Alberto Araújo instaura tutela contra Benjamín Luna para que “se ampare su buen nombre”

El empresario Alberto Araújo Merlano, denunciado en varias instancias por el médico Benjamín Luna Gómez por pretender -según este – apropiarse ilegalmente de un terreno en las alrededores de la Ciénaga de la Virgen (leer ‘Denuncian (otra) supuesta apropiación ilegal de un terreno en La Boquilla’), instauró una acción de tutela con el fin de que un juez del Circuito de Cartagena le ampare “sus derechos fundamentales al buen nombre y honra en conexión con la dignidad humana y la imagen propia”.

Aunque las denuncias de Luna Gómez sobre la supuesta invasión de tierras por parte de Araújo Perdomo se remontan al año 2005, cuando el dirigente cívico hizo ver que la Boca del Parrao, un componente esencial de la Ciénaga de la Virgen, venía siendo rellenado con el fin evidente de construir en él, los hechos que dieron origen a la acción instaurada provienen del pasado 10 de agosto.

Este día, según narra Araújo Merlano en su oficio, “el señor Benjamín Luna realizó varias publicaciones de imágenes y comentarios en el perfil de su cuenta personal de Facebook, donde se visualiza a dos trabajadores del Hotel Las Américas inspeccionando la labor de cerramiento de unos lotes de terreno de propiedad de la sociedad comercial Inversiones Talarame S.A.S.”.

En su escrito, el accionante dice que “las imágenes fueron tomadas y publicadas sin autorización de las personas que en ellas aparecen, acompañadas de frases insinuantes y ofensivas que desdibujan la realidad de lo acontecido en ellas”.

Y entre esas “frases insinuantes y ofensivas”, de acuerdo con el relato de Araújo, figuran varios piedefotos que hablan de “obreros invadiendo la Ciénaga” sin haber mostrado “títulos de propiedad ni permisos de encerramiento” y de acciones que, de ser cometidas por un nativo, la Policía “lo detiene y lo ponen a disposición de la Fiscalía”, pero como la realizaron personas con poder, no pasa absolutamente nada.

“Alberto Araújo tiene estación de Policía permanente (en el) Hotel Las Américas y respaldan vigilantes para robar e invadir la Ciénaga”, fue otra de las frases transcritas en los hechos y que, de acuerdo con el empresario cartagenero, “contienen expresiones insultantes, desproporcionadas, injuriosas, calumniosas y difamantes, alejadas de la realidad, pues no resultanciertas y son producto de una labor de desprestio iniciada por el accionado”.

Con la acción popular, Alberto Araújo Merlano, padre del excanciller Fernando Aráujo Perdomo y abuelo del senador Fernando Araújo Rumié, busca -como ya se dijo – que le amparen su “honra y buen nombre”, y que “se ordene al señor Benjamín Luna Gómez que elimine inmediatamente todas las publicaciones injuriosas, difamatorias y calumniosas que involucren el nombre de Alberto Araújo Merlano o se relacionen con él, y publique en el muro de su perfil de Facebook la correspondiente disculpa por la afectación causada”.

En su escrito, Araújo se refiere tangencialmente a los señalamientos de Luna manifestando que “los lotes de terreno donde funcionan las instalaciones del Hotel Las Américas y el Centro de Concenciones de las Américas aledaños a la Ciénaga de la Virgen que el señor Benjamín Luna manifiesta que han sido robados e invadidos por mi persona, no forman parte de mi patrimonio personal”, ya que “son de propiedad de una persona jurídica distinta”: la sociedad Inversiones Talarame S.A.S.

Asegura el empresario que, “aunque no es objeto de la presente acción”, le informa al juez de tutela que “dichos lotes fueron adquiridos en legal forma como consta en las correspondientes escrituras públicas de compraventa y en los respectivos folios de matrícula inmobiliaria de cada uno de ellos”.

Las denuncias de Benjamín Luna

Justamente, lo que denuncia el expresidente del Consejo Comunitario de La Boquilla es que esos supuestos títulos “tienen una falsa tradición”, y en consecuencia “son ilegales”. “La Corte Suprema de Justicia, en un fallo de casación, anuló unos títulos privados al señor Aníbal Olier, quien había logrado un título que inscribió en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos, sobre unos terrenos apropiados ilegalmente sobre la Ciénaga de la Virgen”, señaló el dirigente cívico; “y es el mismo caso de los títulos de Alberto Araujo Merlano, ya que la Ciénaga de la Virgen es un cuerpo de agua de propiedad absoluta de la Nación”. En todo caso, lo que califica Luna como una de las pruebas reinas de sus denuncias es un fallo del Consejo de Estado “contenido en el Expediente 3001 del 23 marzo de 2001, donde está toda la verdad de este caso”.

Con esas y otras pruebas, y abundante material fotográfico del antes y el después de varios de los terrenos ocupados, Benjamín Luna ha interpuesto varias denuncias ante la Fiscalía (ver Fotografías).

Y por considerar, como se dijo, que los títulos expuestos por los propietarios del Hotel Las Américas, del Centro de Concenciones de las Américas y de varias edificaciones aledañas “tienen una falsa tradición” y “son ilegales”, le pidió a la Superintendencia de Notariado y Registro que investigara lo pertinente (leer ‘Supernotariado llegó con una maleta de hallazgos y se fue con tres de denuncias’).

En las redes sociales, decenas de cibernautas, algunos de ellos conocidos dirigentes locales como el exalcalde de la Localidad Histórica y del Caribe Norte, Juan Alíes Vergara, se han sumado con nuevos testimonios a las denuncias de Luna Gómez. “Benjamín Luna Gómez, ¡no estás solo!”, publicó Alíes Vergara en su cuenta en Facebook, replicando varios textos del denunciante. “¿Qué esperan las autoridades competentes para ponerse al frente de este escándaloso caso'”, se preguntó sobre el último de los casos expuestos por Luna; “hay que pedirle al fiscal Néstor Humberto Martínez que se apersone y actúe con celeridad en el escándalo de la Ciénaga de los Araujo”.

Y, más recientemente, el ambientalista, exfundador del Ecobloque y exdirector del Damarena Rafael Vergara Navarro, en su habitual columna en El Universal, señaló que si “bien existen títulos y la Curaduría dio el permiso de construir (…) el capitán de Puerto, en oficio 0664 de marzo del 2005, cuestionó y reprendió al curador por no consultar la viabilidad del Centro de Convenciones de las Américas”; y recordó que, por esos hechos, la Dimar dio inicio a una “investigación administrativa por presunta ocupación ilegal del bien de uso público y terrenos sometidos a su jurisdicción”.

Para Vergara, “difícil aceptar que un particular en una zona de tanto conflicto de ocupación pueda, sin reacción, asumirse como dueño de un cuerpo de agua y cercarlo. La expansión empresarial, independiente del título que posea, tiene que valorar las regulaciones y autoridades existentes en el territorio” (leer columna ‘Indefinición y Conflicto’).

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial