El Sí solo pudo ganarle al No por 16.765 votos en Cartagena

uribismo-rios-vida

La opinión pública nacional amaneció hoy -en gran medida – analizando los resultados del plebiscito de ayer, que muestran a grandes rasgos que el No se impuso al Sí por menos de 54 mil votos en todo el territorio nacional; reflexionando sobre las consecuencias inmediadas de no haberse refrendado el acuerdo suscrito el pasado 26 de septiembre por el Gobierno Nacional con las Farc; y tratando de entender por qué la dirigencia política de todo el país (que en su inmensa mayoría, con excepción del Centro Democrático, anunció su respaldo al Sí), no pudo lograr su cometido.

En Cartagena y Bolívar, además, donde el Sí se impuso al No (en el Distrito por escasos 16.765 votos y en el Departamento por 70.712), las reflexiones giran alrededor de estos resultados y, desde ya, se habla de ganadores y perdedores.

Uno de los más visibles promotores del No en la Ciudad Heroica, el pastor protestante Miguel Arrázola Pineda, fue el primero en Cartagena en reivindicar la victoria del No a nivel nacional. En un video publicado en las redes sociales de la iglesia ‘Ríos de Vida’ que lidera junto a su esposa, el polémico religioso declaró: “¡Ganamos, ganamos!; de Dios nadie se burla; gobernantes: sin Dios no se puede legislar; el pueblo no traga entero; hay que entender que cuando Dios está de tu lado vas a ganar, pero cuidado con ir en contra de Dios”; y agregó: “Ganamos. Colombia es tierra del espíritu santo, de avivamiento; Colombia cree en Jesucristo. ¡Aleluya! ¡Ja, ja, ja!”.

Tomada de Instagram

Otros de los impulsores del voto negativo en Cartagena y Bolívar, el senador uribista Fernando Araújo Rumié, publicó en su cuenta en Facebook horas después de conocer los resultados del plebiscito. “Dios guíe el camino de Colombia para recuperar la unidad, construir la paz, fortalecer la justicia y lograr la reconciliación”, fue su exhortación.

Y son precisamente Arrázola y Araújo, al lado -claro está – del expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez – quienes hoy se ven como los grandes ganadores del No en Cartagena, no obstante que, como se dijo, en la capital de Bolívar se impuso el Sí, aunque por un estrecho margen.

Y se dice porque, mientras que en respaldo del No estuvieron públicamente solo los uribistas locales y los líderes y feligreses de la iglesia ‘Ríos de Vida’, en la orilla del Sí estuvieron, al menos en el papel, la mayor parte de la clase política de Cartagena y Bolívar.

Para varios analistas -sin embargo – cualquier análisis sobre el hecho debe llevar a establecer sí, en efecto, todos los dirigentes políticos que se mostraron como partidarios del Sí lo hicieron de corazón, y en consecuencia hicieron la campaña debida entre sus seguidores, o si fue un respaldo solo de labios hacia afuera con el único propósito de quedar bien con el presidente Santos y con las directivas de sus partidos y movimientos.

El hecho es que con el Sí se mostraban, entre otros, tres comités integrados, el uno; por personas cercanas al gobernador de Bolívar, Dumek Turbay Paz; el otro: por personas cercanas al alcalde de Cartagena, Manolo Duque Vásquez; y un tercero: por seguidores del grupo de los García Zuccardi (además de los amigos del representante Pedrito Pereira Caballero, varios colectivos ciudadanos, entre ellos la Red Sí Paz Bolívar, y un universo indeterminado de líderes académicos y estudiantes), una votación de apenas 81.500 votos no debió dejar satisfechos a ninguno de los sectores.

Sobre todo si, al mirar el detalle, se observa que con el Sí debieron votar -al menos en el papel – 18 de los 19 concejales de Cartagena y 13 de los 14 diputados de Bolívar.

Lo que se dice es que, a pesar de que la mayoría de los dirigentes políticos aseguraban que iban a votar por el Sí, lo que se vio es que, salvo el propio gobernador, quien se convirtió en la práctica en jefe de debate del Sí en Bolívar, y otros pocos líderes políticos más, entre ellos el excandidato a la Alcaldía William García Tirado, la exsenadora Piedad Zuccardi y, como ya se dijo, el representante Pedrito Pereira, “los otros no sacaron su gente a votar, o por lo menos no con el mismo entusiasmo con que lo hacen cuando son sus nombres los que están en juego”, como señaló una fuente que pidió no ser identificado.

“El análisis hay que hacerlo completo, estudiando qué tanto pudo influir la torrencial lluvia que cayó sobre la Región Caribe en la altísima abstención registrada y comparando lo ocurrido en Cartagena y Bolívar con lo que pasó en otros departamentos y municipios, para no emitir conceptos que pudieran estar sesgados”, expresó por su parte Dafnée Lepesquier, una politóloga cartagenera hija de franceses y residente en los Estados Unidos. “Es claro, en todo caso, que los políticos se confiaron en lo que arrojaban las encuestas, y es claro también que hay mucha gente que se expresa sin ningún tipo de orientación”, agregó.

Para la analista, “hay que considerar también el papel que jugó la iglesia, y no solo la cristiana protestante sino además la católica; por lo que se ha sabido, mientras el Papa Francisco daba muestras de querer que se refrendara el Acuerdo firmado por el Estado y los insurgentes, numerosos sacerdotes promovían abiertamente el voto contrario en el púlpito. Sé, por fuentes directas, que lo hicieron, por ejemplo, los párrocos de la iglesia de Manga y del barrio Daniel Lemaitre, entre otras”.

“Y el caso de la municipalidad” (se refería al Concejo de Cartagena) “es digno de mejor atención; un audio que tengo en mi poder, donde se oye al presidente (Javier Curi) convocando a sesión el mismo día del plebiscito, cuando se supone que debían estar todos promoviendo la más alta participación electoral posible, es fiel muestra del desgano que al menos reinó entre los cabildantes”, señaló.

“Yo quiero invitarlo, sobre todo, a que se pregunte por qué en la mayoría de los municipios afectados por la violencia ganó el Sí”, pidió Lepesquier; “que analice si es o no es injusto que lo que no han sufrido directamente la guerra hayan sido quienes hayan tomada la decisión de no refrendar la paz”.

Los resultados en Bolívar

De acuerdo con varios analistas, cualquier análisis periodístico lleva un sesgo que debe ser considerado y revelado a los lectores, televidente u oyentes, y en todo caso deben ser tenidas en cuenta todas las aristas de los hechos.

Los datos más importantes a ser expuestos son -sin duda – los resultados electorales, y para el caso de los del Departamento de Bolívar, además de analizar los suyos propios y los de su capital deben revisarse los de todos sus municipios, que son los siguientes:

resultados-municipios

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial