¿Por fin se estrecha el círculo alrededor de los dueños del PAE?

El procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, fue tajante cuando durante una reciente visita a Cartagena un periodista le preguntó cuándo revelará los nombres de los servidores públicos que, según un escandaloso informe del contralor General de la República, Edgardo Maya Villazón, siguen robándose los recursos destinados al Programa de Alimentación Escolar -PAE.

“La semana entrante”, fue la categórica respuesta del funcionario. Los investigadores del ente de control disciplinario están culminando su labor recabando las últimas pruebas, y Carrillo espera que la próxima semana se podrá dar a conocer cuál es “la configuración de las redes y mafias que están detrás de esto”.

En la oficina 311 del edificio Andian, frente de la Alcaldía de Cartagena, funciona, o funcionó, la cuestionada Cooseheroica.

Lo que sobre el tema este portal ha podido establecer es que ya la Procuraduría tiene los nombres no solo de quienes aparecen en los documentos oficiales sino además los de quienes no aparecen ni en los certificados de existencia y representación legal de la Cámara de Comercio, ni en los contratos ni en las facturas, pero todos saben que se lucran con el negocio aún más que los primeros. Varios de estos, según se supo, han dejado huellas y podrá probarse su nivel de participación. Y también hay nombres de funcionarios y contratistas que desde Alcaldías y Gobernaciones ‘metían la mano’ en los procesos contractuales para que la operación del PAE fuera adjudicada siempre a los mismos.

En agosto de 2015, Revista Metro reveló que los representantes legales (principal y suplente) de la Cooperativa de Servicios Generales de la Heroica -Cooseheroica, señalada por el diario El Tiempo de ser, al lado de Fungescol, Corazón País y Fundaenlace y Cooseheroica, “las empresas que les dan comida podrida a los niños del país“, eran los cartageneros David Reynaldo Camacho Benítez y María Cristina Camacho Benítez, hijos del fallecido empresario Reynaldo Camacho Malo y nietos del exconcejal de Cartagena Víctor Camacho Orozco, también fallecido.

Se informó en esa ocasión -además – que el Consejo de Administración de Cooseheroica lo integran Óscar de Oro Benítez, Dilxon Salas Cañates, Humberto Nárvaez Guzmán, Javier Saravia Puello y Carlos Barboza Blanco. Y sus revisores fiscales (principal y suplente) son Carlos Trespalacios Figueroa y Sandra Milena Soriano” (leer “Escándalo por suministro de comida podrida a los niños del país ‘pica y se extiende’“).

Pero ni los hermanos Camacho Benítez ni los directivos de Cooseheroica (que en diciembre de 2015 pasó a llamarse ‘Cooperativa de Suministros de Alimentos de Colombia’ y contrató con el nuevo nombre con la Alcaldía de Cartagena), serían los únicos cartageneros a quienes, para esa época, se les vincularía al primer escándalo sobre el manejo del PAE.

Aunque no aparecen, como se dijo arriba, en ningún documento oficial, otros nombres son mencionados en decenas de correos electrónicos a los cuales tuvo acceso este portal y, de acuerdo con lo que se desprende de ellos, tanto David Camacho, el representante legal de Cooseheroica, como un asesor externo de la Administración de Dionisio Vélez: el abogado Juan Pablo Valbuena, comparten con otras personas información confidencial sobre el PAE y Cooseheroica (leerLos mensajes a Julio Castellanos Ricardo).

Luego de su paso por la Administración de Dionisio Vélez (donde fue, según se dice, uno de sus consultores estrellas), el abogado Juan Pablo Valbuena pasaría por el gobierno de Oneida Pinto, en la Gobernación de La Guajira.

De acuerdo con el portal Las 2 Orillas, “la gobernadora también tiene un gobierno a la sombra bajo la égida del alcalde de Barranquilla Alex Char y dos personas de su confianza que ofician como asesores de Oneida Pinto, por cuyas manos pasan buena parte de las decisiones: Héctor Amarís y Juan Pablo Valbuena” (leer ‘La mala hora de la gobernadora guajira Oneida Pinto‘).

En un informe periodístico publicado bajo el título ‘Los nexos del hombre de las pechugas de 40.000 pesos‘, el diario El Tiempo señala que “David Reinaldo Camacho Benítez maneja un entramado de empresas que hoy están en la mira de las autoridades”, y que “a través de ellas ha contratado más de 205.000 millones de pesos en suministro y distribución de raciones escolares, que le compran alcaldías, departamentos, el ICBF, el Ministerio de Educación y hasta la Secretaría de Educación de Bogotá, su cliente más fresco”.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial