Crece rechazo a la construcción de una gran marina sobre la Bahía de la Ánimas

Este martes 26 de diciembre, a las 5 de la tarde, se venció el plazo para que quienes consideraran que la marina que se proyecta construir sobre la Bahía de la Ánimas podría causarles algún perjuicio presentaran ante la Dirección Marítima y Portuaria -Dimar – la respectiva acción de oposición.

Y antes de que se cerraran legalmente las posibilidades de constituirse en parte en del proceso y poder ejercer oposición al proyecto, los ciudadanos Wilman Herrera Imitola y Roberto Carlos Martínez Méndez radicaron formalmente sus escritos de oposición, el primero en representación de las comunidades negras de la zona insular, particularmente de Bocachica, Caño de loro, Punta Arenas, Tierrabomba, Pasacaballos, Recreo, Leticia, Santana y Barú; y el segundo en su calidad de representante legal de la sociedad Corredor Turístico de Cartagena de Indias S.A., promotor del Condominio Náutico de Tierrabomba y residente en el barrio Manga.

Para Herrera Imitola, las comunidades afrodescendientes de la zona insular tienen unos derechos adquiridos desde el gobierno de Alberto Barboza Senior, ya que este, mediante decreto, les concedió como lugar de embarque y desembarque de sus lanchas el entonces Muelle de los Pegasos.

En su escrito, Herrera solicita suspender el trámite de otorgamiento de la concesión solicitada por la Corporación de Turismo Cartagena de Indias -Corpoturismo – con el fin de construir 12 muelles dividos en cuatro secciones para habilitar 66 cupos para embarcaciones menores y seis cupos para embarcaciones mayores, entre el lote colindante con la marina Todomar, a la salida de Bocagrande, y el muelle de Los Pegasos, a un lado del Centro de Convenciones, en Getsemaní, en un área de 30.095,8 metros cuadrados, por considerar que les causaría un daño irremediable ya que, tal como está concebida la iniciativa, “les tocará pagar por usar un espacio que por derecho propio nos corresponde o en su defecto nos trasladarían a otro sitio sin consultarnos”.

Por su parte, Martínez Méndez, además de alegar razones de orden legal, asegura que el proyecto ;afectará el desenvolvimiento funcional de la ciudad”, particularmente en materia de “movilidad vehicular”, por las “arribadas de vehículos para cargue y descargue, generación de basuras y polución (…)” y talleres y demás apoyos propios de una marina”.

En concepto de Martínez, la “nueva marina, disfrazada de embarcadero, acarreará el incremento de los problemas de tránsito vehicular y saturará el sector ya colapsado de vendedores estacionarios y ambulantes, creando otro mercado como el que tanto esfuerzo le costó a la ciudad erradicar hace cuarenta años. El proyecto es un agente propagador de la contaminación visual y auditiva, de la inseguridad ciudadana, del tráfico migratorio incontrolable, temas estos que atentan día a día contra la calidad de vida de residentes y visitantes”.

“El proyecto” de Corpoturismo “es una burla y un atentado contra la ciudad, pues inconsultamente lo que se pretende es una marina con más de noventa amarres, cosa muy distinta a un embarcadero como actualmente existe en la Bodeguita”, recalcó el quejoso.

El nuevo muelle se extendería desde el lote contiguo al muelle de Todomar y el Centro de Convenciones.

De acuerdo con lo que Revista Metro ha podido establecer, varios colectivos ciudadanos, entre ellos las corporaciones Cartagena Visible -CCV – y El Ojo que Grita, promoverán una serie de eventos para debatir con amplia participación de la ciudadanía el impacto de la iniciativa.

“Hay dos cosas claras”, manifestó la directora encargada de la CCV, Dora Valencia Alfaro; “una es que es absurdo que se reconozca el impacto negativo de una marina en Carstillogrande, al inicio del conglomerado de barrios conocido como Bocala (por Bocagrande, Castillogrande y El Laguito), pero se quiera ignorar el mismo impacto a la ya de por sí estrangulada salida. Y otra es que se pretenda aprovechar una situación que obliga a legalizar el actual embarcadero para extender el muelle mucho más allá, con todo lo que ello implica en materia de tránsito, impacto sobre el ecosistema y otras afectaciones”.

“Hay muchas otras cosas que decir”, expresó la dirigente cívica, pero mejor nos reservamos su exposición para los encuentros ciudadanos que estaremos realizando”, manifestó.

 

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial