Desde el mismo instante en que fue elegido como nuevo presidente de la República, Iván Duque Márquez le apostó al permanente envío de mensajes de unidad y reconciliación a todos los colombianos.

El pasado domingo, durante una entrevista concedida al diario El Tiempo, Duque aprovechó para invitar a todos los colombianos a suscribir “un pacto para superar las diferencias” y, tras asegurar que como presidente tenía el deber de “lograr que todos empujemos como país en una misma dirección“, se mostró dispuesto a “construir sobre las cosas que nos unen y no quedarnos en el torbellino de lo que nos divide“.

Y ese llamado a trabajar de manera mancomunada por el país, sin confrontaciones, deseos de venganza ni revanchismos, lo ratificó en varias oportunidades durante su discurso de posesión ayer en la Plaza de Bolívar, en Bogotá, donde juró cumplir y hacer cumplir la Constitución y la Ley teniendo como testigos, entre otros, a representantes de las ramas del poder, autoridades civiles, militares y religiosas y la comunidad internacional.

Ante estos, como corresponde a quien deberá regir los destinos de todo el país y no solo orientar el rumbo de una determinada colectividad, el nuevo mandatario de los colombianos manifestó que representa a una generación “llamada a gobernar libre de odios, de revanchas, de mezquindades“, prometió que gobernará a Colombia “con el espíritu de construir, nunca de destruir” y exhortó a todas las fuerzas vivas a construir “un gran pacto por Colombia, a que construyamos país, a que construyamos futuro y a que por encima de las diferencias estén las cosas que nos unen“.

Pero el expresado deseo de reconciliación del nuevo mandatario chocó de frente con el discurso beligerante e incendiario del presidente del Congreso, Ernesto Macías Tovar, quien no solo dedicó la mayor parte de su intervención a “rendirle el más sentido homenaje al expresidente Álvaro Uribe Vélez, por su grandeza“, y por “haber salvado a Colombia de la inviabilidad“, según dijo, sino además a recitar un memorial de agravios contra el saliente Gobierno.

Asimismo, en un claro mensaje a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Macías Tovar pidió celeridad para las investigaciones que se adelantan sobre varios de los más sonados casos de corrupción, como el desfalco de Reficar, el robo al Sena y los sobornos de Odebrecht, pero se abstuvo de mencionar el proceso que cursa en la Alta Corte contra el expresidente y actual senador Álvaro Uribe Vélez.

Por el contrario, en una encubierta advertencia, el presidente del Senado manifestó que los partidos de la coalición de Gobierno deberán impulsar una reforma a la justicia, ya que “los colombianos esperan ver a sus jueces pronunciándose estrictamente en derecho“.

En general, el discurso de Macías fue una ampliación de un aviso publicado en varios medios impresos del país, pagado por el partido Centro Democrático, en los cuales se afirma que la herencia del expresidente Juan Manuel Santos fue un país “nadando en coca y en problemas de drogadicción; sin desarrollo social; con su economía deteriorada y saturada de impuestos; sin la revolución de la infraestructura prometida; con la salud en cuidados intensivos; con mayor burocracia; corrupción y derroche; en manos del crimen organizado y con otra imagen“.

Y aunque un detallado análisis del especializado portal La Silla Vacía estableció que de 42 de las afirmaciones del uribismo solo 16 eran ciertas, “incluyendo nueve con salvedades significativas“, y que había numerosos datos debatibles, exagerados, apresurados, inchequeables, engañosos y falsos, Macías los repitió, uno a uno, y las palabras de este fueron repetidas, a su vez, por las redes sociales, por decenas de reconocidos simpatizantes del senador Uribe.

Como era de esperarse, a medida en que se iba conociendo el tono del discurso del polémico presidente del Senado, por las redes sociales iban conociéndose, también, las reacciones de analistas, líderes de opinión, periodistas y dirigentes políticos de diferentes partidos.

Uno de los primeros en expresar su opinión a través de su cuenta en Twitter fue el escritor y columnista Héctor Abad Faciolince, quien al escuchar las primeras frases de Macías preguntó: “¿Habrá un imbécil más grande que este tipo Macías?“; minutos después, luego de que el dirigente uribista se explayara en elogios a su jefe político, trinó: “El de ese tipo Macías es un discurso ridículo, mentiroso, inoportuno, y además largo. Un bruto en la presidencia del Senado. ¡Viento, llévate sus hojas!“, y más tarde, cuando el senador concluyó su inopinado memorial de agravios, tuiteó: “Un discurso de odio, el de este tipo Matías, desafortunado e idiota. Vergüenza que ese ignorante sea el presidente del Senado“.

También opinó sobre el hecho el escritor y columnista Daniel Samper Ospina, quien cree que “en la historia de Colombia jamás se había oído un discurso tan ordinario, mezquino y bajo de talla como el que acaba de leer Ernesto Macías: qué vergüenza que una persona de tan pocos quilates intelectuales ocupe la presidencia del Senado“.

Y lo hizo Camila Zuluaga, periodista de la W-Radio, quien publicó en la red social: “Que le quedé clarito al presidente Duque que a su partido no le gustó ni cinco que dijera que iba a gobernar sin revanchismos y sin espejo retrovisor. El lamentable discurso del presidente del Senado muestra que lo que quiere el Centro Democrático es venganza“.

Y también otra conocida periodista: Mábel Lara, quien, refiriéndose al cuestionado discurso, trinó: “La oposición de Iván Duque está en su propio partido. El presidente del Congreso le roba el show al nuevo mandatario con un discurso incendiario, desafortunado“.

Por su parte, el senador Iván Cepeda, conocido contradictor del uribismo, tuiteó: “sectario y mentiroso el discurso del presidente del Senado, Ernesto Macías. Dudo que nos brinde garantías para ejercer la oposición. Su mediocridad contrastó con el discurso del presidente Duque, quien invitó a un diálogo constructivo. Esperamos que cumpla ese propósito“.

Un exsenador: Carlos Fernando Galán, también opinó sobre las palabras del presidente del Congreso. “Para que los colombianos que no votamos por él creamos el discurso de reconciliación de Duque, el presidente debe desmarcarse de la actitud mezquina y camorrera de Macías y sus similares“, publicó el dirigente político en su cuenta en Twitter; “Increíble este discurso del presidente del Congreso, Ernesto Macías. Dicen que quieren reconciliar al país y salen con esto?

El abogado y columnista Ramiro Bejarano trinó: “Del grotesco discurso de Ernesto Macias ha pasado inadvertido su pedido a Duque para que remueva la totalidad de la cúpula militar. La cabeza del senado invadiendo la órbita del ejecutivo. ¿A la medida de quién necesitan una nueva cúpula? ¿Torpeza o cumpliendo órdenes del Ubérrimo?

El exsenador John Sudarsky‏ publicó por su parte: “Lo que más me preocupa del discurso de Macías es que envalentona a uribistas a perder toda mesura. Y comienza desde ya un ambiente de zozobra e irrespeto por los demás. Si ya se habían acallado los petristas, ahora salen estos más cínicos y mentirosos. Pésimo servicio a Iván Duque“.

En Cartagena, el conocido empresario Ramón del Castillo Restrepo trinó: “El presidente del Congreso carga un manojo de odios y mentiras; ‘no hay peor mentira que la verdad incompleta’; se inició como contradictor de la política de Duque; difícil gobernar con Macías y otros por el estilo“.

Y hasta el excandidato presidencial Sergio Fajardo Valderrama, quien normalmente no opina o no responde sobre temas espinosos, se refirió al cuestionado discurso del político uribista señalando que “El presidente del Senado nos dio hoy una burda y vergonzosa lección de beligerancia y resentimiento. Ilustró a la perfección el sentido de la polarización que proponen y le dañó la fiesta al presidente Duque. Toda una pesadilla el señor Macías“.

En otros escenarios, el debate giró alrededor de si las palabras de Macías fueron consultadas o no con el presidente electo, o con Álvaro Uribe, o con sus copartidarios, o con todos ellos, y la conclusión de varios analistas, tras conocerse que mientras la vicepresidente Martha Lucía Ramírez le había dado un virtual jalón de orejas al senador por sus impertinencias la bancada del Centro Democrático había celebrado las ocurrencias del presidente del Senado, es que Iván Duque no conocía con antelación el contenido del discurso del congresista, pero Uribe y sus conmilitones sí (Vea Informe periódistico de Noticias Uno).

 

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial