Los ‘ruidosos’ trinos del abogado Neil Fortich y su ‘comedida’ solicitud de rectificación

El pasado 4 de agosto, cuando en virtud de la Ley 918 de 2004 se celebraba en todo el país el Día del Periodista y el Comunicador, el expersonero y docente universitario Neil Fortich Rodelo le pidió al director de Revista Metro, Carlos Ardila González, adelantar un debate sobre ética periodística, ya que, en su concepto, “en una nota publicada por su portal (…) hace falsos señalamientos en mi contra”, olvidando “los límites que tiene el ejercicio del periodismo, los cuales precisé en su momento“.

Se refería el conocido abogado a la nota titulada ‘Suspensión de la elección de un nuevo contralor, ¿consecuencia de una puja política?‘, en la cual se informó que, de acuerdo con diversas fuentes, “la jueza Tercera Administrativa del Circuito de Cartagena podría ser acusada ante la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura porque, supuestamente, debió declararse impedida para decidir sobre la acción impetrada por su manifiesta amistad con uno de los demandantes, y no solo lo hizo sino que -además – ordenó la suspensión de la escogencia del contralor apenas horas antes de la realización de la misma (…)

Se dijo igualmente en dicha nota que, para una de las fuentes consultadas, “se trata de una puja política (…) que lamentablemente podría traer como resultado que ocurra lo mismo, guardadas las proporciones, que con el concurso de curadores urbanos“, y se indicó también que “lo que en corrillos políticos y a través de las redes sociales algunos ciudadanos aseguran es que el esposo de la jueza de tutela, Albeiro Morales Ordóñez, fue jefe de la Oficina de Apoyo Logístico de la Alcaldía gracias al respaldo del asesor de la veeduría ciudadana Control Visible, Neil Fortich Rodelo, uno de los más visibles críticos del proceso que cursa en el Concejo para elegir al contralor de Cartagena y denunciante público del mismo“.

Por lo que manifestó en varios de mensajes de texto, vía WhatsApp, así como en decenas de trinos, a Fortich Rodelo no le gustó -en absoluto – que se informara que el esposo de la jueza de tutela había llegado a un importante cargo del Distrito gracias a su respaldo. “Usted sabe claramente que Albeiro Morales no me representó en el Gobierno de Primero la Gente“, expresó el abogado; “usted sabe que una de las fuentes que consultó es el padrino político de Albeiro Morales y no yo“.

Por lo que califica como “una falacia para descalificarlo“, Fortich acusa a Ardila González de haber violado “no solo la ética y principios que rigen su profesión, sino el derecho fundamental a los lectores de recibir una noticia veraz“.

Y posteriormente, luego del envío de otros mensajes en los que, entre otras cosas, manifestó estar listo “para dar mi versión sobre su parcializada nota” y estar atento “a su llamada o e-mail para dar respuesta a sus preguntas“, optó por enviar un oficio en el cual, tras insistir en que en la citada nota “se afirmaron hechos que no corresponden a la realidad, desconociendo en consecuencia, los principios que rigen el ejercicio del periodismo; entre otros, la imparcialidad, veracidad, responsabilidad, exactitud y ética“, reitera que “es absolutamente falso que el señor Albeiro Morales Ordoñez ‘fue jefe de la Oficina Asesora Jurídica gracias al respaldo del asesor de la veeduría ciudadana Control Visible‘, pues el señor Morales Ordoñez fue nombrado en esa posición con el respaldo del exconcejal Ronald Fortich Rodelo, hecho que es de público conocimiento por la clase política cartagenera y la administración distrital“.

Según Fortich, “sí es cierto que tuve una amistad con el señor Albeiro Morales (…), pero él se alejó de mí, supongo, desde el momento en que decidí ejercer control ciudadano al gobierno del exalcalde Manuel Vicente Duque“.

Con respecto al supuesto impedimento de la jueza por ser la esposa de un exfuncionario del Distrito amigo o examigo suyo, el abogado aclaró que “las inhabilidades, incompatibilidades e impedimentos son taxativos“, y como él no fue el demandante ni el apoderado de este “ese supuesto hecho no está llamado a prosperar toda vez que la situación no configura ninguna de las causales de impedimentos estatuidas en el artículo 141 del Código General del Proceso“.

Pero si se llega al terreno de lo ético, advirtió, habría que mirar también hacia el Concejo, donde -según él – hay varios casos que sí podrían configurar un claro impedimento. “No entiendo cómo el concejal Óscar Marín Villaba cuestiona con suspicacia la decisión de la juez, cuando él está impedido para actuar en el proceso de selección y elección del contralor distrital ya que, según su propia versión, tiene procesos de responsabilidad fiscal activos en la Contraloría Distrital de Cartagena“, señaló como ejemplo.

Los concejales alardean ante la opinión pública que el proceso se adelantó con el acatamiento de la ley y que el mismo ha contado con el acompañamiento de los entes de control, pero lo que no han informado es que ya la Procuraduría Regional de Bolívar abrió indagación preliminar (…) precisamente por presuntas irregularidades en el tan mencionado proceso“, informó igualmente en su oficio.

Sobre el papel de la veeduría ciudadana que asesora, Fortich manifiestó que “la brújula de Control Visible es la defensa del interés general. En Cartagena tenemos que acostumbrarnos a hacer bien las cosas, por eso nos ratificamos en los tres cuestionamientos realizados al proceso de selección y elección del Contralor Distrital de Cartagena y adelantaremos todas las acciones jurídicas encaminadas a demostrar que el mismo se adelantó violando el ordenamiento jurídico“.

 

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial