Heroinas de todos los días

Por Andrés Betancourt González *

El 8 de marzo de 1908, 130 mujeres que exigían derechos laborales e igualdad en la fábrica Cotton de Nueva York, murieron en un incendio provocado por el dueño de la empresa; el acontecimiento dio origen a la conmemoración del día internacional de la mujer y desde entonces, esta fecha sirve como referente para reconocer la historia de todas las mujeres que  han luchado por la conquista y garantía de sus derechos.

Si bien son muchas las conquistas en materia de inclusión y participación política logradas por las mujeres, aún la sociedad no logra entender la urgencia de revelarse ante el machismo, la violencia, el maltrato (físico y emocional) y otras formas de vulneración. Son prácticas que se repiten en todos los estratos y casi siempre perpetuadas por los hombres.

Lo vemos en los hechos de sangre que figuran tanto en los periódicos amarillistas como en los más institucionales. Nunca falta en los titulares de los noticieros alguna historia relacionada con una mujer agredida, violentada, maltratada, desaparecida. Lo vemos en las cifras de feminicidios de la ciudad, que aunque han disminuido, todavía no logran erradicarse.

Lo sufrimos en historias como la de Jazmín, aquella joven cartagenera que hace menos de dos años apareció abandonada en un barranco, amordazada y golpeada pero viva y con ganas de seguir viviendo para enseñarnos cómo se le gana a los violentos, para mostrarnos que puede más el amor que la fuerza física y sobre todo para generar una solidaridad sin precedentes entre toda la población cartagenera.

Al igual que Jazmín, son muchas las mujeres de la ciudad que con valentía, pasión y disciplina lideran procesos de transformación basados en la defensa de sus derechos y de las oportunidades negadas. Ellas no necesitan ni las rosas ni las felicitaciones que suelen darles los hombres en un día como hoy. Ella no están dispuestas a tolerar los chistes machistas, ni los actos violentos y yo tampoco. Sépanlo una vez más señores: ¡no acepto que los hombres de Cartagena violenten los derechos de las mujeres!. Los maltratadores, los violentos y machistas no serán tolerados.

En los permanentes recorridos que hago por los barrios de Cartagena, siempre encuentro mujeres guerreras, fortalecidas por el trabajo duro y casi nunca bien remunerado, que se enfrentan a los riesgos de la inseguridad desbordada, a la ausencia de una educación de calidad para sus hijos, a deprimentes servicios de salud, a la inadecuada prestación de servicios públicos y a una generalizada falta de oportunidades, pero que se niegan a retroceder en su lucha por un mejor futuro.

Esas mujeres, en cuyos rostros se evidencian dolores y frustraciones, pero también vitalidad y esperanzas, son las heroínas de todos los días, a quienes hoy, con este escrito, les expreso mi reconocimiento y mi respaldo. Ellas representan la fortaleza que necesitamos para la construcción de una ciudad más justa, equitativa e incluyente.

Es la misma fortaleza con la que Ceci, mi esposa, enfrenta la vida. Es la fuerza que me invita a mantenerme de pie en mis convicciones a entender de qué se trata esta lucha de las mujeres por sus derechos. Junta a ella, y como un compromiso con todas las mujeres de la ciudad, sacaré adelante la política distrital “cartageneras en pleno goce de sus derechos” y crearé y defenderé la instancia que demanda su funcionamiento.

El mejor homenaje a todo lo bueno que representan las mujeres cartageneras, está  en aprender de ellas su templanza, fortaleza y sabiduría; en abrazar sus luchas, que son las nuestras y en recorrer juntos los caminos de la igualdad, la dignidad, la inclusión, la paz y el respeto. ¡Lo haremos!

 

* Candidado a la Alcaldía de Cartagena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial