Corales de Varadero: una sabia decisión

Por Bladimir Basabe Sánchez *

Que Colombia contenga dos “sitios de esperanza para la salud y conservación de los océanos” o Hope Spots, el primero ubicado en el Océano Pacífico (el Santuario de Flora y Fauna Malpelo) y el segundo conocido como ‘Corales de Varadero’, localizado en el Mar Caribe dentro del territorio marítimo de Cartagena de Indias entre Isla Draga y la Isla de Barú, debería llenarnos de orgullo a los colombianos como también a los cartageneros.

Motivo adicional de sentimiento es saber que el país está contribuyendo, de cierta forma, al aumento del número de hectáreas protegidas en arrecifes coralinos: los mismos que históricamente nos han brindado comida de mar, playas hermosas, protección costera, oportunidades para la investigación científica y la práctica de un turismo ecológico inteligente. Con los maravillosos Corales de Varadero, los únicos sobrevivientes a la sedimentación y contaminación en toda la Bahía de Cartagena y paradoja para los expertos en temas ecológicos y ambientales, podemos asegurar un mejor augurio en este planeta en decadencia.

Los Hope Spots son una categoría de conservación exclusiva para ecosistemas marinos, los cuales pueden ser nominados por la sociedad civil ante la organización internacional ‘Mission Blue’, con sede en Estados Unidos, quienes revisan la información entregada y proceden, en caso necesario, a la designación del área postulada. En el caso de Varadero, considerado un sitio con potencial para reversar el daño producido por impactos humanos negativos así como proveedor particular comunitario de importancia económica, sigue siendo interesante que este lugar continúe atrayendo a entidades interesadas en participar activamente a través de una declaratoria nacional, un estado ideal que permitirá proteger este recurso natural para la posteridad.

Para este logro, nos queda esperar los resultados del estudio que actualmente realiza el Invemar en convenio con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Hasta la Procuraduría para Asuntos Ambientales y Agrarios está atenta a este proceso. Por el momento, los más de 27.000 ciudadanos firmantes de Salvemos Varadero seguiremos realizando acciones reflejadas a favor del interés general, donde el pesimismo no tiene cabida. Estamos seguros que esto les gustará hasta a los mismos actores que desean el proyecto del segundo canal, quienes podrán atestiguar la presencia viva y real de este ecosistema con todas sus bondades, y no a través de los libros y la virtualidad como algo que no se pudo proteger.

Cartagena tiene el lujo de decir que, de todos los conflictos socioambientales conocidos, donde se tuvo que literalmente esperar a que existiera autoridad para controlar lo inevitable, este es el único caso donde la acción ciudadana ha tenido buen eco. La sabia decisión implicará la supervivencia de corales mucho más alejados y ubicados en otras zonas de la Región Caribe. Razones de peso donde la academia, la sociedad y la institucionalidad puedan unir esfuerzos pensando en garantizar un mejor futuro para nuestros hijos.

Vea además:

Mapa mundial de los sitios de esperanza (oficial): https://mission-blue.org/hope-spots/

Artículo de Mission Blue (oficial): https://mission-blue.org/2018/04/corales-de-varadero-varaderos-coral-reef-off-the-colombian-coast-at-cartagena-is-designated-a-hope-spot/

 

* Psicólogo especialista, docente universitario, ambientalista y director de Salvemos Varadero.

 

 

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial