Que la ponencia del magistrado del Consejo Nacional Electoral -CNE – Luis Bernardo Franco, en el que pedía no declarar la elección de Antanas Mockus porque supuestamente este inscribió su candidatura al Senado estando inhabilitado, fuera votada favorablemente solo por el consejero ponente y su colega Felipe García, mientras que los restantes magistrados presentes: Idayris Yolima Carrillo, Alexánder Vega, Héctor Elí Rojas, Ángela HernándezGloria Inés Gómez y Armando Novoa, la rechazaran de plano, produjo toda suerte de reacciones en el país.

Para muchos analistas la sorpresa fue mayúscula, ya que la mayoría de los miembros del CNE, avalados por los partidos y movimientos con asiento en el Congreso, generalmente toma decisiones en pro de los intereses de sus padrinos políticos y en contra de los sectores minoritarios, y en esta oportunidad seis consejeros dieron vía libre a la posesión como senador no solo a un reconocido miembro de estos sino -además – un dirigente al que la opinión pública considera un símbolo de la pulcritud y la anticorrupción.

Como lo informó en su momento este portal, votaron a favor de que a Mockus se le revocara su inscripción como candidato y en consecuencia se le impidiera su posesión como senador de la República: Luis Bernardo Franco Ramírez, quien pertenece a La U, y Felipe García Echeverri, del Centro Democrático.

Mientras tanto, optaron por mantener la elección del exalcalde de Bogotá: Idayris Yolima Carrillo, quien pertenece a Cambio Radical; Alexander Vega Rocha, quien es del Partido de la U, llegó al CNE apadrinado por los entonces senadores Musa Besaile y Bernardo ‘Ñoño’ Elías y hoy es ‘ahijado político’ de Roy Barreras; Héctor Elí Rojas, un reconocido miembro del Partido Liberal; Ángela Hernández Sandoval, quien pertenece al Partido Conservador y es ahijada política del exprocurador Alejandro Ordóñez; Gloria Inés Gómez Ramírez, una conservadora que llegó al CNE de la mano del Centro Democrático; y Armando Novoa García, quienes representante del Polo (Democrático Alternativo ) y de la Alianza Verde.

Y Emiliano Rivera Bravo, quien al parecer por encontrarse enfermo no asistió a la sesión de ayer, pertenece al Partido Liberal.

Como se sabe, los dirigentes de los congresistas de La U, Cambio Radical, Conservador y Liberal ya se encuentran firmes en la coalición del gobierno que presidirá desde el próximo 7 de agosto Iván Duque Márquez, del Centro Democrático. Y en la otra orilla, por lo que se prevé, estarán a partir de este 20 de julio los senadores y representantes del Partido Alianza Verde, que avaló la candidatura de Antanas Mockus.

Pero la sorpresa fue aún mayor, según se desprende de los comentarios en las redes sociales de numerosos cibernautas, porque la presión en contra de la posesión de Mockus provino de sectores tradicionalmente con gran poder tanto en lo político como en lo judicial.

Horas antes de que se decidiera el futuro del senador electo, los abogados Abelardo de la Espriella, Karen Juris y Daniel Peñaredonda (de la firma ‘De La Espriella Lawyers Enterprise), Iván Cancino y Francisco Bernate les pidieron a los consejeros del CNE votar a favor de la ponencia que decretaba la nulidad de la inscripción de Mockus porque, según ellos, es claro que “haber contratado con el Estado seis meses antes de las elecciones es un asunto que no se puede ignorar”.

Otra cosa -sin embargo – opinó el abogado Rodrigo Uprimny, para quien Mockus no está inhabilitado ya que”el Consejo de Estado ha señalado claramente que para que se configure la inhabilidad es necesario que se ‘pruebe la participación del demandado en diligencias conduscentes al logro de un negocio con entidad pública’“.

Lo que viene

De acuerdo con el reglamento del CNE, cuando una ponencia es rechazada por al menos seis de sus nueve miembros, el consejero que en orden alfabético le siga al ponente, siempre y cuando haya votado en contra, deberá elaborar una ponencia con el sentido contrario y citar a una nueva audiencia para tomar una decisión definitiva.

Quien le sigue a Luis Bernardo Franco -en orden alfabético – es Felipe García, pero como este votó a favor de la ponencia, la responsabilidad de dar luz verde a la posesión de Mockus estará en cabeza de la magistrada Gloria Inés Gómez.

Los denunciantes

Quienes estuvieron a punto de lograr que el segundo senador más votado del pais durante las pasadas elecciones legislativas no pudiera posesionarse fueron, inicialmente, los abogados Víctor Velásquez Reyes y Eduardo Padilla Hernández, a quienes posteriormente se sumó el también profesional del Derecho José Manuel Abuchaibe.

Víctor Velásquez Reyes, tras aspirar varias veces al Senado: primero por los desaparecidos partidos Colombia Viva, PIN y Opción Ciudadana, llegó al Congreso por el partido de La U, en reemplazo de Habib Merheg, a quien la Corte Suprema de Justicia vinculó a un proceso por parapolítica. En mayo de 2010, en plena campaña presidencial, en declaraciones a varios medios de comunicación, Velásquez manifestó refiriéndose a Mockus que “una persona que se baje los pantalones en público, que confiese con toda tranquilidad haber consumido marihuana, que le lance agua en la cara a otra persona y que afirme no tener espacio para lo religioso, no puede ser presidente de Colombia” (leer ‘De la ignorancia a la exclusión social: las leyes de Velásquez Reyes‘).

Eduardo Padilla Hernández aspiró sin éxito a se magistrado de la Corte Constitucional así como al Senado de la República y al Concejo de Bogotá. En estas aspiraciones contó con el aval del también desaparecido partido Alas Equipo Colombia. Padilla ha mojado prensa -además – porque al parecer es copropietario de la IPS Funtierra Rehabilitación, vinculada por la Contraloría y la Procuraduría al llamado Cartel de la Salud de Córdoba (leer ‘Nuevas pistas del “cartel de la salud” en Córdoba‘).

Y José Manuel Abuchaibe es “reconocido en La Guajira por su cercanía con los exgobernadores Jorge Eliecer Ballesteros Bernier, Francisco ‘Kiko’ Gómez y Oneida Pinto (…). A Ballesteros y a Pinto los ha representado jurídicamente en varios procesos contra la administración pública. En sus redes sociales, Abuchaibe ha manifestado su admiración, amistad y familiaridad con el exgobernador de la Guajira condenado por tres homicidios ‘Kiko’ Gómez. En sus publicaciones lo exculpa de los delitos y antepone la voluntad y el apoyo popular a las decisiones judiciales” (leer ‘¿Quién es el abogado que le quiere quitar la curul a Mockus?‘).

 

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial