Primero la gente

“Es flaca sobremanera toda humana previsión, pues en más de una ocasión sale lo que no se espera”: José Manuel Marroquín – La perrilla

amylkar-acosta2Por Amylkar Acosta Medina *

Todo el país sigue de cerca la contingencia que se presentó en Hidroituango, la mayor central hidroeléctrica del país, cuando estaba a punto de iniciar el llenado de su embalse y tenía previsto poner a generar energía la primera de sus tres unidades, que sumadas tendrán una capacidad instalada de 2.400 MW, equivalente al 17% de la demanda nacional, en el mes de diciembre de este año.

De pronto, cuando nadie se lo esperaba, un alud de tierra taponó el túnel de desviación que permitiría que el Río Cauca, que alimentará la presa, siga su curso y a consecuencia de su obstrucción se ha producido un represamiento aguas arriba y una sensible reducción del caudal aguas abajo. El represamiento entraña un riesgo inminente de una avalancha súbita que amenaza a la población ribereña y el bajo caudal está perjudicando a los pescadores. Y de contera se ha infligido un severo daño ambiental en el área de influencia de este macroproyecto, afectando a la flora y a la fauna.

Está por establecerse la causa última de esta contingencia, que en principio se atribuye a una falla geológica y los técnicos tienen la palabra para establecer si la misma pudo o no preverse por parte de quienes trabajaron los diseños y/o por parte de la firma interventora. Mientras ello se precisa, lo primero es lo primero: se trata de conjurar un daño mayor en la población asentada en las orillas del río y así lo ha venido haciendo las empresas públicas de Medellín (EEPPMM), la dueña de este proyecto.

Sin parar en mientes y sin medir sus costos, las directivas de la empresa, encabezada por Jorge Londoño de la Cuesta, tomaron la decisión extrema de inundar la casa de máquinas y así evacuar el agua represada, tanto mayor, en cuanto que las lluvias continúan, evitando una posible avalancha, poniendo a salvo la población de los 12 municipios de su área de influencia. ¡Primero está la gente y así lo ha entendido EEPPMM!

La empresa ha dejado en claro que, pese al atraso de su entrada en operación a consecuencia de este imprevisto, estará en condiciones de cumplir con su compromiso de entrega de energía en firme al Sistema Interconectado Nacional (SIN) gracias al respaldo con que cuenta, dada la disponibilidad de su otra central, Termosierra, de los 2.91 millones de kilovatios diarios de los 2.97 millones de kilovatios al día (1.085 gigavatios/hora/año) a los que está obligada entre diciembre de 2018 y noviembre de 2038.

Todavía es muy temprano para establecer los costos y las pérdidas que le significará a EEPPMM este siniestro, el que por lo demás está amparado, como lo ha asegurado la empresa, por pólizas de seguro que lo cubren. EEPPMM tiene bien ganada su reputación, estamos en las mejores manos, su idoneidad, competencia y capacidad para sortear este impasse está fuera de duda y por ello estamos seguros que pronto lo superará. ¡No se puede bajar la guardia!

Aunque aún no se puede dar un parte de tranquilidad, puesto que todavía los moradores de la zona siguen con el credo en la boca, en situación de peligro y la empresa empeñada en morigerar el impacto y en disipar los riesgos inherentes a este desafortunado evento, lo que sí se puede asegurar, como lo hicieron la presidenta de la Asociación Colombiana de Generadores de Energía Eléctrica -Acolgen – Ángela Montoya y el presidente de Asociación Nacional de Generadores -Andeg – Alejandro Castañeda, es que no está en riesgo la garantía del suministro de energía al país.

Es bien sabido que el SIN está soportado en una capacidad instalada de potencia en energía eléctrica de 16.800 MW, cuando la demanda máxima, en su pico más elevado, no supera los 10.000 MW. De ello se sigue que contamos con una capacidad para abastecer el mercado que excede la demanda en 7.656 gigavatios hora/año para diciembre de 2018, de 5.387 para el 2019, de 3.065 para el 2020 y de 882 gigavatios para el año 2021.

Huelga decir que otros proyectos de generación importantes están en marcha, entre ellos los de fuentes no convencionales de energía renovables (FNCER), que ya recibieron el banderazo.

* Exministro de Minas y Energía y exdirector ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial