El precio de la desigualdad

Por Miguel Felipe García Castaño *

Para finales de los años 90´s en un articulo de la Revista Dinero, Eduardo Lora, señaló: “La explicación más inmediata de la desigualdad se encuentra en la educación. Los jefes de familia del 10% más rico de América Latina tienen tres años más de educación que los del 10% siguiente, y siete años más que los jefes de familia del 30% más pobre. Como la educación promedio de América Latina es tan baja -el trabajador típico tiene apenas 5 años de estudios-, hay grandes retornos para los pocos que han logrado ir a la universidad y muy pocos para la gran masa con baja calificación”.[1]

Thomas Piketty[2], uno de los economistas más importantes del momento, para el año 2016, señaló: “El 20% del ingreso de Colombia está en manos del 1% de la población. Esta concentración es mucho mayor a la que existe en Estados Unidos. La desigualdad en Colombia es una de las más altas del Mundo”.

Las autoridades del Distrito de Cartagena de Indias, a inicios del año 2017, celebraban con  grandes anuncios, enormes inversiones en tres (3) sectores de la producción: portuario, petroquímico y turístico[3].

Pero asimismo, surge la duda del beneficio directo o indirecto que las clases sociales de estrato 1, 2 y 3 puedan recibir de este tipo de proyectos público – privados.

Cartagena de Indias, es la segunda ciudad de Colombia, después de Quibdó con el mayor numero de pobres. Un puesto  que deshonra a la política y a  la Administración Pública, como tal.

Más directamente, a los que manejan y gerencian los recursos públicos; quienes son los responsables de crear y formular políticas publicas encaminadas a garantizar el bienestar de los mas necesitados, y por consiguiente el equilibrio rentístico para los que mas poseen. Por ello, es preponderante una retroalimentación desde la ciudadanía hacia la construcción de una gerencia pública local. Y con base en estas precisiones plantearse interrogantes con soluciones integrales y reales.

Para las familias ubicadas en sectores de  baja economía y de ambiente social limitado,  qué tipo de opciones y accesos podrían emprender para superar su estado socio económico?

En estos momentos es difícil tener una respuesta precisa, coherente y congruente para dichos ciudadanos. Cartagena por su enorme importancia estratégica turística y presidencial, debe ser objeto de mayor atención tanto en lo político, como en lo empresarial. Pero que este fortalecimiento se desborde en beneficios sostenidos a la marginalidad existente en la heroica.

En los estudios de Cartagena Cómo vamos, las conclusiones son bastante desalentadoras: “Cartagena cumplió con la meta de ODM para reducción de la pobreza monetaria extrema llevarla a máximo 8,8%. Los últimos 10 años Cartagena ha mostrado un decrecimiento sostenido de personas en condición de pobreza monetaria y pobreza extrema. Pero la proporción sigue siendo muy alta en comparación con otras ciudades del país. Más de 262 mil personas en Cartagena viven en condiciones de pobreza y más de 40 mil en indigencia”.[4]

Para salir de esa encrucijada se requiere replantear políticas publicas, incorporar, reincorporar y replantear, asuntos de gerencia publica estratégica, donde el sector transversal tiene que ser el de Educación. Todo esto con el concurso de seres humanos dispuestos a innovar y administrar los recursos públicos de una manera mucho mas transparente, de cara a las exigencias y necesidades de los sectores vulnerables; de igual modo, el sector industrial, turístico, comercial, empresarial, deben ser conscientes que su rol es ser mas proactivo en el entendido que la Ciudad de Cartagena necesita más dinámica económica, más sostenibilidad de sus políticas, optimización de sus ingresos, y una mejor calidad del gasto publico y privado. Lo ideal sería una gobernanza participativa[5].

Contrario a todo lo anterior, sería continuar con la desigualdad social y económica que vive la ciudad, donde el grupo vulnerable sigue pagando un precio muy alto, que es el precio de la desesperanza y la ignominia.

[1] Revista Dinero, Columna de Opinión, ¿Por qué tanta Desigualdad? Febrero 26 de 1999, Eduardo Lora

[2] Economista francés especialista en desigualdad económica y distribución de la renta.

[3] Revista Semana, Nación, En Cartagena hay inversión, pero no le llega a los Pobres, Abril 15 de 2017

[4] Cartagena Como Vamos, Pobreza y Desigualdad

[5] “La gobernanza participativa es una forma de fortalecer el desarrollo local, dado que in­volucra la participación de la ciudadanía en una decisión o política pública; como una oportunidad para la innovación y el aprendizaje social”. La Importancia de la Gobernanza Participativa y su Incidencia  en el Desarrollo Local, Griselda Herrera Franco, Master en Economía y Desarrollo Territorial.

* Economista, especialista en Planeación Urbana y Rural, especialista en Gerencia Pública, especialista en Contratación Estatal y magister en Desarrollo Social.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial