El voto en blanco que hizo trizas una coalición

Por Danilo Contreras Guzmán *

El voto en blanco es una herramienta poderosa de la democracia, al punto que José Saramago la ha elevado al rango de nudo literario de su llamativa obra ‘El elogio de la lucidez’.

danilo-contrerasEn uno de sus apartes ese renombrado autor escribió: “el voto en blanco es una manifestación tan destructiva como la otra. O de lucidez, dijo el ministro de justicia. Qué, preguntó el ministro del Interior creyendo haber oído mal. Digo que el voto en blanco puede ser apreciado como una manifestación de lucidez por parte de quien lo ha usado”.

Sin embargo, ya en el prosaico pantanal de la política, el voto en blanco amerita un análisis más detallado. Mi primera impresión es que, sin duda, es un ejercicio de la libertad en democracia, sobre todo en el caso de que las opciones por las cuales se puede votar sean deleznables. Contrario sensu, cuando existen opciones racionales y susceptibles de ser defendidas con argumentos, el voto en blanco podría revelar otro tipo de motivaciones y probablemente pasiones inconfesables.

Por estos días de turbulencias electorales, los destacados dirigentes Sergio Fajardo y Jorge Enrique Robledo, que hacen parte de la denominada Coalición Colombia que tanto éxito recogió en los pasados comicios y que se proyectaba como un nuevo partido alternativo en el árido panorama del viejo régimen de corrupción y de guerra que intenta seguir imponiéndose en la nación, han generado una grave división, pues siendo dos de sus más prestantes directivos, anuncian un aséptico voto en blanco, mientras las bases parecen inclinase a hacia una de las dos tendencias políticas que siguen en juego. Dice el comunicado del Polo Democrático que el partido votará a Petro, con la salvedad del sector del Moir que lidera Jorge Robledo que se define por el voto en blanco. Eso en términos prácticos es una profunda división. Igual ocurre con Fajardo en cuyas huestes abundan los militantes que encuentran en las opciones de Duque o de Petro una salida racional a los problemas del país. Su argumento reafirma su carácter tibio que tanto se reivindica hoy.

Lo que sí está claro es que el voto en blanco le sirve a alguien en la coyuntura, pues solo hay dos candidatos. No dudo que a quien menos le sirve el voto en blanco de estos dos importantes dirigentes nacionales es al candidato que necesita crecer y desde luego favorece al candidato que logre atraer el voto mecánico de las maquinarias de los partidos tradicionales y que tiene en la actualidad mejores guarismos. El voto en blanco de Fajardo y Robledo no se pierde, por el contrario, lo capitaliza quien con los votos del domingo está ganando.

La Nación se enfrenta a un dilema trascendental. El hecho central de la historia moderna del país, nos guste o no, es que hemos iniciado un camino de trocha hacia la conquista de la paz con el imperfecto acuerdo del Teatro Colón. De la decisión de cada colombiano depende si recorremos ese sendero hacia el futuro o si regresamos al pasado del régimen del que habló Álvaro Gómez Hurtado.

* Abogado especialista en Derecho Administrativo y candidato a Maestría en Derecho con énfasis en Derecho Público.

 

1 Comment

  1. Gonzalo Bermudez dice:

    En el movimiento estudiantil de los años 70, en la Universidad Nacional se ganó una batalla para el movimiento estudiantil al conquistar el derecho para los estudiantes de elegir represententantes en el Consejo Superior Universitario, en el que el Gonierno nacional imponía su voluntad a través del Ministro de Educación y de la representación de otras fuerzas retardatarias. La Junentud Patriótica, sección estudiantil del Moir, ganó las elecciones junto a la Base Estudiantil, bajo la premisa de que existía un RESQUICIO DEMOCRATICO en la conformación del Consejo Universtario. Hoy en día, frente a la disyuntiva entre Duque y Petro, esta premisa retoma validez: aunque Petro no es un candidato ideal para lo que la Coalición Colombia proponía, SÍ contiene los elementos de aquel RESQUICIO DEMOCRATICO de los años 70, lo cual fue la posición del Moir. Por esto el voto en blanco es una posición equivocada para estas elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial