“La directriz de la Alianza Verde en Cartagena fue de colaboración y control”: Castellanos

A pesar de las duras críticas de sus voceros en Cartagena y Bolívar al entonces candidato Manolo Duque Vásquez durante la pasada campaña a la Alcaldía, una vez este fue elegido la decisión del Comité Ejecutivo Nacional de la Alianza Verde fue la de colaborarle en los temas fundamentales y ejercerle control político cuando a ello hubiera lugar.

Así lo admitió Fabio Castellanos Herrera, vocero hasta la semana pasada de la colectividad, cuando, “con ocasión de los audios conocidos por la opinión pública”, renunció a dicha vocería y pidió formalmente que el Comité de Ética de la Alianza Verde investigara su conducta “y así de una vez por todas dejar en limpio mi comportamiento ante la ciudad y ante el Partido” (leer ‘Renuncia de Fabio Castellanos’).

Se refería Castellanos Herrera, quien compitió con Duque en la carrera por el primer cargo del Distrito, al audio difundido por diversos medios en el cual se escucha a la concejal Angélica Hodeg Durango, de la Alianza Verde, hablar con su colega Jorge Useche Correa, del Partido Conservador, sobre cargos y órdenes de prestación de servicios que supuestamente obtendrían de la Administración del Distrito a cambio de respaldar las iniciativas del Ejecutivo.

En dicho audio, obtenido por la Fiscalía y entregado a un juez de conocimiento en el marco del proceso que hoy mantiene privados de la libertad al alcalde Duque, a un primo de este, José Julián Vásquez, a la contralora del Distrito, Nubia Fontalvo Hernández, y al concejal Useche; y al parecer también filtrado a algunos medios de comunicación local; se menciona reiteradas veces el nombre de Castellanos Herrera. (leer ‘Por decisión de su Comité Ejecutivo, Alianza Verde se queda sin dignatarios en Bolívar’).

En diálogo con Revista Metro, el expersonero y exprocurador delegado para la Moralidad Administrativa negó tajantemente que él, como infieren amplios sectores de la opinión pública, haya presionado a la concejal Angélica Hodeg para que le firmaran un contrato de prestación de servicios profesionales a su esposa, Yaneth Simancas Guardo.

Yaneth Simancas Guardo, esposa de Fabio Castellanos; Libardo Simancas Guardo, diputado; y Libardo Simancas Torres, exgobernador.

“Mi esposa viene en la Administración Pública desde el año 98; estuvo en la Personería de Arjona, en la Personería de Cartagena, en Corvivienda, en la Unidad de Servicios Públicos, en el Tránsito Distrital, en la Escuela Superior de Administración Pública y en Valorización”, señaló Castellanos, “y para acceder a esos cargos jamás me necesitó a mí”. Y agregó: “todo el mundo sabe el origen político de ella”, refiriéndose al hecho de que Yaneth Simancas, su esposa, es hija del exdiputado y exgobernador Libardo Simancas Torres y hermana del actual diputado Libardo Simancas Guardo.

“Yo lo que no sabía era que la memoria de la ciudad fuera tan frágil”, manifestó el dirigente político. “Recordemos que la Alianza Verde avaló la candidatura de Dionisio Vélez, pero asimismo, cuando contatamos el error cometido, por la serie de hechos que comenzaron a aflorar en su gobierno, tuvimos el coraje de rectificar y decirle a la ciudad: ‘nos equivocamos’. E, igualmente, el Partido respaldó todas las denuncias que yo instauré contra el alcalde y varios de sus funcionarios, como el negociado que pretenden montar con el tema de Mercabastos, entre muchos otros, y precisamente a mi esposa le tocó retirarse de la Administración, de forma digna y gallarda”.

Para Castellanos, la ciudad debería saber que él ha mantenido siempre una actitud férrea contra los hechos irregulares cometidos por distintos funcionarios, y que “eso no lo cambia tener o no tener un puesto o un contrato”.

Con respecto a las directrices trazadas por el Comité Ejecutivo de la Alianza Verde sobre colaborar o no al gobierno de ‘Primero la Gente’, reveló el exvocero de los verdes en Bolívar que, una vez electa concejal, Angélica Hodeg viajó a Bogotá donde, tras una animada reunión, “se definió como criterio político una colaboración y control; no se definió hacerle oposición a Manolo Duque; y ello porque éramos conscientes de que la ciudad estaba, como sigue estando, en una situación de crisis, y apenas se acabó la campaña hicimos un alto en el camino para no seguir lanzado piedras a Manolo, porque sabíamos que si a este le iba mal le iba mal a la ciudad”.

“Mire, incluso, le voy a decir algo que nadie ha dicho”, le manifestó a este reportero; “en esa reunión se habló hasta de la posibilidad de colaborar decididamente al naciente gobierno, y se pensó en mi nombre como posible secretario del Interior, o como director del Establecimiento Público ambiental -EPA, que son dos de los campos donde nuestro partido podía actuar”.

Sobre las “circunstancias de fragmentación y conflictos internos de todo tipo” que, de acuerdo con el Comité Ejecutivo de la Alianza Verde, precedieron su decisión de ‘congelar’ temporalmente sus vocerías en Cartagena y Bolívar, Castellanos se referió al hecho de que, como se recordará, en las pasadas elecciones varios dignatarios de la colectividad desacataron las directrices tomadas en Bogotá, particularmente en lo que respecta a votar en Blanco a la Gobernación de Bolívar (leer “Varios ‘verdes’ se apartaron del ‘blanco’ y se sumaron decididamente al ‘rojo’).

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial