¿Por qué no?

Por Rafael Vergara Navarro *

Ir al sur transitando por la Vía Perimetral de la Virgen invita a valorar la dimensión poblacional de la Zona Suroriental, su pobreza y miseria extrema, la informalidad, el ambiente degradado, el riesgo de inundación y la deficiente gobernanza. También su potencialidad y avances.

Conexión esencial del norte y el sur, diseñada para tener 14.2 kilómetros y bordear la Ciénaga de la Virgen, solo se construyeron 3.5 y urge terminarla para detener la tragedia anunciada de quienes sobreviven entre las aguas.

El relleno hidráulico realizado para la construcción de la vía tuvo como motivación, además de favorecer movilidad y conexión, frenar la continuidad de la invasión del espacio manglárico y generar espacios públicos.

La batalla se está perdiendo porque más allá de lo construido, invasores descarados siguen vendiendo las aguas y el riesgo como ‘suelo’ para que los ‘condenados de la tierra’ levanten su frágil vivienda. La informalidad e insalubridad, el hambre, los bajos niveles de identidad con el entorno y la ciudad, son el horizonte de los desplazados.

Partiendo del 7 de Agosto y San Francisco (Unidad Comunera de Gobierno No. 3), la Vía Perimetral estructura La María, La Esperanza, La Candelaria y Boston (Unidad Comunera de Gobierno No. 4); República del Líbano, Olaya sectores Rafael Núñez y 11 de Noviembre, Unidades Comuneras que concentran el mayor núcleo poblacional de la ciudad ―46 %― la cadena de barrios alrededor del Cerro de la Popa y orillas adentro de la Ciénaga.

Ante tan majestuoso frente de agua, la ventaja de la vía de acceso y movilidad contrasta con la evidente incultura ciudadana y la ausencia educativa y protectora del Estado: ‘zonas verdes’ que no son, paseo peatonal, ciclovía y luminarias destruidas, un ambiente degradado por la basura y malos olores.

El espacio actual de uso y apropiación para el deporte ―o lo que fuera diseñado como sitios de observación – en nada se diferencian del entorno precario de las viviendas y los barrios por donde se transita.

¿Es justo que ignoremos la crucifixión de un ecosistema, una inversión, y que la comunidad continúe sumida en la desesperanza, el abandono, en el más de lo mismo?

Existiendo espacio, ¿porqué en vez de peladeros no pueden existir canchas de fútbol, de béisbol o canchas múltiples para los jóvenes?

La inseguridad no es argumento para dejar de potenciar la creatividad construyendo una concha acústica, un área múltiple para las artes integradas al ejemplar Instituto Colombiano de Bienestar Familiar -ICBF – o al arborizado colegio Jorge Artel.

Propongo la ejecución de la reconstrucción asistida de los espacios de satisfacción social y de uso que en la actualidad muestran abandono e incapacidad.

¿Por qué en conjunto con el sector privado no impactar y cambiar el entorno de La Esperanza, Puerto de Pescadores y la vía?

Además de exigir el entierro de las redes eléctricas, propongo que el Estado haga presencia permanente y multidisciplinaria para mejorar la condición de vida transformando los códigos de relación informalidad-inseguridad con obras de calidad, empleo y paisajismo.

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial