El viceministro le miente a los campesinos

danilo-contrerasPor Danilo Contreras Guzmán *

En Consejo de Gobierno de la tarde del domingo en que se clausuró el ‘Ñametón’, el gobernador Dumek Turbay encomendó al Secretario de Desarrollo Regional, Álvaro Redondo y a este servidor, subir a Bogotá a atender reunión convocada por el viceministro de Agricultura en respuesta a la crisis. Su instrucción, como siempre fue contundente: “regresen con resultados”.

El lunes estuvimos puntuales en la cita. Encontramos una mesa repleta de funcionarios.

Muchos diagnósticos, muchas opiniones. Al final deducimos como resultas del evento la posibilidad de comercializar 2.800 toneladas del ñame represado, con Colanta y Contegral que podrían adquirir la producción para alimento animal. Igualmente se planteó la posibilidad de trasladar una planta procesadora de tubérculos para transformar ñame, yuca y batata, conforme oferta del Centro Internacional de Agricultura Tropical -Ciat. La máquina sería instalada en predios del Instituto Colombiano Agropecuario -Ica – en El Carmen de Bolívar. Esto daba luz para avanzar en el propósito de industrializar ñame y otros productos para atender nuevas demandas del mercado.

Con estas metas regresamos a Cartagena.

La esperanza duró poco. El miércoles 20 de Septiembre, en rueda de negocios programada por la Secretaría de Agricultura Departamental, para dar alcances al ‘Ñametón’, en la que logramos comprometer la comercialización de 2.400 toneladas de ñame durante los próximos tres meses acercando a los campesinos con comercializadores codificados en almacenes de cadena de la región, el líder campesino, Haroldo Canoles, anunció que la negociación con Colanta y Contegral sobre las 2.800 toneladas de que habló el viceministro fracasó, pues los precios eran de miseria.

Lo referente a la maquinaria para transformar ñame y otros tubérculos también fue tornándose en frustración puesto que no se ofrecieron detalles sobre transporte e inversiones adicionales en patios de secado, almacenes de acopio y otras, a fin de que el proyecto fuese integral. Palabras más, palabras menos, el viceministro les mintió a los campesinos al anunciar soluciones prácticas.

Más grave aún: en los días subsiguientes intentamos comunicarnos con el funcionario, sin éxito, al punto que nunca nos llegaron las memorias de la reunión para el correspondiente seguimiento. Ni el acta de la reunión nos dejó el vice.

Esto no es nuevo y ha sido el fundamento de las críticas del gobernador al Ministerio de Agricultura. En junio de 2016, Turbay Paz invitó a su despacho al ministro Aurelio Iragorri ante quien presentó iniciativas por $44.574 millones que beneficiarían a 25.000 familias campesinas. Aquello y nada fue lo mismo.

Le escuché a Boaventura de Sousa en Cartagena que el Estado tenía que ser serio a la hora de cumplirle a la Paz, pues la violencia ideologizada que hemos padecido se podía convertir en violencia desideologizada, que es todavía peor.

Pero los obstáculos no amilanan al gobierno departamental, pues el ‘Ñamentón’ nos hizo entender que el campo lo transformaremos desde el territorio, trabajando con y por la gente del campo.

* Abogado especialista en Derecho Administrativo y candidato a Maestría en Derecho con énfasis en Derecho Público.

 

Comments are closed.

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial