El compromiso de Edurbe: hacer realidad lo soñado

Por Bernardo Pardo Ramos

La Empresa de Desarrollo Urbano de Bolívar, Edurbe S.A., bajo el amparo de la Ley 62 del 7 de septiembre de 1937, “por la cual se decreta la construcción de varias obras de utilidad pública en la ciudad de Cartagena y se dictan otras disposiciones”, y el Decreto Ley 07 del 4 de enero de 1984, “por el cual se ordena la ejecución de la recuperación sanitaria de los caños, lagunas y ciénagas de Cartagena”, es la entidad llamada a promover la regeneración social, económica y urbanística de las áreas degradadas; a disminuir la discriminación espacial de la población circundante; y a impulsar las acciones sociales, económicas y ambientales necesarias para la promoción del desarrollo integral de la Región y el progreso equitativo e incluyente de su población.

Desde su constitución mediante Escritura Pública No. 2069 del 24 de diciembre de 1981 y dentro del área de su jurisdicción y aún en otras regiones del país mediante los contratos y convenios interadministrativos que contemplan nuestros estatutos, Edurbe S.A. es la entidad idónea para constituirse en el brazo ejecutor de los proyectos de desarrollo, innovación e infraestructura de las distintas entidades territoriales del país, ya que tiene enormes ventajas comparativas por encontrarse exceptuada del régimen de contratación estatal en virtud de lo consagrado en el Artículo 14 de la Ley 1150 de 2007 pero, al tiempo, estar constituida íntegramente por entidades estatales.

En virtud de la Ley, Edurbe es una entidad pública con facultades y competencias especiales, particulares y únicas, habida cuenta de haber sido designada por el legislador, el gobierno nacional y las autoridades distritales como instrumento institucional y medio exclusivo y excluyente para la creación, consolidación, recuperación, legalización, y eventual afectación de todas las áreas colindantes y aledañas a los cuerpos de agua internos y bahías de Cartagena de Indias; e, incluso, y en desarrollo de tales facultades, para legalizar las áreas no consolidadas pertenecientes a esos cuerpos de agua, con el objeto de generar a futuro proyectos de desarrollo integral, sostenible y sustentable de ciudad, en cuanto a necesidades ambientales, urbanísticas, viales, estructurales o de infraestructura en general, entre otros.

Es, también por disposición legal, el instrumento funcional que tiene el Estado colombiano y especialmente el Distrito de Cartagena para realizar la intervención y operación de su renovación urbana, aprovechando las áreas colindantes o que colindaron con los cuerpos de agua de la ciudad, y además los terrenos en donde subsistan cuencas hídricas, hidrológicas y oceanográficas, con destino a desarrollar los macroproyectos contemplados en su Plan de Ordenamiento Territorial y en los correspondientes Planes de Desarrollo, contribuyendo, además, a la preservación ambiental, la mitigación de riesgos generados por el cambio climático, la promoción del desarrollo sostenible, perdurable y sustentable, el rescate y regeneración ambiental, social, económica y urbanística, y el reequilibrio del sistema urbanístico integral de Cartagena de Indias y su área de influencia.

Por ello, en Cartagena, donde tiene su sede, Edurbe es la responsable de realizar el diseño, estructuración y ejecución del Programa Integrado de Saneamiento Ambiental y Recuperación del Sistema de Cuencas, Caños, Canales, Ciénagas, Bahías, Lagos y Lagunas de Cartagena de Indias’ y de las obras del Plan de Alcantarillado Pluvial, la Protección Costera y la construcción del Centro Administrativo Distrital, entre otros macroproyectos.

Han sido muchas las historias acumuladas durante más de treinta y cinco años de vida institucional, muchas las acciones realizadas, muchas las obras que muestran un trabajo con compromiso de cara a la comunidad y la ciudad, muchos los escollos superados y los momentos difíciles y muchas las veces que las administraciones locales, por desconocimiento, han mostrado solo su espalda a la entidad.

Esto último, sin embargo, comenzó a cambiar desde el pasado 3 de octubre de 2017, cuando diferentes circunstancias permitieron que se diera inicio a una etapa de renovación de la empresa, tras el reconocimiento de diferentes actores de los sectores público y privado del importante rol que debe tener Edurbe para contribuir al progreso de la ciudad.

Desde entonces se han suscrito un total de 14 convenios y contratos interadministrativos con el Distrito de Cartagena, que a su vez han generado 56 contratos de obras, en las cuales, a pesar de poder realizar la contratación dentro de un marco de liberalidad, se han observado estrictamente todos y cada uno de los principios que regulan la contratación estatal, permitiendo así que la escogencia de los contratistas se haya producido en el marco de la objetividad, la transparencia, la economía, la eficacia y la eficiencia soportadas en el desarrollo de una adecuada planeación.

En este punto cabe destacar que Edurbe cuenta con un Plan Anticorrupción que contiene las estrategias que ayudan a prevenir los actos venales y, en general, toda acción que atente con la transparencia de la contratación.

Para la actual administración de la empresa, la transparencia no solo es un concepto; es el pilar que soporta todos y cada uno de los actos que se ejecutan para el perfeccionamiento de los objetivos trazados, diariamente, en cada acción, en cada hecho que conforma las actividades no solamente contractuales sino todas las que realicen los servidores públicos vinculados a la entidad, teniendo como marco prevalente la objetividad y el respeto a la normatividad.

El primer paso de la actual administración, atendiendo directrices del señor alcalde (e) del Distrito en su condición de presidente de la Junta Directiva de Edurbe, fue identificar plenamente la esencia y la razón de ser de la empresa, y establecer lo que motivó al legislador y al Gobierno nacional en su oportunidad para conferir unas facultades tan importantes y para erigir un organismo que atendiera las necesidades reales de una ciudad que, como Cartagena, es diferente, es especial, es sui generis, compuesta en más de un 70% por cuerpos de agua, caños, lagos y lagunas, y por tanto con una sostenibilidad y desarrollo distinto a cualquier otro territorio nacional.

Lo siguiente, fue comprender que el único camino posible, luego de tanta prensa negativa, de tantos desatinos y de tantas ligerezas, era establecer como principal bandera, como derrotero fundamental, imprescindible e ineludible, la transparencia en cada una de las actuaciones de la entidad.

Después comenzamos a soñar con la ciudad que queremos y merecemos, con la mirada fija en el horizonte.

Ahora estamos haciendo esos sueños realidad, abriendo caminos al verdadero progreso, sin oscuros, sin opacos, alcanzando metas de dignidad, renovación y transformación, en la búsqueda constante de satisfacer las necesidades de la comunidad. Soñamos con la ciudad de la esperanza.

Ahora tenemos comunidades agradecidas, con ganas de participar, con sentido de pertenencia, convencidos de que cuentan con una administración distrital y una empresa como Edurbe con la formación y capacidad requeridas, pero, sobre todo, con la fuerza y el compromiso de hacer realidad lo soñado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial