Sea magnánimo, presidente

Por Rafael Vergara Navarro *

Preservar los corales de Varadero exige una decisión de fondo: parar el trámite de licenciamiento para dragarlos y como política de Estado decidirse por la vida del ecosistema, proteger de la ambición el interés público y reafirmar el mandato constitucional que obliga a ciudadanos y al Estado a proteger las riquezas naturales y culturales de la Nación (Artículo 8 de la Cosntitución Política de Colombia).

No educa ni edifica que la Agencia Nacional de Licencias Ambientales -ANLA – desarchivando un desistimiento del 2014, autorizara un nuevo estudio de impacto ambiental (EIA) con nombre cambiado y la modificación de una licencia ejecutada. El maquillaje al (des)propósito fallido de dragar en Varadero un segundo canal de acceso.

La Procuraduría nos escuchó y gracias a su solicitud Parques Nacionales, que en 2012 se había opuesto al coralicidio validados por un estudio científico*, emitió el CT 20176660005266 del 11/10/17 reconociendo oficialmente que Varadero es un “arrecife de 1,12 km2, de los cuales 0,44 km2 está bien desarrollado y los 0,98 restantes son zona de terraza arrecifal con corales duros dispersos, octocorales y pastos marinos, de gran importancia y diversidad biológica de especies marinas para toda la región”.

Igualmente que: “la cobertura coralina es extremadamente alta con un 45,1% en promedio, llegando a alcanzar valores de hasta el 80% en partes del arrecife, cuando en otros lugares del Caribe colombiano la cobertura viva raramente excede el 25%”. Y también afirma que “es una despensa local con migración a Barú y áreas protegidas cercanas, presumiéndose su conectividad a través del flujo de organismos”.

Algunos olvidan que la Bahía de Cartagena y sus beneficios no son solo de los portuarios y contaminadores; gracias al buen estado de los amenazados corales también son estratégicos para la pesca local. Confirma el Grupo Acartia (2013) que las comunidades de Bocachica y Caño de Loro capturan en el arrecife de Varadero anualmente 71.317 kg, el 52.5% de lo que pescan. La construcción del pretendido canal afectará aún más la seguridad de alimentaria de estas y otras poblaciones afrodescendientes.

Recuerda también Parques que en el intento del 2012-14 de lograr la autorización para romper la barrera arrecifal, ante la ANLA, Minambiente y la comunidad científica solicitaron un concepto técnico imparcial al gobierno de Holanda. El pronunciamiento fue en favor de la conservación.

Por eso, entre otras, se profundizó y amplió el canal de Bocachica adaptándolo para el tránsito de las grandes naves portacontenedores.

¿Por qué ANLA con este antecedente autorizó el EIA reviviéndolo como Variante del canal de acceso y aceptando la modificación de la licencia ejecutada del canal de Bocachica?

Urgente tarea para la Procuraduría, medios y ciudadanos de “solicitar que se compartan los documentos generados en 2012” y frenar el sospechable artilugio que se urde.

Mientras Aqua&Terra, la alianza público privada, anda haciendo consultas previas, la voz de Parques es concluyente: “un nuevo canal de acceso por Varadero afectaría no solo ecosistemas marino-costeros, en especial los arrecifes coralinos, sino que lo haría en las áreas protegidas por pérdida de conectividad entre ellos, al tiempo que se prevén fuertes incrementos de las presiones por aportes de agua dulce, sedimentos, nutrientes y contaminantes, así como por un traslado de la presión pesquera de las comunidades que actualmente obtienen su sustento del Varadero”. Por lo anterior, concluyen que no consideran viable la construcción de la ‘variante’ del canal.

25 mil firmantes de Salvemos Varadero, la comunidad científica, ciudadanos de Cartagena, Colombia y el mundo, en su nombre y el de vida que existe en la bahía, le solicitamos, presidente, sea magnánimo. Recuerde sus palabras sobre los corales y suspenda la cruel amenaza de aniquilar este gran bosque heroico del mar y la política ambiental de Colombia.

* Pizarro V, Rodríguez SC, López-Victoria M, Zapata FA, Zea S, Galindo-Martínez CT, Iglesias-Prieto R, Pollock J, Medina M. ( 2017 ) Desentrañando la estructura y composición de Varadero Reef, un coral improbable y en peligro arrecife en el Caribe colombiano . PeerJ 5 : e4119 https://doi.org/10.7717/peerj.4119

* Abogado, ambientalista y gestor de Paz.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial