiones de manera concertada sobre políticas públicas que dinamicen la actividad turística de la ciudad.

Complementando lo anterior, la Corporación cuenta con personal calificado, experimentado e  idóneo, que repartidos en las diferentes áreas que la conforman, tiene la capacidad de hacer el trabajo con lujo de detalles.

Conocido la norma podemos concluir que la Corporación es -entonces – mucho más que PROMOCIÓN, y mucho más que SANCIÓN y CONTROL.

Si bien la Ley no le permite a la Corporación ejercer autoridad para controlar y sancionar a los prestadores de servicios turísticos, sí es una entidad que cuenta con herramientas que podrían contribuir a que se ejerza más control y promover sanciones a quienes incumplan las normas.

En virtud de su objeto social, la Corporación está obligada a articular con las diferentes entidades públicas que sí tienen, por ley, la competencia y los recursos necesarios para ejecutar acciones periódicas o permanentes para minimizar los actos en contra del turista y asegurar la calidad en la prestación de los servicios.

Como quien dice, y a manera de ejemplo: crear grupos de trabajos mixtos o interdisciplinarios, como los que sugiere el Concejo de Cartagena, y en eso la Corporación tiene suficiente experiencia.

Mediante esa función de articulación y coordinación de actividades público privadas pueden también lograrse los resultados que se requieren para el buen desarrollo de la actividad turística en los temas que se relacionan en el Artículo 4 de los estatutos antes mencionados; por señalar solo algunos: calidad, espacio público, seguridad, servicios públicos, salud, etc..

En fin, la Corporación no solo debe estar presente y participar en todos los temas de ciudad, sino igualmente asumirlos con compromiso y responsabilidad.

Para concluir, yo invito a la Corporación a asumir una postura proactiva, a actuar con sentido de pertenencia y mística; en sus manos está cuidar la industria más importante de la ciudad.

Por ello, debe aplaudirse que la Corporación se dedique a CUIDAR A CARTAGENA para el gozo de residentes y visitantes y a ejecutar acciones preventivas, y no a esperar a que los hechos ocurran y que las quejas lleguen. Por el contrario: hay que ponerse el overol y empezar a hacer lo debido.

Una vez hecho lo anterior, en un plazo determinado, con los insumos e información necesaria, podrán hacerse las correspondientes evaluaciones y, con criterio objetivo, determinar -entonces sí – la pertinencia o no de crear la Secretaría de Turismo.

* Ingeniero industrial con maestría en Administración

 

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial