Reacciones a una posición política que no tuvo por qué sorprender

La publicación de un aviso de página entera en el diario El Universal y varios portales de internet, dando cuenta de que un puñado de empresarios y líderes políticos y comunitarios habían enviado una carta al exconcejal y exasesor jurídico del Ministerio de Vivienda Antonio Quinto Guerra Varela solicitándole que aspirara a la Alcaldía de Cartagena, no debió causar mayor sorpresa en el mundo político local.

La razón: porque muchos de los firmantes son reconocidos militantes del Partido Conservador y, como se sabe, será esta colectividad la que avale al candidato; y porque, en todo caso, la mayoría respaldó también la aspiración de Guerra Varela en octubre de 2015.

Justamente, el 26 de junio de ese año, al informar sobre su inscripción ante la Registraduría, los medios destacaron a Héctor Trujillo y Rodolfo Segovia entre quienes acompañaron a Guerra durante el acto oficial (leer ‘“Daré soluciones serias a los problemas de los cartageneros”: Guerra’).

Los empresarios Ramón Pereira, Daniel Moreno, Amaury Covo, Rodolfo Gedeón y Carlos Segovia, entre otros, en reunión con Antonio Quinto Guerra en el 2015.

De hecho, ya en plena campaña, a una reunión con el candidato conservador asistieron, entre otros, los empresarios Ramón Pereira Visbal, de Pacific Stone; Daniel Moreno Piedrahíta, de la Zona Franca La Candelaria; Amaury Covo Segrera, de Ajover; Rodolfo Gedeón Ghisays, de Glormed; y Carlos Segovia de la Espriella, de Movicón.

De acuerdo con lo que Revista Metro pudo establecer, la reunión fue promovida por el exconcejal y tío de Antonio Quinto Guerra, Julio Varela Escudero, y por el exsecretario de Hacienda del Distrito y persona muy cercana a Guerra, Roberto Useche Viveros (leer ‘Antonio Quinto Guerra y empresarios se reunen para esbozar la construcción de “un programa de gobierno incluyente y visionario“.

No obstante, a pesar de estos antecedentes, la misiva por medio de la cual un grupo de ciudadanos le proponen a Guerra aspirar a la Alcaldía, convencidos de que el exconcejal de Mahates -su tierra natal – y de Cartagena “puede dirigir un gobierno (…) que no llegue a dividirnos más como sociedad” y que “combata la corrupción”, sorprendió a amplios sectores de la ciudadanía.

La razón: en momentos en que la ciudad reclama que todos los actores: públicos y privados, asuman la tarea de trabajar generosa y responsablemente por sacar a Cartagena de la crisis en que se halla inmersa, inquieta que una fracción del empresariado local proponga como salvación a un dirigente que, tras su paso por la Asamblea de Bolívar, el Fondo Departamental de Transportes y Tránsito, la Secretaría General de la Gobernación de Bolívar, el Departamento Jurídico de la Corporación Nacional de Turismo, el Concejo de Cartagena (desde el 2004 hasta el 2015) y más recientemente el Ministerio de Vivienda, ha quedado marcado, con razón o sin ella, como la representación viva del clientelismo y las malas prácticas que se pretenden erradicar.

A nivel ciudadano, uno de los primeros en reaccionar fue el veedor William Dau Chamat, promotor desde su exilio en los Estados Unidos de la iniciativa ‘Let’s save Cartagena’ (‘Salvemos a Cartagena’) y, desde hace décadas, de numerosas campañas cívicas en contra de la corrupción. A través de las redes sociales, Dau Chamat cuestionó que “primero hicieron un ‘homenaje de desagravio’ al expresidente de Reficar, quien está siendo investigado penalmente por la Fiscalía por su participación en el robo más grande en la historia de Colombia, y ahora plantean colocar a Quinto Guerra como su ficha en la Alcaldía como la persona capaz de salvar a Cartagena de la corrupción”.

Y entre los medios de comunicación lo fue ‘La Silla Vacía’, que en la nota ‘Piden a símbolo del clientelismo que salve a Cartagena‘ manifiesta que “como Quinto Guerra sí se ha rodeado de malas compañías, la carta que firman Segovia y otros varios personajes reconocidos de La Heroica pidiéndole salvar la ciudad no deja de ser una paradoja“.

 

Contexto:

 

1 Comment

  1. Jaime Luna Herrera dice:

    La puja por la Alcaldia no es por ayudar al pueblo ni combatir la corrupcion sino por el botin de las obras pendientes por adjudicar de la proteccion costera y de los canales y desagues por sacar a licitacion y con miles de millones disponibles pueden revisar las firmas oferentes y encontraran muchas respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial