Carlos Almanza, abogado y docente universitario:

“La nota en redes del periodista Germán Teherán, donde aparece la foto en vestido de baño de una funcionaria del Distrito, me parece desafortunada, y sospechosamente creo que es un desagradable intento de lesionar la privacidad, la intimidad y la dignidad de la funcionaria distrital. Me pregunto: ¿para el contexto de la noticia había necesidad de dar a conocer a la ciudadanía una foto que nada tiene que ver con el hecho informado?, ¿es justificable publicar información de carácter íntimo que nada tiene que ver con la función pública? Yo considero que aquí el periodista tiene el deber de justificar ante la opinión pública, si es que puede hacerlo, si era necesario violar el derecho a la intimidad y la privacidad de la funcionaria, con una foto fuera de contexto, y que solo alimenta irresponsablemente el morbo social. Ella tiene todo el derecho de acudir a los instrumentos legales para que se resarza cualquier daño moral que se le ha infringido, como persona y como mujer, con esa desafortunada publicación”.

Anthony Sampayo, abogado y docente universtario:

“La verdad, considero que es algo que desdice mucho del profesionalismo y seriedad de la información que pudiera estar trasmitiéndose. Es algo totalmente descontextualizado y pudiera estar dejando un tufillo de amarillismo que resta credibilidad ante un tema político que debe revestir toda la seriedad del caso. La indignación y el reclamo, tanto de la directamente afectada como de hombres y mujeres que se han solidarizado con esta, son justos y comprensibles”.

Olga Espitia, administradora de empresas y activista social:

“Mi opinión sobre el asunto va orientada en tres aspectos: primero, el profesionalismo, el deber de informar objetiva, veraz e imparcialmente debe imperar en el ejercicio y el trabajo de periodistas y comunicadores. Segundo, dos derechos que a su vez representan importantes valores que priman: uno, el respeto hacia los demás (indistintamente de su condición o situación). Dos, la dignidad de todo ser; los profesionales de medios deben caracterizarse por su seriedad, credibilidad; es una regla el no cruzar la delgada línea que deriva en ataques de índole personal, sarcasmos, burlas, exposiciones que atenten contra el buen nombre, reputación e imagen de la persona. Y tercero, el profesional de medios, al publicar la nota, noticia, anuncio o simplemente una fotografía debe complementar visualmente e ilustrar en asociación o referencia de identificar físicamente al personaje que protagoniza la noticia, para eso solo basta una foto tipo documento del rostro, no requiere más”.

Fany Pachón, activista social y defensora de los Derechos Humanos:

“En Cartagena algunos medios de comunicación pretenden muchas veces ser jueces y hacerse protagonistas de los hechos que se presentan en la ciudad, cosa totalmente reprochable que deja en entredicho el profesionalismo de algunos, como es el caso del ‘profesional’ Germán Teherán, quien arremete contra la funcionaria Diana Pereira de forma que tajantemente reprocho, ya que es una conducta machista, discriminadora y abusiva. Por ningún motivo se debe permitir ese tipo de conductas. Expreso mi repudio total, como feminista y defensora de los derechos humanos, a este tipo de ‘noticias raspacucharas’ que están echando raíces en Cartagena”.

Óscar Brieva, analista político y empresario:

“Me solidarizo con la funcionaria Diana Pereira y le pido respetuosamente al periodista Germán Teherán que acoja la clara solicitud hecha por la dirigente feminista Rubiela Valderrama, en el sentido de admitir el error que cometió y presentar excusas a la funcionaria agraviada”.

Viviana Miranda, comunicadora social y dirigente política:

“Pienso que no solo fue desacertada la publicación de la foto sino irrespetuosa, fuera de contexto. Es una evidente cosificación de la mujer. El periodista le debe unas disculpas públicas a la agredida”.

Miltha Quijano, profesional de la Salud y activista social:

“De verdad, cuando leí la noticia, me dio mucha rabia con el periodista y a la vez mucho dolor porque en Colombia se esté manejando de forma tan poco profesional cierto tipo de periodismo. Por eso es que ya nadie cree en ciertas publicaciones periodísticas. De verdad: qué desatino, publicar unas fotos que nada tienen que ver con el tema a tratar; aparte de que todos tenemos derecho a la privacidad”.

Blanca Sabagh, defensora de los Derechos Humanos:

“Aunque no he podido conocer todos los pormenores del caso, a nivel general debo decir que los periodistas deben guardar la ética en todo momento y no caer en el amarillismo en aras de aumentar sus seguidores. Si bien los funcionarios y servidores públicos están expuestos al escarnio de todos, hay que guardar el respeto a su vida personal. Así mismo, los funcionarios deben ser coherentes en su comportamiento tanto privado como público ya que son la imagen de la entidad que representan”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial