Saber administrar la victoria

Por Juan Conrado Ovalle *

De los aspectos difíciles de administrar en diferentes actividades de la vida son las ‘victorias’, las cuales se reflejan una vez logrados los objetivos fijados, ya que obnubilarse y abusar o desconocer la existencia de otras fuerzas o actores estratégicos puede conducir a que los logros alcanzados sean muy efímeros y en poco tiempo los éxitos se conviertan en rechazo o derrotas impensables, sobre todo cuando se tratan de resultados políticos.

Hacemos la anterior reflexión al observar la postura que ha venido asumiendo el partido político Centro Democrático, cuya máxima expresión se manifestó en la ceremonia de posesión del presidente de la República Iván Duque Márquez, cuando el  senador y presidente del Congreso, Ernesto Macías, en su discurso, se vino lanza en ristre sobre los resultados de la gestión gubernamental del presidente saliente, Juan Manuel Santos Calderón.

Esa posición oficial del  Centro Democrático nos muestra una estrategia en la que cierto sector de dicho partido se mostrará como la línea dura o radical para que el presidente Duque Márquez salga como el moderador o apaciguador, dándole configuración a la táctica de “la zanahoria y el garrote”.

Consideramos que la postura del CD y la intervención del senador Macías fueron desafortunadas, en primer término debido al momento y el escenario donde se hicieron los planteamientos, dada la solemnidad del acto y la presencia de delegaciones internacionales, las cuales se llevaron una impresión de todo lo negativo de nuestro País. Nos hacemos dos preguntas, de las muchas que pueden surgir: ¿qué pensarían nuestros invitados internacionales  cuando nada menos que el presidente del Congreso colombiano cuestiona el papel de otra rama del poder, como la judicial, en sus más altas cortes?, y, ¿puede generar dicha postura confianza inversionista?

Por otra parte, vale señalar también, con resultados tan nefastos en los años de gobierno de Juan Manuel Santos, ¿dónde se encontraban o qué estaban haciendo los congresistas de la coalición de gobierno, que fueron los mismos que coadyuvaron al triunfo del actual presidente Iván Duque Márquez? Así las cosas, la enlodada por los resultados de la gestión de Santos también salpica a los legisladores de la llamada unidad nacional que hoy también han sido llamados como una montonera para configurar unas fuerzas mayoritarias en el Congreso y acompañen las iniciativas que presente el presidente entrante.

Al senador Macías durante su intervención también se le olvidó el rol que estaba jugando en ese momento, que era el de presidente del Congreso, donde concurren diferentes fuerzas políticas con visiones diversas y sobre todo con representaciones de las diferentes regiones del país. Como tal debió ser su comportamiento y no abusar de su investidura pasajera para expresar en su discurso opiniones exclusivas del partido bajo el cual obtuvo su curul.

Lo que se vislumbra en el ambiente es que al presidente Iván Duque Márquez le tocará afrontar un primer año de gobierno muy difícil, en el cual la primera gran tarea será poder materializar con hechos ese deseo de acercamiento y unión expresado en su discurso de posesión, ya que la gran oposición en ese sentido la va a encontrar en muchos miembros de su propio partido que consideran que con la victoria lograda solo sus posiciones son valederas, sometiendo a su antojo a las demás fuerzas políticas y de opinión.

Por otro lado, no sería de buen recibo para la ciudadanía, ni generaría confianza, que los organismos de control comenzando por la Contraloría General de la Nación quede en manos de alguien de las entrañas del gobierno, teniendo en cuenta que ya se anuncia en algunos círculos políticos que dicho cargo está reservado para José Félix Lafaurie, el actual presidente de Fedegán y esposo de la senadora del CD María Alejandra Cabal.

Señalamos lo inconveniente que sería dicha elección por parte del Congreso ya que en una columna de opinión titulada “Las lecciones de la Historia”, publicada en el diario El Universal de Cartagena el 29  de Julio de 2.018, Lafaurie Rivera manifestaba que “…con lo que no cuentan es con unas mayorías que se mostraron en el plebiscito y en las elecciones. Nuestro principal activo político es Iván Duque Márquez y vamos a defenderlo, sin tropelías ni montajes; desde la democracia, la opinión libre y la protesta pacífica…” Con estas declaraciones nos preguntamos: ¿de ser escogido como contralor general de la Nación a quién controlará?, ¿no será esta contundente manifestación un motivo de inhabilidad?

Aquí vale recordar la célebre frase de Lord Acton: “el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” *.

* Cuando Lord Acton habla de poder, hace referencia a algún tipo de bien que pueda conllevar al corrompimiento del ser.

* Ingeniero industrial, docente universitario y consultor empresarial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial