Por Rafael Vergara Navarro *

Extraño pero en las elecciones quienes ganan cargan también desaciertos, unos más grandes que otros.

La derecha ganó con Iván Duque y Marta Lucía Ramírez pero perdió Alejandro Ordoñez y los duros del uribismo: José Obdulio Gaviria, Jaime Amín, Alfredo Rangel, Plazas Vega, Everth Bustamante. Con los 4.044.509 votos que superan los 2.497.318 de la lista de Álvaro Uribe al Congreso, uno se pregunta de dónde salieron los 1.500.000 de más. Claro, no son de Duque, seguro son los que prestaron Germán Vargas Lleras y los Char; la disminución de las diferencias en Bogotá y Barranquilla lo demuestra.

La izquierda perdió pero su victoria fue enorme al alcanzar 3.369.040 votos y, a pulso, los 2.853.731 del satanizado Gustavo Petro, que sin partidos ni recursos financieros, sin cadenas de radio y TV venció en la Región Caribe y Bogotá y obtuvo gran votación en el Valle, Cauca y Nariño.

Los ataques mediáticos del ‘castrochavismo’ y hasta las piedras antiblindaje con mira telescópica, no impidieron que los Decentes eligieran cuatro senadores y dos representantes. Pero, ¿por qué con más de 2.8 millones de votos -más que los de Uribe- solo se eligieron cuatro senadores?

En la Coalición Colombia los 1.313.139 votos y 10 senadores, Antanas Mockus y Jorge Enrique Robledo entre los más votados, han obnubilado a Sergio Fajardo que descarta aliarse con Humberto de la Calle para la primera vuelta y proclama que él es quien representa el cambio. Dice que la Coalición Colombia es la respuesta para romper la polarización Petro, Santos, Uribe. Pero, ¿será justo que la causa de ello sea Petro? ¿No será la continuidad del sí y el no?

Ojalá la sensatez de Mockus y su gestión unitaria los liberé de esa rigidez suicida.

De la Calle con 14 senadores y las dificultades de su candidatura, dice que irá a la primera vuelta pero con la mente abierta ante la hipótesis que Duque y Vargas Lleras pasen a la segunda. Rechazó llevar el país al inmovilismo convirtiendo a Petro en el coco y responsabilizó a Uribe de sembrar el odio y debilitar las instituciones.

“El problema no es Duque sino su papel frente a Álvaro Uribe (…), ¿quién va a gobernar?” (El Tiempo 15/03/18)

Los conservadores de Andrés Pastrana tienen candidata a la vicepresidencia y los otros negocian con Vargas Lleras el apoyo. Los de la U también valoran fortalecer a este último o a Duque-Uribe.

El paisaje político es contundente:

La derecha cuenta con 19 senadores uribistas, 16 de cambio radical, 15 conservadores, 14 de la U que suman 67 votos; los liberales son 14 y la izquierda 24, incluyendo las cinco de las Farc.

Los resultados de Congreso muestran realidades esperadas e ineludibles: las maquinarias están aceitadas, y en Bolívar sí que está claro. Los de siempre y clientelismo en copa nueva.

La eventualidad de que pasen a la segunda vuelta Duque y Vargas Lleras la determina la posibilidad de entendimiento de los candidatos de la izquierda. Lo que está en juego exige grandeza y decisión.

Por eso es el llamado de Petro a la unión, que no pasa porque él sea el candidato. Pide a De la Calle y Fajardo que interpreten el anhelo de la gente, se reúnan y estructuren el programa común de la democracia y la paz, que juntos hagan realidad una esperanza que hoy es más fuerte que ayer. Impedir que hagan trizas el Acuerdo de Paz e implementarlo, abandonar para siempre la violencia y la desigualdad social, porque la mayoría de los colombianos quiere ya abrir la puerta del cambio.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial