‘Puyaojos’ de Cartagena estrenan su himno

Cada día preocupa más que muchos de los tradicionales ‘puyaojos’ cartageneros: “los profesionales de la compra y venta de votos, barrio a barrio, casa a casa, determinantes en la perpetuación de una clase política tradicional y tramposa que no concibe apostarle al voto de opinión“, como los describió hace varios años el portal La Silla Vacía en su historia “Profesión: ‘puya ojos'” (hacer click), hayan dejado de ser simples ‘buscadores de votos’.

Ahora, como todos pueden observar, muchos de los clásicos ‘líderes’, ‘mayores’, ‘tenientes’ o ‘mochileros’, como los llaman en otras ciudades, tratan de convertirse también en ‘líderes de opinión’ y, peor aún, desdibujan el papel de las Veedurías Ciudadanas de que trata la Ley 850 de 2003 al denunciar irresponsable y temerariamente a cuanto funcionario se les cruza en el camino sin aportan nada a sus soterrados intereses; y -al tiempo – callar de manera cómplice las irregularidades de quienes sí comparten con ellos los frutos de sus fechorías.

Varios, sin la debida formación para tratar las noticias de manera profesional, con el debido rigor, son hoy por hoy directores de medios. Y muchos han constituído ‘veedurías’ de bolsillo no con el fin de ejercer control social, a lo cual tiene derecho todo ciudadano, sino de buscar prebendas personales, como en varios casos se ha podido establecer.

Sin embargo, lo más grave de lo que viene ocurriendo con numerosos ‘puyaojos’ es que han convertido sus actividades de rebusque en una ‘profesión’, como señaló La Silla Vacía, lo cual, de acuerdo con lo que aseguran diversos analistas, le viene ocasionando un grave daño a la democracia local.

“Sucede que algunos ‘puyaojos’, después de las elecciones, se acomodan con los candidatos ganadores y se convierten en beneficiarios directos de los recursos que deben llegar a la comunidad en general, en claro perjuicio de esta”, conceptuó sobre el tema el veterano periodista Esteban Guerrero al explicar cómo varios ‘líderes’ de Bocachica se habían quedado con gran parte de unos dineros dispuestos para programas de mejoramiento de viviendas en el corregimiento, durante la Administración de Dionisio Vélez; “por eso es que tú los ves viviendo bien, con contratos en todas partes y puestos para toda su familia, mientras que los que les ponen los votos por acá siguen en plena miseria”, subrayó.

Un apretado perfil de lo que han sido y son los ‘puyaojos’ de Cartagena quedó retratado de cuerpo entero en un himno que les compuso un artista anónimo:

 

Himno del puyaojo

Con un mazo de firmas andando, // con paciencia, valentía y arrojo, // se pasa de comando en comando, // el ínclito e inmortal puyaojo.

Con receta y listas del colegio, // se rebusca porque es su virtud. // Cuando no puede poner conejo // solo pide la plata pa’l bus.

Primero puyaste al alcalde, // después puyaste al concejal, // nada frena tu sed insaciable, // y ahora puyas a los de la JAL.

En tu barrio ya nadie te quiere // pero siempre que hay elección // sabes quién es el que el voto vende // y te ofreces a hacerle el ‘favor’.

Por paquetes revendes los votos// al que más te de plata por ellos, // gane el verde o el zarco o el rojo, // siempre logras billete y ‘camello’.

Como algunos ya son competencia // te metiste a la radio o a veedor, // y como te falta academia // en la U adquiriste un cartón.

Te volviste doctor en contratos // para andar en todas las audiencias, // ya no vives en estratos bajos // y andas siempre fingiendo decencia.

Te la pasas llamando a la radio // acusando a todos de corruptos, // solo escapan a tus muchos dardos // tus padrinos y los jefes tuyos.

Dicen que todos son unas plagas // pero hay unos más malos que otros, // los segundos solo exigen plata, // los primeros plata, mirra y oro.

Si los ojos que puyan a diario // solo fuera el de un politiquero, // pero ocurre que al que le hacen daño // es a su propio y mísero pueblo.

Cada día son más conocidos, // y la gente los tiene fichados, // pero algunos tienen sus padrinos // que prefieren que estén a sus lados.

Contexto: 
.

 

1 Comment

  1. Alfredo nuñez dice:

    Esos puyaojos son el producto de los politicos corruptos que para llegar el poder comezaron a comprar votos dejando como legado los llamados puyaojos, ahí está el resultado; no tienen por qué quejarse si eso es el producto de lo que los politicos corruptos cultivaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial