Gobernadores Turbay y Verano, en los EE.UU. gestionando preservación del tití cabeciblanco

Los gobernadores de los departamentos de Atlántico y Bolívar: Eduardo Verano de la Rosa y Dumek Turbay Paz, respectivamente, estuvieron este puente festivo en Hudson Valley, estado de Nueva York, con el fin de conocer modelos exitosos de colaboración entre los sectores público y privado para promover el establecimiento y manejo de áreas de conservación interestatales en esa región de los Estados Unidos.

El viaje de los mandatarios seccionales se produjo atendiendo una invitación del Open Space Institute -OSI, cuyo objeto social se enfoca, primordialmente, en la protección de paisajes escénicos, naturales e históricos para promover el disfrute del público, la conservación de áreas naturales y productivas, y el sostenimiento de las comunidades.

Dados sus amplios conocimientos y su extensa experiencia en la materia, particulamente en la conservación de más de 80 mil hectáreas en los estados de Nueva York y New Jersey, y la expresa voluntad en ponerlos al servicio de un macroproyecto similar en el norte de Colombia, Verano de la Rosa y Turbay Paz viajaron a gestionar el proceso de creación de lo que podría ser el ‘Parque Natural Región Caribe’.

De acuerdo con lo expresado tanto por Verano como Turbay, se trata de promover la integración regional y el bienestar de las comunidades locales trabajando de manera conjunta en la creación de un área protegida interdepartamental que promueva la conservación del bosque seco tropical y de sus especies emblemáticas, entre ellas el mono tití cabeciblanco, un primate originario del Caribe colombiano en peligro de extinción, cuya protección reclama cada vez en voz más alta la comunidad nacional e internacional.

El proyecto -según fuentes de ambas Gobernaciones – sería una realidad con el concurso de distintos sectores públicos y privados. “Se prevé su financiación mediante recursos de regalías para el ecoturismo, la investigación científica y la restauración del bosque seco tropical, donaciones nacionales e internacionales, compensaciones obligatorias del sector privado y pagos por servicios ambientales”, manifestó una de ellas.

Sobre el tema, el gobernador del Atlántico dijo que “llegó el momento de organizar un verdadero pulmón ambiental para la Región Caribe que nos sume en actividades al aire libre como senderismo, avistamiento de fauna y flora, senderos de bicicletas, kayak y pesca, entre otras”.

Por su parte, el mandatario de los bolivarenses, manifestó que “este viaje a territorio norteamericano obedece a una invitación del Open Space Institute (…) con el fin de conocer modelos exitosos que permitan que esta valiosa especie, que en el caso de Bolívar puede apreciarse en lugares como el Santuario de Fauna y Flora Los Colorados de San Juan Nepomuceno, pueda perdurar con todos los cuidados que se requieren para su preservación”.

Según Turbay, quien viajó a los Estados Unidos acompañado del director para la implementación de Estrategias de Paz, Convivencia y Postconflicto en el Departamento, Jorge Cárcamo Álvarez, y de su asesor para Asuntos Políticos, Rodolfo Díaz Wright, la consolidación de un área natural protegida que permita la conservación del mono o tití cabeciblanco y promover así el turismo de naturaleza se realizaría conforme a lo planteado desde la Región Administrativa y de Planificación -RAP – del Caribe.

Se estima que, hasta el año pasado, en todo el territorio colombiano quedaban unos 7.000 individuos del mono o tití cabeciblanco, según artículo periodístico publicado por RCN Radio.

“Este viaje hacia Estados Unidos es, sin duda, una gran oportunidad que nos permite conocer modelos exitosos que garanticen la preservación de una especie tan importante para nosotros, como lo es el tití cabeciblanco”, señaló Turbay; “se trata de evaluar panoramas viables de colaboración entre los sectores público y privado, que permitan promover un adecuado manejo de las áreas de conservación de este mono que, bien podemos decir, es un patrimonio de nuestro departamento y de la Costa Caribe”.

Para el gobernador de Bolívar, el hecho de garantizar la preservación del tití cabeciblanco se constituye -asimismo – en un gran atractivo para consolidar el turismo ecológico que, gracias a la etapa del posconflicto que afronta el país, está llamado a fortalecerse.

¿Qué se lograría?

Crear la Corporación o el Instituto Parque Natural Región Caribe, un ente que funcionaría bajo el novedoso esquema de un organismo interdepartamental público-privado, con asesoría académica, que reciba fondos de fuentes nacionales e internacionales para la protección del Bosque Seco Tropical y el Tití cabeciblanco, todo ello enmarcado de las funciones misionales desde la RAP.

Esta corporación o instituto se presentará como un ejemplo de los varios proyectos y acciones que se tomarán desde la RAP para promover la integración, soberanía y autonomía del Caribe colombiano.

Se lograría con este macroproyecto, igualmente, la protección a largo plazo de 40 mil hectáreas bajo diferentes figuras de conservación, como herencia para las generaciones por venir de la Región Caribe y del resto del país, que proteja los servicios ecosistémicos de esta región. Esta, según distintas fuentes consultadas, sería una tarea minuciosa y ambiciosa que va a requerir del esfuerzo continuo de las próximas generaciones, como única manera de generar un impacto positivo, planificado y sostenible a largo plazo en el área ambiental, social y económica de la conurbación de Barranquilla y Cartagena.

Se conseguiría también la implementación de un modelo de desarrollo económico para promover el bienestar de las comunidades locales dentro de las zonas bajo la figura de conservación a través de proyectos productivos dentro del marco de estrategias de desarrollo sostenible. Justamente, durante el viaje se evaluó la manera como las oportunidades económicas pueden multiplicar hasta cinco veces la inversión inicial de proyectos de conservación, generando empleos relacionados con actividades al aire libre, artesanías, guardabosques y guías turísticos, con la participación de líderes cívicos, comunales y comunitarios, entre otros, que se vincularían al proyecto.

Y se construiría una infraestructura física y científica dedicada a estudios académicos y educativos que no solo involucren a docentes y estudiantes de ambos departamentos y del Caribe colombiano en general sino también que generen conocimiento científico del Bosque Seco Tropical, un ecosistema altamente amenazado.

NOTAS RELACIONADAS:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial