De los Proyectos Ambientales Escolares y su área de interés: carta al secretario de Educación de Cartagena

Por Bladimir Basabe Sánchez *

Seré claro: la Cartagena que muchos queremos no es una utopía o una imposibilidad lograrla. De hecho, sí será imposible mientras el grueso del poder, que somos los ciudadanos de bien, dejemos de estar anquilosados en el discurso histórico de la dificultad a pesar del todo; al menos, ya somos muchos los que nos hemos sacudido.

Como la gobernabilidad en este Patrimonio Histórico, Cultural y Natural de la Humanidad es una empresa con socios mixtos, es decir, los representantes que elegimos y la fuerza electoral ciudadana sobre la que tenemos el control a través de un esfero y una decisión en mente (que es algo más serio en nuestro contexto que la guerra de poderes entre dos naciones nucleares), entonces no nos exime de la responsabilidad de asumir con creces los errores de dichas escogencias.

¡Es que tenemos que hacerlo, para bien y para mal! Sobre todo, con la punta de lanza en toda gestión pública: el componente socioambiental. Atrás quedaron los paradigmas que apuntaban a lo económico como el motor del desarrollo a grosso modo: es el valor de las actitudes ambientales inteligentes contra los bienes y servicios que ofrecen nuestros recursos naturales el ‘deber’ en toda decisión de interés general, y la economía se sirve a todas luces de los ecosistemas.

Por este motivo, aprovecho la actual coyuntura del proceso ciudadano liderado desde junio de 2016 por el equipo de la iniciativa ciudadana ‘Salvemos Varadero’ para la defensa del único arrecife de coral sobreviviente en toda la Bahía de Cartagena, con el fin de proponerle al señor secretario de Educación del Distrito de Cartagena de Indias, Jaime Hernández Amín, la inclusión formal de este ecosistema cartagenero en los temas de los Proyectos Ambientales Escolares (PRAES) y demás herramientas de participación ciudadana orientadas por la entidad a su cargo. Ciudadanos de todas las edades y condiciones sociales, como también responsables con sus acciones, requerimos urgentemente para la defensa de los corales de Varadero.

Importantes los PRAES que generen verdadero cambio social a favor de la protección de los recursos naturales, sobre todo de aquellos que merecen algo más que su estudio formal: la recuperación mediante la fuerza viva ciudadana. En el caso de Varadero, bien puede existir énfasis en las instituciones educativas ubicadas en la zona de influencia de la Bahía de Cartagena, sin olvidar que la zona urbana no puede seguir estando de espaldas al principal cuerpo de agua de la ciudad.

Señor secretario Hernández: sírvase permitir no solo la posibilidad sino la realidad de que todos los estudiantes del Distrito aprendan a valorar el único reservorio de corales vivos que nos queda en la ciudad, y que académicamente puedan sentirse capaces de proponer estrategias para su protección. Seguramente, encontraremos en ellos los profesionales exitosos del mañana que tanto necesitamos, pero teniendo en cuenta que el presente también merece acciones inmediatas.

Adenda: dentro de su competencia puede estar, hasta donde sea posible, el impulso no solo a los PRAES sino a los PRAUS (proyectos ambientales universitarios) y Procedas (Proyectos Ciudadanos de Educación Ambiental). Si bien los temas clásicos de optimización de los servicios públicos, reciclaje y separación en la fuente son aún los dominantes, necesitamos abrir espacios para asuntos aparentemente invisibles pero que guardan el suficiente interés como para convertirnos en especialistas en la materia.

* Psicólogo especialista, docente universitario, ambientalista y director de Salvemos Varadero.

Referencias:

Salvemos Varadero (2017). Sección Multimedia. URL: https://www.salvemosvaradero.org/multimedia

Salvemos Varadero (2017). Sección Publicaciones. URL: https://www.salvemosvaradero.org/publicaciones

 

 

2 Comments

  1. No me queda claro en el artículo si lo que se pretende es la defensa de un ecosistema en contra de cualquier tipo de explotación económica, o el mal llamado “desarrollo sostenible” a partir del terrible concepto de “recursos naturales” que ven a la naturaleza no como un todo al que hay que defender en contra de depredadores ambiciosos, sino todo lo contrario: como un paraíso explotable por los dueños de la economías, mientras se siga viendo “bonito”, aunque se destruya lo que no es visible o se pongan palmeras donde debería haber ceibas y blancas playas donde debería haber manglares.

    • Buenos días, agradeciendo de antemano su opinión. Personalmente, promuevo el “desarrollo sostenible inteligente” en vez del clásico desarrollo sostenible que usted mencionó; es clave que la decisión tomada en gestión ambiental exija responsabilidad total por quienes la tengan en sus manos, mostrando siempre el interés general; por lo tanto, en ningún momento de mi carta estoy invitando a ningún “depredador ambicioso”. Tampoco he sido condescendiente con la pérdida de la vegetación que capture CO2 en cantidad, y remplazándola por palmeras solo por razones “más estéticas para algunos”. El objetivo de la carta es incluir al arrecife coralino de Varadero como sujeto de estudio en los PRAES, ya que nunca ha habido evidencias al respecto en las I.E. del Distrito. La cuestión es simple: este ecosistema está aún redescubierto y no deben pasar años y años hasta que el Gobierno lo proteja; es así que desde la pedagogía ambiental podemos apoyar este proceso de socialización y conservación del único arrecife coralino sobreviviente en toda la Bahía de Cartagena. En Salvemos Varadero estamos trabajando en ello y le invito a revisar toda la información publicada hasta ahora. Si tiene dudas o aportes que nos permitan avanzar en estas metas, ruego escribirme a info@salvemosvaradero.org y con mucho gusto serán respondidas. De nuevo gracias, y feliz mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial