La vida lo vale todo

luis torresPor Luis Enrique Torres Fernández *

En estos días recordaba con un buen amigo el drástico cambio que experimentó la ciudad de Bogotá durante las dos administraciones de Antanas Mockus, a quien reconozco, entre otras cosas, como un modernizador de la ética pública y la cultura ciudadana en la capital. Veíamos el documental Bogotá Change producido por una firma danesa, una gran pieza audiovisual que rescata el auténtico sentido que este controvertido líder político le impregnó a sus decisiones como alcalde, dentro de las cuales existieron dos que quiero resaltar: la vida es sagrada y la llamada ley zanahoria.

Cuando el entonces alcalde Mockus implementó por primera vez la ley zanahoria y ordenó a los establecimientos nocturnos que la rumba era hasta la 1 de la madrugada, la decisión causó malestar entre los comerciantes y los rumberos de la fría capital. En la Bogotá de los años noventa el número de muertes violentas era superior a 30 personas cada fin de semana. Era una ciudad muy atrasada y con serios problemas de movilidad, manejos de residuos sólidos y seguridad. El primer día de esta ley fue una noche de Halloween, el mismo mandatario salió a los sitios de rumba a sacar a la gente de las discotecas y este documental  registra cuando un grupo de personas le piden, con botella en mano, que dé un tiempo más para seguirla; Mockus, de modo contundente, respondió: “si yo logro salvar una vida; si logro que con esta ley una sola persona de los más de 30 que mueren, se salve; entonces valió la pena porque la vida lo vale todo; la vida es sagrada”.

Esta reflexión la traslado a la Colombia de estos días en medio de una campaña para el plebiscito donde decidiremos si refrendamos o no los acuerdos de paz celebrados en La Habana entre el gobierno nacional y las Farc. Nuestro país ha experimentado un conflicto intenso y devastador por más de medio siglo. Sus consecuencias han sido tan fuertes que según el informe ¡Basta Ya! del Centro Nacional de Memoria Histórica, entre los años de 1958 y 2012 han muerto 220.000 personas aproximadamente. A eso se le suma las tácticas de guerra adoptados por los grupos armados de secuestro, amenaza, desplazamiento, violencia sexual y reclutamiento infantil. En esta guerra sin cuartel la población civil ha sido la más afectada.

He visto algunas expresiones de quienes promueven el No en el plebiscito como: paz con justicia, paz sin impunidad, le vamos a entregar el país a la guerrilla, nos van a llevar al castro chavismo, ese es un negocio entre Santos y las Farc. Muchos están cargados de odio y resentimiento. Otros tienen análisis muy serios, pero no sé si serán una alternativa para salir del conflicto en estos momentos.

Es normal que haya ese clima en muchos colombianos porque estamos pactando con una organización insurgente que tiene más del 97% de rechazo entre nosotros y que ha sido autora de mucha violencia. El presidente Santos tiene razón cuando dice que si no hacemos la paz ellos no tienen problema de irse nuevamente a la guerra, y ésta pasará con fuerza del mundo agrario a las ciudades.

Si gana el No lo más probable es que lo pactado en La Habana, y que se firmará en Cartagena de Indias el próximo 26 de Septiembre, se caiga como un castillo de naipes porque obligaría a las partes a replantear lo acordado y ya eso no lo alcanzaría a hacer el presidente actual, lo cual es complicado porque no sabemos si el sucesor de Santos continúe este camino. Esto hará, seguramente, que las Farc nuevamente opten por el camino de las armas. Y vendrán, en consecuencia, más muertes, sangre y odio.

La frase que nos debería poner a pensar en estos días, en referencia a las palabras del exalcalde Mockus, sería: las más de 220.000 vidas que se salvarán en los próximos 52 años valen la pena, claro que sí, porque la vida es sagrada y lo vale todo.

 

 

* Politólogo, profesor universitario y activista por la paz.

E-mail: luentofe@hotmail.com – Twitter: @LuchoTorresFdz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial