La maquinaria: todos se zambullen por el botín

Por Eduardo Arellano González *

Son absolutamente creíbles y al tiempo repugnantes todos los actos y componendas que hace la clase politiquera dominante en Colombia para perdurar en el control y aseguramiento de sus intereses económicos, por encima del interés general de la sociedad colombiana.

Y expongo un parangón definiendo las similitudes existentes en sus actos con términos y definiciones que ellos han pretendido acomodar a sus bajos procedimientos, miremos:

MAQUINARIA (Ing. Mecánica – Clúster): Conjunto de máquinas que se usan para un fin determinado. –  Conjunto de piezas que componen un mecanismo y que sirven para poner en funcionamiento un aparato.    

La ‘MAQUINARIA’ (politiquería) la he definido para este artículo como: conjunto de individuos organizados y con programas PLANEADOS para actuar dentro de un núcleo social quebrantando y destruido progresivamente, en años, por el abandono gubernamental; los integrantes de la ‘MAQUINARIA’, que entienden en profundidad la problemática de los núcleos sociales, buscan a cualquier precio obtener beneficio económico y, a través de modalidades incuratus, imponen los controles en estos núcleos sociales para que les ‘trabajen’ por exiguas cantidades de dinero y les permita poner en funcionamiento un aparato para efectuar actos de corrupción y, el atropello de las esperanzas de una población o nación.

La historia retropróxima de nuestra nación, mirada desde el vértice de los métodos para la creación de riqueza, es catastrófica como PENOSA y, está llena de eventos medibles y entregables, si es necesario hacerlo. Es evidente que en Colombia el afán por el enriquecimiento material – económico se volvió un fanatismo descontrolado desde tiempos postrecientes, en el hoy presente e igual se vislumbra en el cercano futuro; el objetivo de obtener la riqueza económica, el tener dinero rápido, es decidida y sin reglas.

Se ha generalizado la creación de conceptos no demostrables; nuevos significados de la Moral, e intenciones dolosas que dejan enseñanzas indelebles y que se arraigan en la memoria colectiva, enseñanzas sin valor por ser generadas y fundamentadas en asociaciones oportunistas con reglas y motu proprio amañadas; todas, en mi concepto, nacidas por la desigualdades existentes en nuestra Colombia, desigualdades tales como: educativa, social, territorial, entre otras. En este punto aparece la pobreza, la indigencia, la mendicidad colectiva, que empujan a los afectados a la cuasi justificada aptitud personal de vender su moral, su estómago hambriento, su sustento diario, para obtener su ingreso monetario.

Aquí, paralelo a la condición que padecen los afectados, irrumpen en este estadio de condiciones subnormales los grupos de individuos organizados y programados para actuar dentro del seno o núcleo social que se ha venido afectando progresivamente en el transcurso de los años; ellos, que entienden en profundidad su problemática, buscan a cualquier precio obtener sus servicios y, a través de modalidades acertadas, utilizan a estos individuos para que por exiguas cantidades de dinero ‘trabajen’ para ellos; entonces se vuelve un círculo perverso que gira entre las necesidades económicas de los afectados y el ‘negocio’ de los organizados. Se conforma el delito.

Estamos inmersos en la cultura del enriquecimiento a cualquier precio cuyo objetivo final, en términos generales, es buscar y crear; mantener y controlar para desinformar, justificar ‘legalmente’ los propósitos delictivos, y tener previamente un resultado concertado para enriquecerse a cualquier precio. Entre otros, son actores de este panorama, los cabezas o líderes de las organizaciones políticas que pagan por obtener votos, que se asocian para establecer amistades ‘productivas’ con jueces, magistrados, ministros, gobernadores, alcaldes, jefes de departamentos, presidentes, etc.

Debemos tener presente que esta conducta, tipificada en actos de asociación para favorecimiento propio en detrimento de las necesidades de las mayorías, se ha hecho evidente en todo el desarrollo de las acciones de quienes a cualquier precio, como fue el caso de la elecciones atípicas de Cartagena de Indias, llevaron al señor Anqonio Quinto Guerra a ser ‘elegido’ alcalde de Cartagena-  .ACTOS DE LA MAQUINARIA

Se Cumplió La Jugada Maestra de Quinto Guerra

En mi escrito ‘LA JUGADA MAESTRA’ menciono:volviendo al análisis de todo el proceso histórico reciente, alrededor de la insistencia y rutina accionante de los gremios y partidos políticos disimiles, se palpa la trama, (léase confabulación o conspiración que se lleva a cabo con el propósito de dañar o perjudicar a alguien; disponer algo para una finalidad propia), y se palpa porque, si bien es cierto que el candidato conservador puede ser destituido (en el evento de ser elegido alcalde), también es cierto que los integrantes de este grupo político – gremial saben queentonces, acogiéndose a la Ley 768 de 2002, en su artículo 10, pueden conseguir el nombramiento de un nuevo alcalde de su mismo partido político y, entonces, pueden continuar con su propósito de apoderarse, en derecho, de las arcas de Cartagena de indias. Es decir, ellos están dentro de una Jugada Maestra, de resultados legales, a partir de un artificio jurídico inaceptable, y con malas intenciones”.

Todos se Zambullen por EL BOTIN

En esta activa campaña por la Presidencia de la República de Colombia también se puede palpar la cultura del enriquecimiento a cualquier precio: la Maquinaria (leer definición) se ha activado con toda su potencia con la participación de personas y grupos de partidos políticos disimiles (léase como: diferentes, distintos, desiguales, peculiares, contradictorios, opuestos, diversos, dispares o variados), reunidos, asociados, y concertados, para convenir un pacto como sociedad incoherente de principios pero afín en su objetivo final y, obtener o conseguir por conveniencias, la elección de un candidato. Todos se zambullen por EL BOTÍN, fieles a su filosofía de la falsa cultural del enriquecimiento a cualquier precio sin importarles la verdadera razón de la política democrática y honesta por el favorecimiento de las personas que hacen parte de esta nación de Colombia.

Conceptos POLITIQUEROS de LA MAQUINARIA

Debemos levantar nuestra voz y nuestras voluntades para frenar los actos abominables y sucios que la clase politiquera de Colombia está dejando en la memoria de nuestros hijos, que serán los nuevos ciudadanos del futuro próximo, las cuales son enseñanzas indelebles y que se arraigan en la memoria colectiva, enseñanzas sin valor por ser generadas y fundamentadas en asociaciones oportunistas con reglas y motu proprio en perjuicio de las mayorías

Hoy vemos asociarse en rápida decisión de bajos y sucios intereses comunes, ‘personalidades del Estado’ que conforman los partidos políticos con la rampante avaricia que incluye ‘EL TODO VALE’ que tantas veces ha denunciado ANTANAS MOCKUS. Si los jóvenes y niños de esta década perciben esta “técnica asociativa dolosa” que rompe contra todas las líneas de la razón y la moralidad, más tarde ellos argumentando “esta técnica” pueden hacer y repetirla en cualquier campo de su desarrollo personal y durante toda su vida ciudadana. ¡Qué vaina tener que escribir estas notas, pero son NECESARIAS!

En conclusión, propongo que desde la provincia SALVEMOS a nuestras juventudes, dándoles las bases morales y las enseñanzas básicas elementales de la decencia, del enfrentamiento ideológico sano, actuando siempre en concordancia y coherentes en acción y pensamiento para entregar y ayudar a nuestros paisanos.

Rechazo desde este medio las conductas sucias de los actuales líderes de COLOMBIA, que están asociándose para hurtar, robar, mentir, destruir, negar y burlar la democracia, la vida y el interés general de nuestra nación.

* Ingeniero electromecánico, especialista en eficiencia energética y dirigente cívico.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial