Conversación virtual en la cuenta en Facebook de Juan Diego Perdomo

@sedcartagena que deje el show y acompañe a esos colegios a subsanar requisitos exigidos por la ley para evitar salida masiva de escolares.

 

Neil Fortich

Juan Diego Perdomo Alaba, ¿te parece show o ligereza tomar medidas contra colegios que vienen operando hace varios años de forma ilegal?

 

Juan Diego Perdomo Alaba

Neil Fortich, hermano, las cosas hay que reconocerlas. Fantástico que por fin hayan metido en cintura a tantos colegios de garaje que hay en Cartagena, -intocables algunos porque sus dueños son socios de políticos de la ciudad-, pero han creado un ambiente de pánico incontrolable. Y es que el manejo periodístico e informativo de ese tema en particular estuvo pésimamente mal llevado desde el principio. No sé quién asesora a Jaime R Hernández Amín al respecto, pero conociéndolo, no es su estilo salir a cobrar victoria a partir de un tema tan delicado como el de marras. Ustedes pensaron que la ciudad los iba a aplaudir por cerrar 150 colegios (piratas) y no fue así. La comunicación de gobierno también se planifica, se debe manejar con tacto y estrategia. Claudia Carmona, de la que tanto aprendí, sabe más de eso que yo. Resulta que primero eran 150 y resultaron ser 90 porque hubo muchísimos que inmediatamente a partir de esa primera nota lapidaria, se quejaron porque ya habían subsanado los requisitos. Luego quedaron 90. La noticia, Neil, es alertar de que la secretaría hizo un hallazgo de X cantidad de colegios que no cumplen con el lleno de los requisitos exigidos por ley para operar, pero esta tratará de hacerles un acompañamiento efectivo para que pueden subsanar esos requisitos y así puedan seguir funcionando dentro del marco de la legalidad. Si hay quienes definitivamente no cumplen con lo exigido, el ente actúa para cerrar la Institución pero le garantiza a sus estudiantes culminar su año escolar. Ese es el mensaje que la ciudad nunca percibió. Además, yo como padre de familia actuó de buena fe metiendo a mi hijo en X colegio, si tú me lo cierras ¿quién me responde? Igual pasa con lo del edificio Blas de Lezo I, compradores de buena fe, echados como perros por la negligencia e inoperancia Distrital.

 

Jaime R Hernández Amín

Les quiero mandar un mensaje a ambos. Primero que todo, cuando se generan cambios y se desempolvan cadáveres, siempre habrá traumatismos. Estos traumas serán calmados una vez se esclarezca toda la verdad, y en eso estamos. Mi pronunciamiento siempre ha sido el mismo: estamos evaluando todo para ajustarlo a lo legal. La lista no es para cerrar colegios, por el contrario, es para ayudarlos a que cumplan con los requisitos que expide la norma para garantizar un estándar de calidad educativa. Ese mensaje ha sido malinterpretado por los medios y por errores cometidos en el manejo de la información debido a que son temas que en el pasado poco se trataban. Teniendo esto en cuenta, les pido que no discutamos, por el contrario, este tema nos interesa a todos y entre todos debemos buscar soluciones a algo tan delicado como la educación que están recibiendo nuestros niños. Saludos.

 

Juan Diego Perdomo Alaba

Buena aclaración. Nos queda claro el tema. Así debe ser. Pero Jaime R Hernández Amín, un consejo, hermano, no dejes que nadie se arrogue la vocería, el secretario ERES TÚ.

 

Jaime R Hernández Amín

Juan Diego Perdomo Alaba, de acuerdo, ligado a fortalecer un equipo de trabajo, el modelo omnipotente no me parece eficiente. Hay que saber delegar y trabajar en equipo. Te recibo el consejo de la vocería.

 

Neil Fortich

En lo único que estoy de acuerdo contigo Juan Diego Perdomo Alaba, es en el rigor que debe manejarse al comunicar. Y créeme que el error no fue mío, si hubiera mío, asumo la responsabilidad con valentía.

Y me ratifico en que no comparto que la educación sea prestada por colegios que no cuenten con las condiciones óptimas para garantizar una educación de calidad y mucho menos si no cumplen con los requisitos legales para su funcionamiento.

 

Neil Fortich

La inexactitud en la información es responsabilidad del área de inspección y vigilancia. De manera que quien debe rectificar es la directora no yo.

Las múltiples investigaciones y denuncias de mi autoría, jamás han carecido de veracidad y exactitud. El rigor y la responsabilidad caracterizan mis actuaciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial