El papel de los medios de comunicación en la preservación del arte y la cultura

Por Ángelica Villalba Eljach *

A propósito de la visita del 26 de noviembre del 2018 de Ela Gandhi, nieta y guardiana del legado de Mahatma Gandhi a la Casa Museo La Presentación, en donde conversó sobre ‘El legado de Mahatma Gandhi y su relación con el Arte y la Cultura’ con Hevda Ser, embajadora de Buena Voluntad y enviada especial para la Diplomacia Cultural de la Unesco, varias reflexiones me quedaron de esa charla tan especial.

En esta ocasión solo mencionaré la importancia que ambas mujeres le dan a los medios de comunicación como responsables de la preservación de la cultura y el arte, y sobre todo, del papel tan importante que tienen los medios de comunicación para fomentar el arte y la cultura para mejorar las dinámicas sociales relacionadas con mantener o lograr la paz.

Debo admitir que sentí tristeza, pues el acceso a medios de comunicación que tienen interés cultural o que promueven asiduamente el tema siempre nos ha sido escaso (al menos a las personas de mi generación), y quienes además somos consumidores asiduos del arte en sus diferentes manifestaciones, realmente somos unos privilegiados, podemos suscribirnos a revistas literarias o culturales de cierto renombre en este país pero somos el 1% de la población.

Hago el ejercicio de pensar en los medios de comunicación de Cartagena de Indias y son contados los cubrimientos especiales que se realizan sobre los temas culturales o artísticos. Enunciar qué días son las funciones del cine o de un concierto, invitar a artistas de moda a las emisoras, o repetir insistentemente la agenda cultural de la ciudad a modo de cuñas, no es más que un cubrimiento superfluo de lo que los medios de comunicación pueden hacer verdaderamente.

Sin temor a equivocarme, me atrevo a afirmar que las historias de vida sobre personajes que han sido o son emblemáticos de la ciudad, junto con las investigaciones sobre los temas culturales de Cartagena de Indias que salen de vez en cuando, harían un gran contrapeso a la página infaltable de sucesos en los periódicos locales, en donde siempre hay un listado de riñas y muertes violentas. El contrapeso del que hablo se refiere a que si queremos que la sociedad sea menos violenta, debemos informar no solo sobre temas catalogados como ‘amarillistas’; debemos informar sobre los festivales culturales que se realizan en las escuelas, sobre las jornadas de cine al parque, sobre las agendas académicas de puertas abiertas para apreciar obras plásticas, entre otros.

En el caso de la radio, que bueno sería que además de mencionar un ‘top ten‘, los locutores contaran las historias de las canciones, cómo se las inventaron; a pesar de las letras escasas que tienen ciertas canciones hoy en día, hay mucho material que se puede aprovechar porque, por ejemplo, se puede hablar de la historia de vida de quien la compuso o canta.

Por otro lado, Cartagena de Indias es una ciudad donde constantemente pasan cosas culturales y artísticas. Aquellas personas que dicen que “en Cartagena no hay nada que hacer” se equivocan torrencialmente; más aún: se equivocan los medios de comunicación al no salir de lo que ocurre en el Teatro Adolfo Mejía o en la Cooperación Española (que menos mal los tenemos abiertos y disponibles para realizar eventos). Los medios de comunicación locales se mantienen en la ‘nota cultural’ principalmente en el mes de enero con el Festival de Música y con el Hay Festival, en febrero-marzo con el Festival Internacional de Cine, en noviembre con las fiestas novembrinas en el marco de la celebración de la Independencia, y pare de contar. A menos que algunas instituciones ‘grandes’ celebren eventos y llamen a los medios, la investigación y cubrimiento son escasos; peor aún es ver cómo no se llena el aforo destinado para medios de comunicación en los eventos en los que son invitados.

Uno esperaría que en esta ciudad en donde en verdad pasan cosas maravillosas a diario, haya por lo menos un cubrimiento real e interesado de los procesos musicales que llevan las escuelas, sobre la posibilidad de trabajo que tienen los egresados de carreras artísticas, de ver en los barrios de las Localidades Dos y Tres cómo es que se vive hoy en día la cultura y el arte cartageneros, por mencionar solo tres cosas de un amplio abanico de posibilidades de lo que podemos encontrar en este lugar.

La paz empieza por cambiar nuestros imaginarios, y la mejor forma de hacerlo es poder ubicar en un mismo plano tanto a ricos como a pobres, tanto a letrados como analfabetas, y la apreciación del arte nos permite experimentar y sentir a todos los seres humanos por igual. Bien lo repitieron Ela Gandhi y Hevda Ser: el arte es ese camino que permite acortar la distancia entre los corazones, y si el camino es largo no importa, porque igual es la mejor manera.

Espero entonces que los medios de comunicación sean ese puente que nos permita unir los corazones de esta ciudad tan desigual y tan dura. Espero que investiguen, se involucren, promuevan y sean garantes sobre la información de calidad que nos ofrecen de las distintas escenas culturales y artísticas. Espero que medios como este, que tiene cubrimiento cultural más allá de los temas “de moda” y otros que trabajan día a día por la cultura de la ciudad, no desfallezcan. Los cartageneros y quienes nos visitan esperamos más de ustedes.

* Internacionalista de la Universidad del Rosario; Master en Análisis de problemas políticos y económicos contemporáneos de la Universidad Externado de Colombia y la Universidad de París III – Sorbona Nueva; Correctora de estilo de la Escuela Cursiva de la editorial Penguin Random House.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial