Mortalidad de niños con cáncer disminuyó en un 53% en Cartagena

La noticia no podía ser mejor hoy 15 de febrero, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer Infantil.

De acuerdo con las cifras que maneja el Departamento Administrativo de Salud del Distrito -Dadis, en Cartagena “la mortalidad” de niños con cáncer “ha disminuido en un 53%, y la tasa de sobrevida es del 80%.”

Para la directora del Dadis, “lo importante en el cáncer, como en todas las enfermedades, es el diagnóstico oportuno y la continuidad del tratamiento. Las patologías más comunes son las leucemias linfoides agudas: 52.8%, y tumores del sistema nervioso central: 19.4%, y el mayor número de casos se presentan en niños y niñas de 0 a 4 años y de 10 a 14”.

En concepto de la funcionaria, sin embargo, aunque el panorama es positivo antes las dicientes cifras, lo importante es la prevención, y por ello “hay que estar alertas ante signos como bajo peso, hematomas en la parte interna de los muslos, brazos y abdomen, palidez facial o una fiebre de más de 15 días”. De presentarse estos síntomas hay que “acudir al médico y el personal de salud (debe) realizar un cuadro hemático; lo mejor es descartarlo que dejarlo pasar”.

Y en su afán porque los índices sigan mejorando sustancialmente y con el fin de dar continuidad a los tratamientos, el Dadis realiza dos visitas semanales a la Clínica Blas de Lezo y Casa del Niño, las dos únicas Instituciones Prestadoras de Salud -IPS – habilitadas para la prestación del servicio de oncología infantil.

Hoy, como se dijo, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer Infantil, un equipo médico del Dadis acompañará a las fundaciones que ayudan a niños con cáncer y sus familias: Fundevida y Funvivir, de 8 de la mañana a 12 del mediodía, a socializar la Guía de Práctica Clínica y Ruta de Atención a Niños con Cáncer.

Adriana Meza, directora del Dadis, y Eduardo Mogollón, el joven que venció un cáncer de cerebro.

Serán, según fuentes del Dadis, más de 500 personas del área de la salud: médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería y estudiantes de medicina, los que particirán de la socialización de la guía.

Guerrero de la vida

Eduardo Mogollón Salcedo, un joven de 16 años que fue diagnosticado con cáncer en el cerebro hace dos años, cuando apenas tenía 14, es el ejemplo vivo de que luchar decididamente contra el cáncer infantil es un ineludible deber de padres y familares de los pacientes en general y, claro está, de las entidades estatales.

El caso de Eduardo (difícil para él, sus padres, familiares y compañeros del colegio, como en todo caso de cáncer infantil), tuvo -sin embargo – un diagnóstico oportuno y un tratamiento juicioso.

Gracias a ello, y a su inmenso deseo por seguir con vida, “Dios me dio la victoria”, como él mismo diría, visiblemente emocionado. Y hoy es un niño sano que superó el cáncer, vivo ejemplo de que sí es posible vencer la enfermedad.

Según el relato de este guerrero de la vida, como lo han bautizado quienes conocen su caso, “la primera convulsión y experiencia fue en el colegio, luego en la casa y me llevaron al médico donde luego de chequeos y exámenes me dijeron que tenía un tumor cerebral. Llevo dos años en este proceso y el cáncer ya se fue, solo me queda una cicatriz que para mí es secundaria. Lo más difícil del proceso fue tener que vivir una segunda operación”.

“Hoy le digo a otros niños que hayan sido diagnosticados con cáncer y que luchan como yo, que se aferren a sus sueños y a la vida, que está llena de posibilidades; los niños podemos cambiar el mundo. Sé que el proceso es duro, pero se puede superar”, manifestó el joven que, tras vencer un cáncer, hoy cursa 11º y sueña con ser un profesional exitoso.

 

Contexto:

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial