Postconflicto: Educación y Autoridad

jaime-hernandez2Por Jaime Hernández Amín *

Henry Ford solía decir que “nada es particularmente difícil si lo divides en pequeños trabajos”, o en palabras coloquiales, “la mejor manera de romper una caja de fósforos; es fósforo por fósforo”. La construcción de sociedades civilizadas suelen resumirse en resultados tangibles que vemos en ciudades como Helsinki o Estocolmo, pero poco vemos el proceso que atravesaron para llegar hasta ahí, y es en ese proceso de romper fósforos donde usualmente nos extraviamos.

Las políticas de resultados inmediatos en aras de conseguir o aumentar la favorabilidad de X o Y gobierno ha llevado a una malinterpretacion de los conceptos de educación y autoridad; pero antes de entrar en materia, es preciso definir el concepto de civilización. De este hay muchas definiciones, y varían de acuerdo a la cultura, geografía y modelos de desarrollo, pero hay ciertos criterios básicos que podemos resaltar que son: seguridad, salud, alimentación y agua, hogar o refugio, gobierno y leyes, educación y libertad. En resumen, todo lo opuesto a lo primitivo; que las personas vivan más y mejor, pudiendo al mismo tiempo desarrollar libremente su persona y respetando el libre desarrollo de los demás.

Los pasos para conseguir estas bases no son tarea fácil. La geografía, la cultura o la historia son elementos que pueden jugar tanto a favor como en contra. ¿Cómo explicamos que hoy hay sociedades milenarias que aún viven en la pobreza y otras muy jóvenes que han alcanzado la civilización? Porque la historia no es lineal, y así cómo podemos dar pasos hacia adelante, también se pueden dar pasos hacia atrás. Por esto es tan importante la política, y dar el debate que defina los pasos los primeros pasos en la dirección correcta.

Dentro de este proceso hay dos pilares que, a mi parecer, tienen mayor peso: la educación y la autoridad. La educación no son colegios ni profesores, con todo el valor que estos tienen, son solo el medio para poder transmitir la educación. Tampoco es aprender a sumar y a restar, o memorizar cifras y conceptos, si no la aplicación del conocimiento generacional acumulado en favor de una sociedad más civilizada. ¿Qué es el conocimiento generacional acumulado? Si un cartagenero recién nacido es adoptado por una familia alemana y llevado a vivir a Alemania, este va a aprender su historia, todo el conocimiento acumulado hasta hoy por esa sociedad, su modus operandi, y por consiguiente aplicará todas sus acciones en favor de este sistema. Esto es lo que llamamos “aprendizaje colectivo”, entendiendo que todo ser humano llega al mundo con las mismas capacidades y su desempeño en él depende de la información que reciba mientras se forma como persona y ciudadano. La educación no elimina los problemas, esto es imposible, lo que sí hace es mejorar nuestra reacción ante ellos, empezando por la reacción cuidaba ante gobiernos abusivos o/e incompetentes. Invertir en educación puede no asegurar el éxito, pero no hacerlo garantiza el fracaso.

En cuanto a la autoridad, de esta también hay muchas definiciones. De todas prefiero el concepto de aceptar y respetar un modelo de desarrollo, lo que implica que la visión de vida de un determinado grupo de personas se vea reflejado en unas reglas de juego claras (normas y leyes) y que un cuerpo público (gobierno) vele por ellas. Autoridad no es enviar más policías a “hacer respetar la ley” o imponer políticas públicas minoritarias. Cuando hay autoridad, no se debate el sistema: se debate cómo mejorar sobre lo que ya estamos de acuerdo.

Disculpen por lo abstracto y poca practicidad del artículo, pero si no elevamos estas preguntas, si no nos preguntamos (particularmente ahora, de cara al postconflicto), ¿con qué información estamos criando a la siguiente generación de cartageneros y colombianos? o ¿porque sigue creciendo la violencia y la pobreza mientras el sistema sigue siendo el mismo?, puede que pase otro bicentenario y nosotros sigamos rompiendo fosforitos.

* Politólogo, especialista en Gobierno y Gestión Pública Territorial; exsecretario privado de la Presidencia del Senado

1 Comment

  1. Diego Moreno Hernandez dice:

    Me gustó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial