Establecen detrimento patrimonial por $96 mil millones en el Túnel de Crespo

Aunque las cifras son difíciles de determinar, ya que unas son las que manejan las agencias estatales y otras las que suele mostrar el Consorcio Vía al Mar, responsable de las obras, en la construcción de la Loma de Marbella y el mal llamado túnel de Crespo se habrían invertido hasta principios de este año alrededor de $160 mil millones. Es -sin embargo – una suma que crece cada día, ya que, además de haberse tenido que construir un ‘túnel dentro de otro túnel’ luego del virtual colapso de la estructura del primer semideprimido construido, los constructores han debido incurrir en nuevos gastos tras la presentación de inundaciones en los alrededores de la loma y constantes filtraciones en el propio semideprimido.

Ocho meses después de haberse inaugurado con bombos y platillos por el presidente Juan Manuel Santos (con vicepresidente, ministros y mandatarios locales a bordo), el denominado Anillo Vial Malecón de Crespo todavía viene siendo sometido a lentos trabajos de readecuación, ya que al Consorcio Vía al Mar se les olvidó el detalle de construir los correspondientes drenajes en los alrededores del Puente de Marbella.

A todo ese oscuro panorama se le suma el presunto detrimento patrimonial que por $96 mil millones halló la Contraloría General de la República -CGR – en las obras del Semideprimido de Crespo, en el marco de una auditoría realizada a todas las concesiones viales del país. En total, según un informe del ente de control fiscal, se detectaron nueve hallazgos administrativos, de los cuales ocho tienen presunto alcance disciplinario y dos con un presunto alcance fiscal por $64.913 millones a precios de 2009, los cuales, indexados a precios de septiembre de 2016, alcanzan la suma de $96.294 millones.

En general, la CGR auditó un total de $323.352.7 millones del Presupuesto General de la Nación. Y por los hechos presentados en el Anillo Vial de Crespo, la Contraloría Delegada para el Sector de Infraestructura Física realizó una revisión técnica, legal y financiera de las obras del Adicional 9 de la Concesión Cartagena – Barranquilla, Contrato 504  de 1994, el cual incluye las obras de la Loma de Marbella y el Semideprimido de Crespo, que tienen una extensión de 2.5 kilómetros.

De acuerdo con información oficial del ente de control, en el caso de Cartagena se realizó una auditoría especial a las obras contempladas en “Infraestructura vial en 1.5 Km; obras costeras: dragado y relleno para el ensanche del litoral, construcción de 7 espolones, construcción de un muro de protección marginal (2.2Km); construcción de un túnel sumergido de longitud aproximada de 1.1 Km, incluyendo los accesos; construcción parcial del parque lineal “Paseo Marítimo” y los empalmes correspondientes con la avenida Santander, intersección a desnivel y la vía en el PR 0+455, de conformidad con los estudios y diseños fase III entregados por el Concesionario”.

Para la Contraloría, uno de los hallazgos más destacados sería un supuesto detrimento patrimonial en los costos de la estructura del semideprimido, el cual, según se pudo establecer, se produjo por los daños prematuros que se habrían causado por deficiencias en los materiales, por irregularidades en el proceso contractual y durante la ejecución de las obras, lo cual ha obligado a reparar cerca de 1.1 kilómetros con sumas pagadas por el Estado y no por el concesionario, como se ha querido hacer creer, lo que habría causado un presunto detrimento de $58.975 millones.

También resaltó la Contraloría que, por las inconsistencias presentadas durante la construcción, rehabilitación, operación y mantenimiento de las obras del semideprimido, la Concesión Vial se estaría beneficiando con los retrasos, ya que -por lo visto – continuaba recibiendo recaudos y posponiendo sus aportes al proyecto, lo cual habría causado otro detrimento por $37.318 millones.

Otras preocupaciones

Pero, en su informe de auditoría, el ente de control fiscal no reportó solamente un presunto detrimento patrimonial de $96.294 millones en la construcción -que aún no termina – del Semideprimido de Crespo.

Además, la Contraloría reveló que durante el análisis realizado se pudo establecer que el semideprimido presenta daños que ponen en riesgo la estabilidad y la calidad de la obra, algunas de ellas severas, lo cual es un claro incumplimiento a las especificaciones técnicas contempladas en el contrato. De hecho, según el mismo informe, ni la interventoría ni la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI han recibido las obras por las mismas consideraciones.

En concepto de la CGR, la Concesión Vía al Mar deberá formular, conjuntamente con la ANI, un ajuste al Plan de Mejoramiento del proyecto, a más tardar el lunes 26 de diciembre de 2016, “con acciones y metas que permitan solucionar las deficiencias detectadas por el equipo auditor, el cronograma para su implementación y los responsables de su desarrollo”.

Como se recordará, durante el tiempo en que permaneció al frente de la Presidente de la Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar -Siabol, el ingeniero Alfredo Pineda Corena advirtió en varias ocasiones a la Administración del entonces alcalde, Dionisio Vélez Trujilo, sobre las graves consecuencias de no tener en cuenta, durante la construcción del semideprimido de Crespo, “las recomendaciones técnicas de quienes saben”.

Y el pasado 12 de mayo, en carta enviada al presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, con copia al alcalde de Cartagena, Manolo Duque Vásquez, al gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz, a los concejales y al personero del Distrito, el ingeniero Ramón Torres Ortega (quien sucedió en la Presidencia de la Siab a Pineda Corena), volvió a advertir sobre las consecuencias de las falencias de las obras del Anillo Vial de Crespo y a solicitar su pronta intervención con el fin de evaluar “los aspectos técnicos (…) para que, mediante un estudio de patología estructural, entre otros, evalúen su confiabilidad y durabilidad empleando los protocolos y procedimientos que permitan generar confianza en los usuarios”.

Las obras del Semideprimido de Crespo y la Loma de Marbella fueron inauguradas con bombos y platillos en abril de este año. Ocho meses después, las obras no han sido recibidas ni por la interventoría ni por la ANI, la entidad contratante, por no haberse aún culminado.

Contexto:

– Consorcio Vía al Mar le dice a la ANI que las obras a su cargo ya fueron terminadas

– Debate por falencias en el Túnel de Crespo y la Loma de Marbella, el miércoles 15 de octubre

– El semideprimido de Crespo se está cayendo, poco a poco, a pedacitos

– Director de la ANI admite que al túnel de Crespo sí hay que hacerle un reforzamiento

– Por fin podrá transitarse por el Semideprimido de Crespo

– La Siab advierte -otra vez – sobre falencias del semideprimido de Crespo y la Loma de Marbella

– Responsables del Anillo Vial de Crespo dan un parte de absoluta tranquilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial