Con clara violación de los Estatutos, en el Colegio Mayor convocan elecciones

El Artículo 23 de los Estatutos del Colegio Mayor de Bolívar es claro en determinar que “cuando se presente la vacancia definitiva de algún miembro del Consejo Directivo sujeto a periodo, el rector de la institución convocará y organizará mediante resolución el proceso encaminado a la elección de los mismos, mínimo con dos meses de anticipación al vencimiento del mismo. Cuando la vacancia se origine por la terminación del periodo, el proceso de convocatoria para elegir o designar al miembro del Consejo Directivo, deberá iniciarse mínimo con dos meses de anticipación al vencimiento del mismo“.

El propósito de la norma ha sido explicado las veces en que se ha hablado de la necesidad de garantizar la más amplia, democrática e incluyente participación de los tres estamentos de la institución educativa en la elección de sus voceros ante el Consejo Directivo. Entre otras cosas, los dos meses que deben mediar entre la convocatoria y la escogencia de cada representante es para que los aspirantes den a conocer sus propuestas a la respectiva comunidad, y para que esta estudie con la debida atención las hojas de vida propuestas.

No obstante, violando flagrantemente la disposición estatutaria, que para todos en el Colegio Mayor de Bolívar tiene fuerza de Ley, la rectora Carmen Alvarado Utria convocó el pasado 16 de noviembre a los estudiantes y los docentes de la institución tecnológica para que elijan sus respectivos representantes, pero no para un día posterior al 15 de enero, que es cuando se cumplen los dos meses que de manera perentoria estipulan los Estatutos de la entidad, sino para el próximo 29 de noviembre, es decir apenas nueve días hábiles después de la convocatoria.

 

Conocidos los alcances de las Resoluciones 967 y 969, mediante las cuales son convocados los estudiantes y los docentes, respectivamente, en uno y otro estamento comenzaron a escucharse voces en contra de la evidente irregularidad.

En el caso de los docentes, las inquietudes se expresan con la debida reserva de los nombres de los quejosos, ya que la vinculación laboral o contractual de estos (sean trabajadores de planta, de medio tiempo o de tiempo completo; de cátedra u ocasionales), depende de la Rectoría.

En el caso de los estudiantes -sin embargo – varias de las voces sí se vienen escuchando en lugares públicos. De hecho, este portal pudo conocer que la inopinada violación a los estatutos del Colegio Mayor ya fue puesta en conocimiento de la Procuraduría General de la Nación, y que -en todo caso – “como los representantes del Ministerio Público en Bolívar no se destacan justamente por su celeridad“, como manifestó a este portal una fuente de la institución, “ya se interpuso una Acción de Tutela, con el fin de evitar un mayor daño a nuestra institucionalidad“.

En efecto, Revista Metro pudo establecer que el estudiante Carlos Pimentel Aguilar instauró una Acción de Tutela ante los Juzgados Civiles Municipales de Cartagena, recayendo su estudio -tras el debido reparto – en el Juzgado 4° Municipal de Adolescentes.

Invocando la protección a varios derechos fundamentales, entre ellos el debido proceso, el estudiante pide al juez que ordene revocar los cuestionados actos administrativos y se ordene el estricto cumplimiento de los estatutos.

Paralelamente, el Movimiento Estudiantil Democrático -MED-, que agrupa a los voceros de los alumnos de la institución, hizo llegar una carta al Consejo Directivo en la que solicitan revocar las cuestionadas resoluciones “ya que se está violando el Estatuto” y advierten que “si esta revocatoria no se llega a presentar se estaría actuando en contra de los valores y principios que están establecidos dentro de la misión institucional“.

Aclara la Rectoría

Luego de la expedición de las Resoluciones 967 y 969, mediante las cuales se convocaron a los estudiantes y los docentes del Colegio Mayor para que elijan a sus representantes en el Consejo Directivo, la Rectoría promulgó dos nuevos actos administrativos: los números 971 y 972, mediante los cuales aclaran los anteriores en lo relacionado con la fecha en que deben posesionarse los dos elegidos.

Lo curioso es que en los considerandos de la Resolución 972, la relacionada con los docentes, se cometió el error de señalar que “el artículo 18 del Estatuto General establece que el Representante de los Docentes de la Institución será elegido para un periodo de dos años” (SIC), cuando es el artículo 16 de la norma el que determina el periodo de los docentes, y este indica -además – que el periodo de estos es de tres años.

Además, se señala en la resolución aclaratoria que podrán participar en la votación “los docentes con matrícula vigente“, cuando es claro que quienes deben cumplir con el requisito de estar matriculados son los estudiantes.

Es claro que hubo un ‘corta y pega‘ y cometieron otro error, que no sería grave sino fuera porque es una muestra de la manera desorganizada con que se ha venido manejando este importante proceso“, advirtió una fuente de la administración del Colegio Mayor que por ocupar un cargo que depende de la Rectoría pidió reserva de su nombre.

¿Regreso al pasado?

Como quiera que las nuevas presuntas irregularidades no son las únicas que se han denunciado en los últimos días (leer ‘Elección de rector del Colegio Mayor de Bolívar, otra vez en medio de ‘ruidos’‘), y como varias de las inquietudes expresadas giran alrededor de la actuación de unos supuestos funcionarios (leer ‘Alcaldía y otras ‘ías’, a poner lupa a elección de nuevo rector del Colegio Mayor de Bolívar‘), lo que comienza a decirse es que lo que hoy sucede es similar a lo sucedido en noviembre de 2009, cuando, en vista de la serie de situaciones irregulares detectadas, la mayoría de los entonces miembros del Consejo Directivo, encabezados por la alcaldesa Judith Pinedo Flórez, se vieron obligados a abortar el proceso.

Aunque en su momento lo que se argumentó para no elegir rector es que los aspirantes (entre quienes figuraba la entonces rectora, Marcela Jiménez Mattos, quien llevaba 12 años en el cargo) no cumplían con el perfil exigido, lo que se supo es que la decisión se tomó para aclarar una serie de situaciones motivadas por la presencia en el Colegio Mayor de algunos actores políticos (leer ‘Consejo del Colegio Mayor de Bolívar se abstiene de elegir rector‘).

 

Otras entrevistas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial