Señor presidente de la ANDI:

Me sorprendió ver su nombre en el listado de empresarios cartageneros que el pasado seis de diciembre le rindieron un homenaje a Orlando Cabrales Martínez, expresidente de la Refinería de Cartagena (Reficar). Mi sorpresa, mayúscula debo decirle, obedece a que usted es consciente de los inaceptables niveles de corrupción que se registraron en Reficar en el marco de la modernización que se hizo de esa empresa durante la presidencia de Cabrales Martínez.

Sabe, como lo han recogido distintos medios, que la Fiscalía General de la Nación le imputó cargos a ese directivo por los exorbitantes sobrecostos en la ejecución del proyecto; que la Procuraduría General de la Nación también formuló pliego de cargos por supuestas irregularidades; y que la Contraloría General de la República le abrió un proceso de responsabilidad fiscal por un presunto daño patrimonial al Estado. Aun así, usted, como cabeza del gremio de industriales de Colombia, fue uno de los oferentes del mencionado homenaje.

Mi sorpresa fue aun mayor cuando constaté que momentos antes del homenaje al expresidente de Reficar usted había estado participando como panelista en el foro ‘Cartagena es de todos los colombianos’. En el citado foro, organizado por la Revista Semana y la Gobernación de Bolívar, se habló del potencial turístico de Cartagena, su aplazado desarrollo y de sus problemas de pobreza, inestabilidad política y desigualdad social. Hubo panelistas, entre ellos Claudia Ayola y Laura Ardila, que no dudaron en señalar las graves consecuencias políticas, económicas y sociales que la corrupción ha tenido en Cartagena.

El lugar de este evento, el Hotel Intercontinental, fue el mismo en el que usted y los empresarios Rodolfo Segovia, Rodolfo Gedeón, John Gilchrist, Alfonso Salas, Juan Ricardo Noero, Rafael Simón del Castillo, Ramón Pereira y Amaury Covo exaltaron la trayectoria y aporte de Cabrales Martínez al desarrollo empresarial de Cartagena y el país. Usted, al igual que otros asistentes al foro de Semana, no tuvo ningún reparo ético en salir de un espacio en el que se cuestionó el accionar corrupto de varios dirigentes cartageneros, y en entrar a otro para integrar el comité de aplausos que homenajeó a un personaje investigado precisamente por uno de los escándalos de corrupción más grande en la historia de Colombia.

Intentando entender tan errático comportamiento quise conocer con mayor profundidad sus visiones sobre el tema de la corrupción en Colombia. Me llamaron la atención unas declaraciones que usted hizo a comienzos de este año a partir de la encuesta denominada ‘Impacto de la corrupción en la actividad empresarial’. Esa encuesta, realizada entre 2014 y 2105 por la Asociación Nacional de Industriales (ANDI) que usted preside, reveló lo que ha sido una constante en la historia reciente del país: elevados niveles de corrupción en diversos departamentos de Colombia.

En esa oportunidad, en varios medios de comunicación, usted señaló que infortunadamente en Colombia “hemos sido tolerantes con la corrupción”. En tono propositivo, hizo un llamado a que la sociedad civil acompañara el accionar de la justicia “para atacar de manera eficiente este flagelo”. Era necesario, argumentó, el establecimiento de un “gran pacto por la ética pública”, en el que toda la sociedad debía involucrarse porque “no puede pasar que, como sucede, se dejen de oír estos escándalos recientes y volvamos a la normalidad indeseada, tolerante con la corrupción”.

Leí una y otra vez estas declaraciones suyas y, al compararlas con su accionar el pasado seis de diciembre, varios interrogantes llegaron a mi mente: ¿Cómo cree usted que leen los ciudadanos que el presidente de la ANDI es oferente de un homenaje a un personaje investigado por un grotesco escándalo de corrupción? ¿Dónde quedó y en qué consiste esa “gran pacto por la ética pública” que propuso a raíz de la previamente citada encuesta? ¿Qué pasó con el proceso de acompañamiento a la justicia que con vehemencia solicitó? ¿Piensa que una región como la Costa Caribe, a la que se le adjudica ser corrupta por naturaleza, logrará superar esos estigmas con homenajes como el ofrecido por usted a una persona investigada por uno de los más grandes escándalos de corrupción?

Usted, puede argumentar, que Cabrales Martínez no ha sido condenado por la Fiscalía, que disciplinariamente la Procuraduría tampoco se ha pronunciado y que la Contraloría aún no hecho lo propio. Pero, atendiendo a varios de los antídotos que usted propuso para contrarrestar la corrupción, siento que un homenaje de esa naturaleza envía el peor de los mensajes en una ciudad y un país que necesitan cimentar comportamientos que les permitan superar de manera efectiva la corrupción. Y claro, como usted también lo anotó a propósito de la ya referenciada encuesta, “en la medida que exista tolerancia a la corrupción nunca vamos a ser capaces como país de salir y superar este flagelo”.

Entre tanto, Cartagena, ciudad que lo vio nacer y que usted dirigió como alcalde encargado, seguirá aplazando su desarrollo; permanecerá secuestrada por unas mafias políticas que se apoderan de los recursos públicos; y mantendrá a un gran porcentaje de la población sumida en la pobreza. Los protagonistas de esos grandes escándalos de corrupción, por su parte, continuarán presumiendo de su privilegiada posición de élites económicas y, con la venia y homenajes realizados por directivos como usted, seguirán posando en las páginas sociales de la prensa local y nacional cuando realmente deben aparecer en las páginas judiciales.

En una próxima oportunidad, si considera que no hay ningún inconveniente en homenajear a figuras investigadas por corrupción, tenga en cuenta aquella máxima expresada por la presidenta chilena Michel Bachelet: “Creo que en la vida como en la política hay que ser ética y estética”.

Cordialmente,

 

Francisco Javier Flórez Bolívar *

* Historiador de la Universidad de Cartagena, con Maestría en Historia, Graduate Certicate in Latin American Studies y PH. D en Historia de la Universidad de Pittsburgh.

 

3 Comments

  1. Rodolfo Mendez Cabrales dice:

    En cuanto el homenaje a Orlando Cabrales pienso que es muy merecido por el aporte de este al desarrollo industrial de Cartagena y del país. Con la cantidad de títulos que usted muestra como trofeos y como cartagenero que parece que es, es una vergüenza que usted no mire la trayectoria y la historia de pulcritud y trabajo honrado que durante 50 años Cabrales mostró en Ecopetrol donde fue vicepresidente y presidente encargado en 20 años de trabajo ético y también fue presidente de Colseguros, Avíanca, Diners y Propilco en el país. Toda su vida como directivo empresarial fue pulcra y de servicio honesto al grupo económico que representó, en este país nunca se había hecho un proyecto de esa envergadura y cuando un industrial de esta talla le presta un servicio al país y coge un proyecto que ya estaba andando, que lo entregaron amarrado en una figura de gastos ilimitados que no se podía cambiar, el doctor Cabrales reorganizó el diseño de ingeniería que estaba en un 10% y se hicieron 8 plantas nuevas y cuando vio que CBI estaba equivocándose montó las bases para dejar las pruebas con que Colombia demandó a la CBI en las cortes internacionales. Indague quién fue el doctor Cabrales en todos esos años como industrial y lo serio y honesto que fue; utilice sus títulos para buscar la historia y la trayectoria de este señor; el homenaje es más que merecido y aplaudo a los industriales cartageneros que lo hicieron. No compare a un hombre pulcro y decente con los políticos corruptos de la ciudad por los que usted muy seguramente ha votado. Respete, estudie y no lance juicios de valor sin tener certezas; después del show de la contraloría y la fiscalía que ellos busquen a los verdaderos culpables ya que este señor después de 50 años jamás se corromperia y le pido a los grupos económicos que no le faciliten a los gobiernos industriales de la talla del doctor Cabrales para que luego terminen investigados y calunniados por servirle a su país. No sea irrespetuoso con un hombre que lo que ha hecho es buscar y conseguir el desarrollo industrial de la ciudad y del país o indague en cuántas juntas directivas de empresas del país el doctor Cabrales aportó su conocimiento y don de gentes. No sea irrespetuoso y una felicitación de nuevo para el presidente de la ANDI, él sabe la honestidad de Cabrales así como los colombianos que lo conocimos de cerca.

  2. Francisco Javier Flórez Bolívar dice:

    Gracias por leer el texto. En ningún momento he cuestionado la trayectoria del señor Cabrales; ese no es el objeto de mi columna. He cuestionado, sí, el comportamiento del máximo representante de los industriales del país, Mac Master, quien a comienzos de año propuso un pacto ético para acabar con la corrupción y ahora en diciembre hace un homenaje a una persona investigada por la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría por las graves irregularidades que se presentaron en REFICAR. Son estos entes de control los que se encargarán de juzgar las responsabilidades del señor Cabrales en las irregularidades que le adjudican en el marco de uno de los más grandes escándalos de corrupción en la historia reciente de Colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial