Nuevo escándalo en el PAE, con los mismos actores y las mismas advertencias

El contralor general de la República, Edgardo Maya Villazón, aseguró que el escandaloso hallazgo de una irregularidad en la ejecución de un contrato para el suministro de una ración alimentaria a los estudiantes de las instituciones educativas de Cartagena es, después de varios otros hechos venales descubiertos en Electricaribe, el caso más emblemático de los 18 presentados durante la rendición de cuenta de su tercer año de gestión.

En su momento, cuando alguna veeduría ciudadana o entidad estatal cuestionó la ejecución del PAE en Cartagena, el entonces secretario de Educación del Distrito, Germán Sierra Anaya, manifestó que se trataba de críticas sin fundamento.

Según Maya Villazón, a pesar de las reiteradas denuncias ciudadanas, en el Programa de Alimentación Escolar -PAE – se siguen robando la plata. “No hay derecho a que después de los malos manejos que venimos denunciando desde 2015, en las auditorías de 2017 se hayan repetido las irregularidades. La Contraloría evidenció que durante 2016, más de 32 millones de raciones se dejaron de entregar, por demoras en la contratación y en la ejecución de los recursos”, señaló el contralor. En total, en lo relacionado con el supuesto mal manejo de los recursos del PAE en tres entidades territoriales: el Distrito de Cartagena y los departamentos de Magdalena y Amazonas, mediante una Actuación Especial de Fiscalización se establecieron hallazgos fiscales por $32.951 millones.

Los de Cartagena, Magdalena y Amazonas, donde se evidenció que durante 2016 más de 32 millones de raciones se habrían dejado de entregar por demoras en la contratación y en la ejecución de los recursos, “son apenas tres casos de muchos otros para dejar claro que desde la Contraloría General de la República no vamos a dejar que se siguen robando los recursos para la alimentación de los niños y niñas del país”, advirtió Maya.

Mediante un video presentado durante el acto de rendición de cuentas del ente de control fiscal se mostró que, según las auditorías realizadas, la Administración del exalcalde Manolo Duque Vásquez contrató “de manera directa $23.427 millones, en una situación abiertamente irregular”. Entre los hechos que más llamaron la atención estuvo el hallazgo de la compra de “pechugas de pollo a $40 mil, que en otros meses el contratista del PAE facturaba a $7 mil”; la adquisición en el primer semestre de 2016 de “2.824 kilos de canela por más de $39 millones, y el producto no figura en las actas de entrega de ninguna de las instituciones educativas”; y la negociación de “dos millones 600 mil panes a $400 pesos cada uno, pero de los cuales solo entregaron 1 millón 500 mil raciones”. Al revelar este último caso, el contralor se preguntó qué se hizo el otro millón de panes.

Las inquietudes sobre problemas contractuales en la ejecución del PAE han sido reiterativos, pero hasta la fecha no ha habido condenas ejemplarizantes ni penales, ni fiscales ni disciplinarias.

En Cartagena, sin embargo, a pesar del escándalo mediático suscitado, en muchos sectores locales no llamaron la atención los hallazgos de la Contraloría. Ya un informe anterior de la misma entidad, revelado en el 2016, había dado cuenta de la existencia de otra serie de hallazgos fiscales, disciplinarios y penales en el suministro de alimentos a los niños de las escuelas oficiales de Cartagena, en esa oportunidad en el marco de la ejecución de un contrato suscrito en el 2014 con la Cooperativa de Servicios Generales la Heroica -Cooseheroica – por un valor de $21.328.7 millones y un adicional de $10.664.3 millones.

Pero a pesar de los graves hechos descubiertos, Cooseheroica fue contratada otra vez por la Administración distrital en el 2016, aunque en esa ocasión “en cuerpo ajeno”, como advirtieron en su momento varios veedores ciudadanos. Lo que había de saberse es que en diciembre de 2015 la cooperativa cambió su razón social, pasando a llamarse ‘Cooperativa de Suministros de Alimentos de Colombia’, y su nueva representante legal, según un informe periodístico, es Sandra Milena Mercado, quien según pudo establecer Revista Metro trabajó en Cooseheroica (hacer click).

De acuerdo con una denuncia del Centro Investigativo de Estudios del Trabajo -Cedetrabajo-, el manejo del PAE en Cartagena fue contratado en el 2016 al consorcio Proescolar 2016, conformado con un 50% de participación accionaria por la Cooperativa de Suministros de Alimentos de Colombia, antes Cooseheroica (leer ‘Denuncian que el PAE en Cartagena fue contratado con un operador cuestionado‘).

“De este contrato nos preocupa algo, y es que no especifica en los estudios previos (…) a qué población beneficiaria, a cuáles instituciones, ni se especifica el número de estudiantes que se beneficiarán, lo que consideramos preocupante y que requiere una revisión y respuesta de las autoridades”, señaló en esa oportunidad el director de Cedetrabajo, Leonardo Jiménez Molinello.

Cooseheroica, el otro eslabón perdido

En el 2014, la Superintendencia de Industria y Comercio practicó una visita de inspección a las oficinas de Cooseheroica pero, según veedores, sus resultados fueron engavetados.

La Cooperativa de Servicios Generales la Heroica -Cooseheroica, la misma que con el nuevo nombre de Cooperativa de Suministros de Alimentos de Colombia era copropietaria del consorcio Proescolar 2016 con un 50% de capital accionario, no solo había sido acusada por la Contraloría de cometer graves irregularidades. En una nota publicada bajo el título Estas son las empresas que les dan comida podrida a los niños del país por el diario El Tiempo se reveló el descubrimiento de “frutas podridas, alimentos con presencia de bacterias y materia fecal, utensilios contaminados, porciones de comida miserables y explotación laboral” en la operación del PAE en todo el país, y se dijo que dichas prácticas “recaen sobre cuatro empresas que (…) se vienen ganando desde hace años jugosos contratos con entidades del orden local y nacional. Y entre esas empresas estuvo la cuestionada Se trata de Cooseheroica (hacer click).

Y aunque el informe periodístico del influyente medio nacional causó el natural revuelo, en Cartagena, esa vez también, no sorprendió a todo el mundo. En muchos círculos se sabía que en la Ciudad Heroica la controversial cooperativa, al parecer de la mano de influyentes políticos, venía suscribiendo jugosos contratos con varias entidades estatales, entre ellas el ICBF, el Ministerio de Educación y diversos Departamentos y Alcaldías de todo el país.

De acuerdo con un documentado informe publicado por este portal bajo el título ‘Un particular no vinculado legalmente a la firma contratista, el ‘eslabón perdido’ al que bancos y servidores públicos le reportan información sobre el Programa de Alimentación Escolar‘ (hacer click), detrás de Cooseheroica se encontraban, agazapados, reconocidos dirigentes políticos bolivarenses.

“¿Esta vez sí pasará algo?”: El Ojo que Grita

En su alocución durante la rendición de cuentas, el contralor Edgardo Maya Villazón manifestó que “a diferencia de otros tiempos, hoy los corruptos están pagando”, y que “hoy más que nunca en la lista de investigados o condenados figuran personajes que en otra época serían considerados intocables”.

“¡Estamos avanzando!”, aseguró Maya, “en el país se ha vuelto lugar común pensar o decir que los corruptos se salen con la suya, y no es verdad. Cada vez les ganamos más batallas a los corruptos”.

Para el director de la Corporación El Ojo que Grita, Mario Salvador Andrade, las declaraciones del contralor serían una gran noticia “si en realidad tuviéramos razones para creerle a él y a los demás titulares de los órganos de control, ya que lo que siempre ha habido son anuncios sobre hallazgos sin posteriores condenas”.

Según el dirigente cívico, los hechos relativos al PAE en Cartagena son suficientemente conocidos por todos, “pero lo que siempre termina dándose es que, en cuerpo ajeno, los mismos cuestionados terminan contratando, gracias a que solo hay bulla y nunca una condena en firme”.

Andrade recordó que, en un foro organizado por la veeduría ciudadana Control Visible, el fiscal general anunció pronto resultados “sobre un presunto prevaricato en la adjudicación de un contrato del PAE por $8 mil millones por parte del Distrito, pero aún hay un total silencio sobre el caso, como también lo hay sobre los resultados de una visita realizada por la Superintendencia de Industria y Comercio a las oficinas de Cooseheroica, a pesar de los ruidos que entonces hubo por supuestas irregularidades” (leer ‘La Superintendencia de Industria y Comercio practicó una visita de inspección a Cooseheroica).

“La verdad”, expresó, “quienes les hemos hecho seguimiento al tema del PAE nos seguimos preguntando si en esta ocasión pasará algo. Lo que puedo agregarle es que, por lo que sabemos, quienes han tenido que ver con estos líos han caído, pero para arriba: pregúntese, por ejemplo, cómo varios funcionarios del Distrito que tuvieron que ver con la contratación del 2014 y el 2015 terminaron después en importantes cargos del orden nacional”.

Contexto:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial