El día de la raza y la construcción de la memoria

Por Francisco Javier Flórez Bolívar *

El día de la raza, como eufemísticamente fue llamada la fecha que conmemora el violento proceso de conquista y colonización que los españoles adelantaron en territorios americanos, parece estar llegando a su fin. En las Américas, más por iniciativas gubernamentales que por interés ciudadano, varios países, entre ellos Venezuela, Bolivia, Perú, Cuba, vienen conmemorado esta efeméride como el Día de la Resistencia Indígena. Sostienen, con razón, que si hay algo que celebrar cada 12 de octubre debe ser el esfuerzo realizado por los pueblos indígenas para enfrentar los siglos de dominación que ejercieron las coronas de Castilla y Aragón en los actuales territorios hispanoamericanos.

El más reciente esfuerzo por celebrar la resistencia indígena y no la ‘gesta’ española, según lo registró el diario brasilero O Globo, lo vienen realizando varias ciudades de Estados Unidos. El alcalde de New York, Bill de Blasio, siguiendo los pasos de sus pares en San Francisco, Seattle, Denver, Los Ángeles y Austin, ha decidido transformar el Columbus Day en el Indigenous People’s Day. En este contexto, y teniendo de fondo los debates que se vienen registrando en torno a los monumentos que hacen apología a la supremacía blanca, Di Blasio ha ido más lejos: ha propuesto remover el monumento conocido como Columbus Circle, que fue erigido en Manhattan en 1892 en homenaje a Cristóbal Colón en el marco de la conmemoración de los cuatrocientos años de su llegada a las Américas.

La decisión, de acuerdo al periódico británico The Guardian, ha generado una intensa polémica entre gobernantes y ciudadanos del común. De Blasio, justificando su decisión, argumenta que ese monumento a Colón puede ser visualizado como un símbolo de odio. Varios estadounidenses que apoyan esa decisión remarcan que el navegante genovés representa el inicio del saqueo y opresión de los pueblos indígenas por parte de los colonizadores españoles. Otros, agregándole mayor complejidad al asunto, sostienen que entienden la conexión que se viene estableciendo entre ese tipo de estatuas y símbolos de supremacía blanca, pero aclaran que tienen total conocimiento sobre quién fue Colón y cuál fue su rol en la empresa conquistadora.

Esta discusión, que también se ha vivido con intensidad en Cartagena con otros personajes de la Conquista, ha puesto sobre la mesa nuevamente el debate relacionado con lo iconográfico y la construcción de memoria: ¿se construyen nuevas visiones en torno a los monumentos existentes o se derrumban? Mi posición es que el pasado, antes que borrarse, debe ser dotado de nuevos significados. Necesitamos que cuando los habitantes de nuestras ciudades estén frente a una estatua de Colón no lo sigan visualizando como la figura que ‘descubrió’ a América, facilitó el ‘encuentro de dos mundos’ o ‘inauguró la multiculturalidad’. Deben, en contraste, tener la claridad de que fue un conquistador que, una vez no encontró el oro que buscaba en tierras caribeñas, participó en el tráfico esclavista, enviando indígenas en condición de esclavizados a España e iniciando un largo período de conquista y colonización que derivó en el exterminio de millones de indígenas.

Derribar los monumentos o sustituir el nombre de un escenario por otro, per se, antes que ayudar a construir ese tipo de referentes, somete el pasado al capricho de los gobernantes de turno y legitima un lenguaje de imposición y no uno de construcción colectiva. En vez de gobernantes que vía decreto impongan memorias por capricho, o activistas que a lo San Juan Bautista nominen lugares y símbolos a diestra y siniestra, se requiere de actores sociales que interroguen el pasado y contribuyan a reconstruirlo. O de lo contario, al paso que vamos, tendremos que ir pensando en un nuevo nombre para nuestro país porque Colombia se llama así en honor a Cristóbal Colón.

* Historiador de la Universidad de Cartagena, con Maestría en Historia, Graduate Certicate in Latin American Studies y PH. D en Historia de la Universidad de Pittsburgh. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial