Transcaribe, a la espera de seis busetones que salieron de Pereira este jueves

“Sin palabras; creo que es el día más feliz de mi vida; ¡la gloria sea para Dios!”

Así reaccionó el gerente del Sistema Integrado de Transporte Masivo -SITM – de Cartagena -Transcaribe, Humberto Ripoll Durango, a la noticia que habría de difundir más tarde el Departamento de Comunicaciones de la empresa mediante un remitido de prensa: desde la mañana de ayer jueves (4 de enero) “salieron los primeros tres buses y en la tarde otros tres”, es decir, seis vehículos “de un total de 108 que se esperan este año”.

“Es la mejor noticia después de que se iniciaran las operaciones”, habría de decir después el funcionario, tras manifestar que una vez lleguen los buses a Cartagena “se incorporarán a la flota de Transcaribe para abrir nuevas rutas y reforzar las existentes”.

Para Ripoll Durango, quien justamente comienza este viernes 5 de enero a disfrutar de un periodo de vacaciones que se extenderá hasta el próximo martes 23, la buena nueva va acompañada de otra importante noticia: que a medida que vayan llegando los nuevos articulados, padrones y busetones irán saliendo las buses y busetas que aún ruedan por los carriles mixtos. Mientras duren sus vacaciones, en reemplazo de Ripoll estará al frente de Transcaribe el secretario general del Distrito, Johnny Ordosgoitia Osorio.

En diálogo con Revista Metro, Humberto Ripoll reconoció que el proceso de chatarrización estaba suspendido porque había necesidad de atender la demanda en los lugares donde aún no llega el sistema, pero anunció, visiblemente complacido, que con la llegada de nuevos buses “el proceso se reactiva”. “En el Fondo de Chatarrización tenemos disponibles más de $35 mil millones para sacar de circulación los buses que se requieran”, manifestó Ripoll.

A la fecha, informó el funcionario, del total de 1.592 buses que debían ser chatarrizados al iniciar Transcaribe sus operaciones, solo han sido chatarrizados 600, lo que significa que aún falta por sacar de circulación 992.

Los nuevos buses

En un remitido enviado a los diferentes medios de comunicación Transcaribe informa que “en principio serán cincuenta buses” de los cuales llegarán diez por semana; “de los cincuenta buses que se esperan en este primer lote, treinta y dos son articulados (…) y dieciocho busetones”.

De acuerdo con dicha fuente, actualmente Transcaribe funciona con 22 articulados, 69 padrones y 61 busetones, para un total de 152 vehículos automotores.

Cuando el sistema funcione al 100%, serán cerca de 300 los vehículos con los que se deberá contar, entre articulados, padrones y busetones, con el fin de atender la troncal -la Avenida Pedro de Heredia – y las rutas alimentadoras.

De los 108 buses que deberán llegar durante el 2018, “32 serán articulados, 32 padrones y 44 busetones”, se informa igualmente en el comunicado.

Los buses comenzaron a salir de Pereira luego de que el Gobierno Nacional, por gestión de la Alcaldía de Cartagena y del propio Transcaribe, los exonerara de impuestos por manejar una tecnología limpia y amigable con el medio ambiente.

Una vez lleguen los buses a Cartagena se les realizará una completa revisión tecnomecánica y se les instalarán los sistemas de control de recaudo. Paralelamente, en cumplimiento de las normas respectivas, se adelantarán los trámites de rigor ante el Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte -DATT.

Según el remitido, “los nuevos vehículos garantizarán un mejor servicio a la creciente demanda de Transcaribe. Actualmente en el sistema se movilizan a diario entre noventa a cien mil pasajeros”.

Humberto Ripoll y Sergio Londoño

El costo del servicio

En su diálogo con este portal, el gerente de Transcaribe habló también de las críticas que tanto él como el alcalde encargado de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, han recibido por parte de varios sectores ciudadanos por haber incrementado las tarifas del sistema en un 9.7%, muy por encima del aumento en el Índice de Precios al Consumidor -IPC, que el año anterior estuvo alrededor del 4%, y del ajuste al subsidio de transporte, que fue del 6.1%.

Sobre el tema, Ripoll indicó que el contrato de concesión obliga a establecer las tarifas del sistema antes de finalizar cada año, ya que deben comenzar a regir desde el 1 de enero del nuevo año, y para ello hay unas fórmulas que van más allá de tener en cuenta únicamente el IPC y el aumento del salario mínimo.

Uno de los componentes del análisis que debe realizarse cada año antes de finalizar el mismo, agregó, es el incremento del valor del combustible.

“El estudio se basa en las debidas proyecciones, las cuales comienzan a hacerse desde septiembre, ya que el decreto que se expida debe comenzar a regir cada 1 de enero”, racalcó; “recordemos que los datos oficiales solo comienzan a consolidarese a principios del primer mes del año”.

Según Ripoll, Cartagena tiene la ventaja de haber aprendido de la experiencia de otras ciudades, donde ha habido graves problemas justamente por haber manejado sin el debido rigor el sistema tarifario, y citó como ejemplos los de Transmilenio en Bogotá y Transmetro en Barranquilla.

.
Contexto:
.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial