Elogio a un político como los de antes

Al iniciar esta efímera página me asalta el temor de incurrir en una indelicadeza al referirme a un muerto tan reciente, pero encuentro inaplazable verter estas frases que seguramente serán insuficientes, pues es la manera de dejar a salvo el recuerdo de un hombre a quien estimé sin apurar razones distintas a la consideración que uno siente por aquel que lo estimó a uno.

No recuerdo el motivo exacto por el cual adopté el hábito de asistir con cierta frecuencia al bufete de César Arrieta Vásquez, pero durante años esa asiduidad me permitió compartir una pausada amistad con este hijo genuino de los Montes de María. En efecto, César nació en un territorio apartado de nuestra arisca geografía, pero esa circunstancia no fue obstáculo para que nuestro personaje alcanzara, no sin obstáculos que sus enemigos le opusieron, una curul por Bolívar en el Congreso de la República. Y esa no sería la única distinción que la democracia le deparó.

He escuchado decir que César era un liberal en toda la línea. No me atrevería a discutirlo, pero como líder podría definirlo mejor al decir que era un político al estilo de antaño, con todas las virtudes y defectos que ello pueda significar. De lo que sí puedo rendir testimonio de excepción es sobre su gran capacidad de servicio y paciencia para atender, en campaña o sin ella, a sus familiares, amigos y aliados políticos, ya que eran muchos los que recurrían a él en los buenos tiempos. Su despacho, siempre atiborrado de partidarios, era prácticamente un consulado de San Juan Nepomuceno en Cartagena y a la vez una especie de dispensario en el cual el desconsolado encontraba esperanza; el atribulado por un problema judicial, un consejo de quien sabía llevar las causas de los menos favorecidos y, en fin, el lugar donde quien buscaba ayuda, aún respecto de la resolución de un asunto familiar, encontraba una mano amiga y un respaldo.

La política le concedió, además de los lauros, muchísimas decepciones que al parecer le convirtieron en un escéptico. Añoraba los viejos tiempos en los que los jefes liberales eran verdaderos adalides de la causa popular y la palabra tenía el valor acrisolado de un diamante. No cabe duda que su tránsito por las lides políticas fue agridulce.

Pese a esto, su agreste espíritu montemariano le llevó a librar una última batalla hace ya varios años, al enfrentarse por la Alcaldía de su pueblo querido a las nuevas fuerzas que habían tomado auge durante el tiempo en el que Arrieta Vásquez parecía abandonar la palestra y dedicarse íntegramente a su abundante actividad jurídica.

El dirigente político no podía ser inferior al desafío que le planteaban numerosos amigos que le reclamaban representar sus banderas y volver por sus fueros a reconquistar el poder en San Juan.

Pero el éxito le fue adverso, y me arriesgo a especular que esa derrota fue definitiva en cuanto selló el destino aciago que le depararía la tristeza y el vacío de un malhadado ventanal frente a la inmensa Bahía de Cartagena.

Paz en la tumba del inolvidable dirigente bolivarense. Y resignación a su esposa, hijos, familiares y amigos.

Adenda:

César Arrieta Vásquez fue abgado especializado en Administración Pública; profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Cartagena; personero de Cartagena; representante a la Cámara; dignatario del Partido Liberal Colombiano y gerente de la Lotería de Bolívar.

* Abogado especialista en Derecho Administrativo y candidato a Maestría en Derecho con énfasis en Derecho Público. 

1 Comment

  1. Rafael Camacho Castillo dice:

    Hola apreciado Danilo comparto plenamente la radiografia que hiciste del inolvidable amigo y compañero Dr Cesar Arrieta Vasquez con quien compartí espacios como directivos que fuimos en Coodegan posteriormente cuando postulé mi nombre para veedor departamental del partido liberal fue el quien descubrió un chocorazo que pretendieron hacerme en la Registraduria, el descubrió el asunto y quedé como veedor departamental del partido liberal. Atentamente, RCamachoC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial