La Educación pública

Por Johana Bueno Álvarez *

El Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el  Desarrollo -PNUD – mide el nivel de desarrollo social en un país, y es la educación uno de los elementos que contiene este indicador. Si queremos una transformación real y profunda en la sociedad se debe apelar -entonces – a una reforma del sistema de educación pública.

Hacia esa eventual transición se hacen necesarias acciones en el corto y mediano plazo debido a la coyuntura del componente educativo que asalta el país; en esos términos, lo principal es una reforma al modelo para refrescar su obsolescencia, que responda a las exigencias evolutivas de la sociedad y que además logre cumplir con el cuarto objetivo de desarrollo sostenible pactado en la declaración de la ONU.

Si bien es cierto en la actualidad existe un balance negativo de percepción relacionado con la calidad de la educación, no se desconocen los esfuerzos que ha hecho el Gobierno para fortalecer el modelo de enseñanza con medidas que buscan implementar estándares y buenas prácticas en educación las cuales han sido un éxito en países miembros de la OCDE y acreditan un impacto positivo en América Latina y del Caribe. No obstante, es claro que necesitamos cambios estructurales de fondo.

En el marco de la globalización y gracias a la era digital es más fácil conocer el comportamiento de los modelos educativos en el mundo y tenemos como referente estereotipos de enseñanzas internacionales. Por consiguiente, abracemos la oportunidad del acceso a impulsar el pensamiento crítico, analítico y creativo siendo el aprendizaje resultado de una experiencia personal autónoma; de la implementación del modelo de aprendizaje donde se adopte tecnología e innovación como herramienta de interacción, sin que se debilite la relación alumno-docente; y de facilitarle al profesor su desarrollo personal y profesional, reconociendo la importancia que tienen al cimentar bases sólidas durante los procesos de estructuración del pensamiento y el lenguaje, sobre todo en la infancia, logrando una alta capacidad curricular desde la primera experiencia educativa.

Para Andreas Schleicher, máxima autoridad de enseñanza a nivel mundial, director de educación de la OCDE y responsable del informe PISA, se deberá: “empoderar a los profesores para que lideren la transformación; pero eso solo puede ocurrir si saben lo que se espera de ellos, y reciben el apoyo necesario para enseñar con eficacia”.

Lo anterior se sustenta en logros positivos de los países nórdicos que son un referente de éxito en la materia.

Por otro lado, en Colombia existe una diversidad cultural que exige rigor al momento de tomar decisiones a partir de ajustes que requiere el sistema; a mi modo de ver,  juega un papel categórico en este proceso dejar de legitimar la educación como actividad de lucro personal que favorece solo a una parte de los sectores económico y social.

Cuando hablamos de calidad en la educación, no en todos los casos la relacionamos con academia privada; de manera que se hace necesaria la erradicación de aquellos escenarios educativos donde se estandarizan erróneamente prototipos de aprendizajes desenfocados agudizando la falla de calidad en educación.

En consecuencia, se debe tejer por la vía de consensos un modelo político de igualdad y oportunidades donde se promueva la equidad y calidad como vehículo para el bienestar social y, como valor agregado, disminuir la brecha en el acceso al aprendizaje sin hacer a un lado el papel decisivo que juega la familia como pilar determinante en el éxito educativo.

En el ámbito local es de resaltar los esfuerzos que se gestan desde la Secretaría de Educación del Distrito. Importante que esas formas de intervención y acción estén enfocadas hacia una línea de la verdadera transformación en la política pública educativa siendo el eje central el acceso a la educación y mejorar la calidad de la misma. Durante su desarrollo es sustancial la articulación de todos los actores; cada uno de ellos brinda una visión alternativa que confluye en el deseo de ir más allá de los intereses que benefician a particulares y desembocan en resultados horizontales.

Hay que tener presente que este importante desafío para los responsables en tomar las decisiones se afronta aunando esfuerzos para así garantizar resultados positivos que benefician al colectivo.

* Médica especialista en Gestión de la Calidad y Auditoría en Salud; vinculada a Comfamiliar-EPS y a la Secretaría de Salud de Bolívar.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial