Estructura del Mercado de Bazurto, ante un inminente peligro de desplome

Lo que no han podido el desgreño administrativo, el burocratismo estatal, la incapacidad de algunos funcionarios y la ambición de algunos particulares que pretenden sacar el mejor provecho de lo que debe ser un propósito colectivo por lo que significa en materia de promoción del desarrollo de Cartagena, estaría a punto de lograrlo la naturaleza y el descuido de sucesivas administraciones.

El traslado del Mercado de Bazurto, ordenado perentoriamente el 25 de noviembre de 2010 en fallo de segunda y definitiva instancia por el Tribunal Administrativo de Bolívar, no ha podido concretarse a pesar del fantasma de un carcelazo que ronda a los alcaldes del Distrito luego de que el 13 de febrero de 2013 el Juzgado 12 Administrativo del Circuito de Cartagena declarara en desacato al alcalde de la época y, por ‘herencia administrativa’, a todos sus sucesores, por no haber cumplido el fallo del Tribunal.

Pero, ante el riesgo inminente del desplome de gran parte de su estructura, la mayoría de los comerciantes minoristas deberían desalojar el centro de abastecimientos en el término de la distancia.

Al menos, así lo sugiere el ingeniero estructuralista Jorge Rocha Rodríguez en carta enviada al secretario de Infraestructura del Distrito, José Santiago Carrasquilla, el pasado 14 de marzo.

En su oficio, Rocha Rodríguez informa que “de acuerdo a una inspección técnica realizada en el día 13 de marzo de 2017 a las instalaciones del Mercado de Bazurto, con el fin de establecer en qué estado se encuentra la estructura”, se constató que esta “en general está en un peligro inminente de desplome dado el deterioro que actualmente presenta debido a la deformación de sus elementos por asentamientos diferenciales progresivos los cuales han generado fracturas en los muros de fachada al sufrir desplome de verticalidad próximos a caer en la zona de venta de pescado”.

En general, la estructura del Mercado de Bazurto podría venirse al suelo, según el experto, muy posiblemente porque “se esté licuando el material de base de la estructura debido a la rotura del alcantarillado lo que puede estar generando el transporte de finos y generar los asentamientos que se presentan en la actualidad”.

Ante “el inminente peligro de desplome del muro de fachada totalmente desprendido y en proceso de volcamiento”, Rocha Rodríguez, quien es asesor estructural externo del Ejecutivo, sugirió “el retiro del personal que labora en el sector de ventas de pescado”, así como el “desalojo del personal que labora en el interior del Mercado debajo de las vigas y columnas fracturadas de la estructura de la cubierta”.

En su carta, el conocido ingeniero sugiere igualmente “proceder al desmonte de toda la gran estructura en peligro de caer”. “Estas recomendaciones se hacen con el fin de evitar pérdidas humanas que laboran y circulan por el Mercado de Bazurto”, concluyó su oficio el experto.

Alcalde ordena una inspección técnica

Consultado sobre el caso, el alcalde de Cartagena, Manolo Duque Vásquez, informó a este portal que había ordenado realizar una inspección técnica “con el fin de hacer lo que haya que hacer, de manera inmediata, con el fin de evitar que los comerciantes y los usuarios corran algún riesgo”.

“Ya me puse al frente del asunto y ordené que un grupo de expertos, encabezados por el secretario de Infraestructura (Santiago Carrasquilla) y el propio (Jorge) Rocha, que es asesor nuestro, para que, con base en la inspección que hagan, podamos tomar la mejor de las decisiones”, le manifestó Duque Vásquez a este reportero.

Premio Nacional de Arquitectura

El edificio del Mercado de Bazurto fue construido entre 1969 y 1977, por orden el alcalde Gustavo Lemaitre Román. Los arquitectos que lo diseñaron: Gastón Lemaitre y Manuel Delgado, recibieron por dicho trabajo el Premio Nacional de Arquitectura.

El traslado de Getsemaní a Bazurto

En 1976, el ingeniero José Henrique Rizo Pombo fue nombrado gerente de las Empresas Públicas Municipales -EE.PP.MM., cargo desde el cual socializó y planeó la mudanza de los 2.500 comerciantes del Mercado de Getsemaní hasta el centro de abastecimiento que para esa época se construía a un costado de la Ciénaga de Las Quintas. Y dos años después, terminado el edificio, fue el mismo Rizo quien, nombrado alcalde por el entonces presidente de la República, Alfonso López Michelsen, coordinó el traslado de los vendedores de Getsemaní a Bazurto.

Rizo Pombo, en diálogo con este reportero, contó que el traslado de los comerciantes del antiguo al nuevo mercado comenzó a las 7 de la mañana del 22 de enero de 1978. En camiones de la Base Naval y de las extintas EE.PP.MM., en una semana fueron trasladados los víveres, abarrotes y muebles que podían ser útiles de cerca de mil comerciantes, y la semana siguiente fue trasladado el 60%, informó el conocido ingeniero, quien habría de ser ministro de Transporte durante el gobierno de Ernesto Samper.

Cuenta igualmente Rizo que, en vísperas del trasteo, un periodista le preguntó con qué iban a trasladar hasta Bazurto a los 2.500 vendedores del mercado de Getsemaní, y la primera dama, Carmencita Delgado, con gran sentido del humor, se adelantó a la respuesta diciendo: “¡Con música!”.

Y -en efecto – con música se despidieron los comerciantes del Mercado de Getsemaní, el lugar donde habían permanecido gran parte de sus vidas. Y fue el conocido saxofonista Michi Sarmiento quien puso un toque de alegría al momento que, según reveló el exalcalde y exministro, “estuvo lleno de una nostalgia sublime”.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial