Cierre de la Zona U, ¿y la escena musical qué?

Por Christian Ahumada *

Es una pena que la dirigencia cartagenera haga cumplir la normatividad para generar golpes de opinión, más que en función de la convivencia y calidad de vida. Con un agravante: quienes son perjudicados siempre son ciudadanos vulnerables, pequeños y medianos empresarios.

El domingo 5 de marzo el alcalde de Cartagena Manuel Vicente Duque, con un fuerte operativo cerró la denominada ‘Zona U’. Ni más faltaba, los terrenos en los que este complejo de bares y discotecas se encontraba son residenciales según el Plan de Ordenamiento Territorial (POT)  y había que actuar en derecho, conforme a la ley. Sin embargo, llama la atención la permisividad con la que gozaron al momento de la construcción de estas y el tiempo que llevaban operando. La intervención de las autoridades, entonces, se hace efectiva en el momento que el alcalde tiene los más bajos índices de popularidad. Este oportunismo de las clases políticas es sistémico y está trayendo consecuencias sociales terribles.

Por otro lado, en la ciudad hay un nicho creciente de músicos, Djs, productores de eventos, sonidistas, pequeños y medianos empresarios, que intentan desde algunos años consolidar una escena musical y de esparcimiento, paralela al típico cuarteto de son cubano de los hoteles cinco estrellas. Consecuentes incluso con la vocación turística de la ciudad que debe gozar de una oferta diversa de eventos para acoger su creciente visita.

El contraste de estas dos maneras de ver a Cartagena genera un panorama incierto e injusto para los dolientes de la escena musical; por un lado, ciudadanos que ven los proyectos artístico-musicales, y todas las dimensiones que esto implica, como motores de cambio social, y una dirigencia que además de no ayudar, obstruye. No hay claridad en el POT. No hay lugares en la ciudad donde se puedan realizar eventos sin que la policía, el EPA  y otras autoridades lleguen con conductas extorsivas. La política de permisos es una especie de cadena burocrática y de costos que podría ser mejor que nos dijeran: “no hagan nada”.

Los procesos endógenos que podrían hacer de nuestra ciudad un verdadero núcleo cultural para el mundo, más que  la escenografía perfecta en la que eventos foráneos realizan sus actividades, gozan de precario apoyo institucional; aún así, se las han arreglado desde algunos años para consolidar medianamente algunos eventos, visibilizar algunos artistas y crear una incipiente escena. Pero una cosa es luchar con poco apoyo y otra es enfrentarse además a políticas públicas que obstaculizan los procesos.

De nada sirven las gestiones académicas en las universidades e instituciones para traer expertos a hablarnos del papel de la cultura en el desarrollo mundial y de las bondades y los puntos porcentuales en el PIB de la economía naranja. Estas discusiones no dan alcance hacia la población potencialmente consumidora de bienes culturales y evidentemente la dirigencia local no las entiende, ya sea por ignorancia o por vocación.

El panorama deja a los empresarios de sonido esperando eventos corporativos y grandes convenciones internacionales. Los músicos y Djs viviendo de las bodas, tocando y programando covers y éxitos. Nada de malo, pero reducirlo a esto solo reproduce la dinámica de eventos en Cartagena y no eventos de Cartagena, dejando huérfanos los proyectos internos que cultivan la escena local.

Es el momento para sentar a todos los gremios y dolientes de un circuito propio, con estéticas de ciudad. También a los empresarios que padecen los procedimientos sospechosos de las instituciones. La idea es establecer unas reglas de juego claras, que no perjudiquen la convivencia pero que permitan dinamizar proyectos importantes desde y para Cartagena. De no ser así, seguiremos preguntando: ¿ y la escena musical qué?

* Dj de músicas mestizas, productor de eventos artísticos, gestor cultural,cofundador del Centro Cultural Ciudad Móvil, codirector de MestizaBit Colectivo

Otra columna del mismo autor:

– De persecusiones y libertades

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial