Un negocio milagroso

diana-mtz2Por Diana Martínez Berrocal *

Mi abuela decía que los tres negocios más rentables del mundo eran: la guerra, el narcotráfico y la religión. Y creo que este último es, por lo visto, el más lucrativo, como lo demuestran los imperios que han construido las iglesias basadas en la teoría de la prosperidad y en el cobro del diezmo.

En un país en crisis y en donde los ingresos no alcanzan para cubrir las necesidades básicas, aparecen algunos líderes religiosos que te venden la idea piramidal de que entre más aportes para el reino más serás prosperado  y que si vacías tus bolsillos en la obra de Dios, Él llenará tus bolsillos.

No intento hacer un análisis teológico porque sería irresponsable de mi parte, pero de una simple lectura bíblica se entiende que el diezmo es la décima parte de los frutos que provienen de los campos, árboles y animales (productos, no dinero) que los fieles entregaban a las iglesias. Este impuesto fue instituido por Dios como una ley para la nación de Israel (hacía parte del Antiguo Testamento), pero esa ley quedó abolida con el nuevo pacto (muerte de Jesucristo) y ahora no estamos bajo la ley sino bajo la gracia de Dios. Luego, entonces, el diezmo pasa de ser una obligación a ser una contribución voluntaria que brota del corazón de cada ser humano y, por supuesto, lleva implícito todos los beneficios de la ey de la siembra y la cosecha (si damos cosas buenas recibiremos cosas buenas).

Lo anterior, para decir que no se pueden tomar los textos bíblicos fuera de su contexto para exigir el cobro del diezmo, entendiendo que si no lo das, estás pecando o, peor aún, le estás robando a Dios. Y si son tan exegéticos en reclamar el cumplimiento de una ley que en términos bíblicos no está  vigente, también tendrían que cumplir lo que dice esa misma ley en el libro de Deuteronomio: “si alguien tiene un hijo rebelde que no obedece a sus padres, deberá llevarlo a la plaza para ser apedreado por todos los ciudadanos hasta morir”. Obviamente me dirán que esas cosas hoy no aplican porque son obsoletas. Por supuesto que lo son, pero, ¿por qué sí aplica literalmente la imposición del diezmo? O nos ceñimos al tenor de la norma o no lo hacemos pero a medias, no es más que manipular las escrituras a nuestros intereses.

Con esto no quiero decir que diezmar sea malo, todo lo contrario, ojala no demos el 10 sino el 100% para ayudar al prójimo (que era el destino que tenían en el antiguo testamento los frutos del diezmo, alimentar a los necesitados).  Aquí lo malo es exigir el diezmo de una manera impositiva, advirtiendo (casi a regaños) que si no depositas ese dinero en los canastos de la iglesia no serás prosperado y bendecido. Incluso, algunas de estas iglesias pasan por televisión unos programas maratónicas que parecen tele-ventas de fajas adelgazantes y similares, donde varios predicadores te incitan a “pararte ya” de la silla y tomar el teléfono para pactar con Dios (esto es, hacer una transferencia de dinero a la cuenta corriente de ellos) para que así puedas ver la realización de ese milagro que tanto anhelas. Claro está, si no hay pacto (pago), no hay milagro.

Definitivamente, mi abuela tenía razón; este es un negocio redondo que se ha reproducido más que los supermercados ‘Ara’. Además, nadie los regula, nadie los vigila, son entidades sin ánimo de lucro pero con mucho lucro, no pagan impuestos, incluso algunos utilizan sus púlpitos para hacer campaña política y, además, tienen la ventaja de cotizar a la seguridad social con base en el salario mínimo teniendo, como salta a la vista, ingresos millonarios.

P.D: “Porque se levantarán falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aún a los escogidos”. (Mateo 24).

* Abogada especialista en Derecho Público y en Sociología Política.

Otras columnas de la misma autora:

– Incultura ciudadana

– ¿La revocatoria va?

El milagro colombiano

– Lo real… de la visita real

– ¿Donald Trump va…?

11 Comments

  1. Fernando dice:

    Diana, tal como dices no hay que hacer un análisis teológico para hablar del diezmo, pero tampoco como también escribes puedes hacer un a lectura simple de la Biblia porque entonces termina en las inconsistencias como las que terminas escribiendo.

    El diezmo fue instaurado desde antes de la Ley dada a Moisés (lee Génesis 14:20, continuó siendo practicado por el pueblo de Israel durante la Ley, y Cristo se refirió a él en el Nuevo Testamento indicando que debía seguir practicándose (lee Lucas 11:42). De hecho el diezmar es la única parte en la Palabra donde Dios dice que lo probemos en eso (Malaquías 3). Muchos decimos que no nos alcanza para diezmar, más bien debemos preguntarnos si no nos alcanza es por no hacerlo.

    Otra cosa es la lamentable práctica de algunos líderes de iglesias que usan el diezmo como negocio, como parte neurálgica de la fe, alejando a la gente de Dios, haciendo de paso que se generalice a todas las iglesias cristianas como buscadores de plata. Por eso es bueno asistir a una iglesia de sana doctrina, donde te sientas amado, acompañado, que creces espiritualmente, donde te sientas tranquilo del manejo que hacen de los diezmos y ofrendas, donde no haya legalismos religiosos, y sobre todo, que te animen a tener una relación personal con Dios, viva y permanente.

    Diezmar es cuestión de fe y obediencia a Dios, es una decisión personal, no obligada. Dios nos llama también a dar con corazón alegre.

    Y te invito a tener en cuenta esta frase: el Señor (Cristo) es mi Pastor; el pastor (líder de una iglesia) no es mi Señor.

  2. Jimmy Cáliz Fernández dice:

    Definitivamente la ignorancia es atrevida. Opinar sin conocer siquiera los primeros rudimentos de las escrituras, raya en la irresponsabilidad. Cuando medio hayas leido la Biblia, y hayas recibido la instrucción de la palabra por medio del Espiritu Santo, tendrás eticamente autoridad para opinar al respecto, sin la cual solo tu articulo es una pseudo opinión intelectual!!

  3. Graciela Martinez dice:

    Creo que Diana hizo una buena reflexión sobre el tema Realmente hay “Pastores” que en sus discursos dicen que si no llevan el 10% Dios no los escucha

    Hemos tenido en Colombia problema con algunos dirigentes de iglesias

  4. fabian perez dice:

    Estoy completamente de acuerdo con la columnista. Ha hecho un excelente proceso hermenéutico del diezmo con absoluta objetividad y seriedad. Ella no esta diciendo que diezmar sea malo, ni tampoco esta criticando a las personas que diezman. Ella esta cuestionando a algunos pastores que exigen el diezmo mediante una extorsion. A la muestra un boton, el señor Arrazola que no es mas que un (…..dor) que le dice a sus feligreses que vacien sus bolsillos, que si no diezman retienen la bendicion de Dios. Lo cual es una blasfemia contra Dios. Lo digo con conocimiento de causa porque yo estuve en varios servicios de esa iglesia y el y su esposa, basan su servicio en la teoria de la prosperidad. Los que roban no son los que no diezman, los que roban son (….) falsos profetas que daran cuenta a Dios. Felicito a Diana por su analisis y es muy bueno que personas como ellas escriban cosas tan interesantes como estas.

  5. Ana Maria Pizarro dice:

    Jajjaa, Arrazola no pide el diezmo, Arrazola pide TODO!!!!!! (…..) ese. Felicito a Diana por su articulo. Exelente. Ignorantes son los que van como borregos a vaciar sus bolsillos en los canastos de Arrazola. En fin, ellos que hagan lo que les de la gana con su plata.

  6. Adriana Hernandez dice:

    Mas claro es imposible. Me uno a los aplausos para la columnista por su excelente explicación del Diezmo basada en la biblia sin distorsionar ni amañar las escrituras. El diezmo es utilizado por algunos bandidos, porque esos no son pastores, son bandidos que no hacen mas que sacarle ´plata a los incautos. Ya era hora que alguien hiciera un análisis serio de esa mal aplicada figura del diezmo. El libro de malaquias es sacado de su contexto para hacer vigente ese cobro. Cuando como dice la columnista, este fue instituido por Dios para la Nacion de Israel, no para los pastores. Ahora estamos bajo la gracia de Dios y Dios bendice al dador alegre pero no mirando el diezmo como una imposicion sino como un ayudar a la obra de Dios. Pero no quiere decir que si no lo das, no seras bendecido. Son unos fariseos e hipócritas. Igual el que diezma de corazón sera bendecido, pero ellos si se llevaran su castigo.

  7. Adolfo Martínez. dice:

    Excelente columna, muy objetiva y muy responsable. Queda claro que Diana no está atacando a las personas que diezman, ni el diezmo. Está criticando a los pastores que distorsionan los textos bíblicos para (….sionar) con el diezmo como el señor Arrazola. Que es un claro ejemplo de ello. Buen análisis. Felicitaciones a la columnista.

  8. Clara Giraldo dice:

    Excelente columna. Un gran análisis Diana Martínez Berrocal. Felicitaciones a la revista Metro por tener columnistas cómo estás que nos deleitan.

  9. Claudia Moscoso dice:

    Esto ha sido lo mejor que he leído en mi vida con relación al Diezmo. Quiero manifestar que soy Cristiana, me congrego en una iglesia Cristiana, pero nunca había leído una análisis tan objetivo del diezmo. Yo diezmo en mi iglesia pero jamás nos piden el diezmo de una manera condicionada. Es lo que cada quien de manera voluntaria quiera aportar a la iglesia.
    Aplausos para la columnista. 👏👏👏

  10. Marcela Berrocal dice:

    Me uno a las reflexiones de Diana Martínez. Su crítica es muy objetiva y esta 100 por ciento basada en la Biblia dentro de su contexto. Es clara, precisa y muy responsable. Felicitaciones

  11. Marcela Lora dice:

    Ufff esto es excelente. Felicitaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial