Avísale a tu corazón: ¡hoy se juega la final de todos los tiempos!

Por Juan Camilo Ardila Durante *

Antes de que el mundo convulsione a las 3 de la tarde y en la interminable previa se apuesten por múltiples alineaciones de Boca y de River, habría que pensar en disfrutar de lo que será vivir un partido inigualable con cualquier otro que se haya jugado en los más de cien años que tiene el fútbol. Y aquí, en Cartagena, todos los futboleros también debemos vivir con orgullo que un cartagenero será protagonista principal de ‘La Final del Mundo’.

juan-c-camilo2Con la suspensión en el partido de ida del barranquillero Rafael Borré, jugador clave para River Plate por sus goles, por su presión interminable a los centrales rivales y sus desmarques constantes al espacio, al rato caímos en cuenta que Wilmar Barrios, muy posiblemente, será el único colombiano que juegue desde el inicio en el partido que lo define todo, la gloria eterna por vencer en la Libertadores al máximo rival o el drama también perenne de caer derrotado ante el equipo que jamás volverá a perder un debate dialéctico de ‘¿quién es el más grande?’ porque tendrá esta final ganada como su as bajo la manga.

Wilmar, junto a 21 jugadores más, saldrá a la cancha de El Monumental sabiendo que todos sus esfuerzos y sufrimientos acumulados habrán valido la pena si el resultado final es una victoria. Porque, mientras juegan, no podrán pensarlo. No se lo permitirán. Lo que se juegan es tan grande que un corazón no basta para soportarlo. Y ni hablar si llegan a penales porque los hinchas de ambos equipos tendrían que respirar muy hondo y cerrar los ojos para evitar ir a una clínica en la tarde de este sábado histórico. Y quizás así no sea suficiente. Porque lo que seguirá después, ya sea la felicidad máxima o el dolor más cruel, tendrán consecuencias determinantes en las vidas de todos.

Wilmar Barrios, que apenas tiene 25 años de edad, seguramente jugará en un equipo importante de Europa la próxima temporada. Y jugará varios Champions, acumulará logros. Tendrá –ojalá- una carrera brillante. Pero hoy, cuando caiga la noche en Buenos Aires, Wilmar con seguridad sentirá lo que jamás volverá a sentir en su vida. El nacido en el barrio La Candelaria, como decía hace unos días el máximo ídolo de Boca Juniors, Juan Román Riquelme, se ganó ya hace tiempo el cariño de la gente pero está ante el partido que definirá si se transforma en ídolo xeneize absoluto o si queda como uno de los jugadores que perdió la final de la Copa Libertadores ante River Plate. Es injusto y la línea es demasiado delgada. Pero el fútbol, que vive entre los extremos constantemente, hoy sí merece cada exageración cruel y bella.

El River vs Boca que hoy viviremos -y los futboleros neutrales disfrutaremos como nadie más – es la hipérbole perfecta del deporte más exagerado de todos. Hoy no importa si Arjona no escribe como Sabina. Hoy Arjona o Maluma se convertirá en el mejor poeta y artista del mundo si entre las 3 y las 6 de la tarde escuchamos sus canciones. Así de ridículamente maravilloso será lo que presenciaremos por Fox Sports esta tarde.

¿Ya le avisaste a tu corazón?

* Comunicador social – periodista, especialista en Periodismo digital.

juancardila@gmail.com

Contexto:

Así fue el primer episodio de la ‘Final del Mundo’ entre Boca y River

Con un cartagenero como protagonista se vivirá la ‘final de todos los tiempos’

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial