Indignación por cerramiento de Ceballos destapa inquietantes contratos por visita papal

El pasado 28 de agosto, el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, anunció a los medios de comunicación que la entidad a su cargo le pondría una lupa especial a los recursos que las entidades estatales inviertan durante la visita del Papa Francisco.

Según declaró el jefe del ministerio público, ya le había entregado claras y precisas instrucciones a los procuradores regionales y provinciales de las ciudades que visitaría el Sumo Pontífice: Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, para que le realicen una vigilancia especial a los recursos girados por el Gobierno Nacional para atender los requerimientos logísticos de la visita papal.

De manera expresa y determinada, Carrillo Flórez advirtió a los representantes de la prensa y, por intermedio de estos, a los ejecutores de los citados recursos, que había que “cerrar la puerta a la dilapidación y mala utilización de los recursos públicos y más en un evento tan importante para la imagen del país”.

El procurador Fernando Carrillo y el alcalde (e) Sergio Londoño

Pero lo que condujo a varios ciudadanos a realizar unas indagaciones que, a su vez, los llevaron a realizar unos inquietantes hallazgos (en el marco de la ejecución de los recursos girados por el Gobierno Nacional para atender la logística de la visita del líder espiritual a Cartagena, el exsacerdote jesuita Jorge Mario Bergoglio), no fue la alerta del procurador sino la indignación ciudadana causada por la instalación de centenares de vallas de zinc de más de dos metros de alto frente a Ceballos, a lado y lado de la Avenida de Acceso Rápido a Mamonal, que sitiaron literalmente a la comunidad del populoso barrio de la Ciudad Heroica (leer ‘Mientras en Bogotá el Papa bendice a los excluidos, en Cartagena estos son ocultados’).

Cuando se dio todo lo que el país ya sabe: que se dieron unas órdenes y contraórdenes; que algunas de las oprobiosas vallas fueron retiradas y reemplazadas por unas mallas de igual altura; que también algunas de estas fueron desmontadas y en su lugar puestas una vallas de menor tamaño, pero con la publicidad de una bebida alcohólica originaria de un departamento distinto al de Bolívar; que el alcalde encargado, Sergio Londoño Zurek, informara a la prensa que la orden de instalar las vallas la había dado la presidenta ejecutiva de la Corporación de Turismo de Cartagena, Zully Salazar Fuentes; y que esta hubiera dicho que se trató de un error del contratista, en fin; algunas personas comenzaron a realizar preguntas que aún siguen sin respuestas.

Pero algunas inquietudes sí han sido resueltas, como los nombres de quienes por razones aún no establecidas ‘escondieron’ literalmente a la comunidad de Ceballos de los ojos de las más de 380 mil personas que asistirán a la Misa Campal que oficiará este domingo en las instalaciones de Contecar. Por lo menos, los nombres de las dos empresas contratadas por la Corporación de Turismo de Cartagena -Corturismo – para “contratar el alquiler (de) vallas para la visita del Papa Francisco a la ciudad de Cartagena”.

Y se habla de dos, porque, con idéntico objeto contractual, el lunes 4 de septiembre la presidenta de Corturismo suscribió un contrato con la representante legal de ‘Open Group BTL Ltda.’, Diana Consuelo Guasca Cristancho, por valor de $414 millones 634 mil; y el jueves 7 de septiembre, la misma funcionaria firmó otro contrato, este con la representante legal de ‘Inversiones Casas & Asociados S.A.S.’, Miriam Virginia Casas Cotes, por valor de $59 millones 233 mil.

De manera específica, en las cláusulas segundas de ambos contratos -“Obligaciones del contratista” – se establece que el contratista se obliga a “adelantar las gestiones necesarias para el transporte, instalación, implementación y desmonte de todos los elementos alquilados”, teniendo en cuenta, entre otras cosas, el recorrido del papamóvil por (la) avenida Pedro de Heredia hasta (la) Plaza de San Pedro Claver, (que) será de aproximadamente 4 kilómetros, los cuales deberán estar cerrados con vallas durante todo el recorrido y se debe establecer un cerramiento en la zona de intercambio de cápsula de seguridad a papamóvil”.

En el primer caso, “las especificaciones técnicas mínimas requeridas para realizar el evento y cumplir con el objeto contractual son (…)” 4.500 vallas en Contecar, y 2.550 vallas en la avenida Pedro de Heredia, incluído transporte, personal de montaje, coordinadores y brigadas de mantenimiento. Este contrato fue publicado en el Sistema Electrónico de Contratación Pública -Secop – el miércoles 6 de septiembre a las 08:17 PM.

Y en el segundo caso “las especificaciones técnicas mínimas requeridas para realizar el evento y cumplir con el objeto contractual son (…)” 1.000 vallas en la avenida Pedro de Heredia, incluído también transporte, personal de montaje, coordinadores y brigadas de mantenimiento. Este contrato fue publicado en el Secop el jueves 7 de septiembre a la 09:39 PM.

Luego de que la presidenta de la Junta de Acción Comunal de Ceballos, Martha Angulo Zapata, rechazara lo que calificó como una perversa estigmatización, ya que con las vallas instaladas “parecemos presos en nuestro propio barrio”, la presidenta de Corturismo, Zully Salazar, manifestó que “el contratista ya se disculpó, aclarando que las vallas buscaban, ante todo por el evento, proteger a los peatones y habitantes del barrio”.

La respuesta que aún no se tiene es cuál de las dos firmas contratadas para “contratar el alquiler (de) vallas para la visita del Papa Francisco a la ciudad de Cartagena”: ‘Open Group BTL Ltda.’ o ‘Inversiones Casas & Asociados S.A.S.’, fue la responsable de ‘encerrar’ el barrio de Ceballos.

Tampoco hay respuesta -todavía – sobre por qué si las vallas son alquiladas, algunas (¿muchas’) contienen mensajes publicitarios de un conocido licor.

$579 millones 659 mil en publicidad

Atendiendo lo solicitado por el procurador Fernando Carrillo pero, como se dijo, motivadas también por las inquietudes suscitadas por el caso de Ceballos, varias personas se dieron a la tarea de intentar conocer más hechos referidos a los gastos en que incurrió el Estado con motivo de la visita del Santo Padre a Cartagena.

Y entre los contratos que más les llamó la atención está uno celebrado también por la presidenta de Corturismo, Zully Salazar, con la empresa ‘Voice & Market Solutions S.A.S.’, por la suma de $579 millones 659 mil, cuyo objeto es “la realización del plan de comunicaciones para el desarrollo de la campaña de la visita de Su Santidad Papa Francisco a Cartagena de Indias”.

Para el cumplimiento del Convenio Interadministrativo No. 109-17 del 11 de agosto de 2017, suscrito por la Presidencia de la República, la Alcaldía de Cartagena y Corturismo, para cuya ejecución el Gobierno Nacional destinó la suma de $5 mil millones, Corturismo conceptuó que se hacía “necesario contar con un Plan de Comunicaciones que permita la amplia difusión de las actividades que (el Papa) realizará durante su visita a los diferentes escenarios programados en la ciudad”.

De acuerdo con los correspondientes términos de referencia, el contratista deberá encargarse, entre otras actividades, de contratar cuñas radiales diarias en emisoras de las bandas AM y FM, con cubrimiento regional, específicamente en Cartagena, Barranquilla, Sincelejo y Santa Marta, así como pautas televisivas y en medios impresos.

La presidenta de Corpoturismo, Zully Salazar; el alcalde (e) de Cartagena, Sergio Londoño; y el comandante de la Policía Metropolitana de Cartagena, general Luis Poveda.

“Bogotá estableció en qué se invertía cada peso”: Salazar

Consultada sobre las inquietudes que comenzaron a expresar veedores y algunos periodistas, la presidenta de Corturismo, Zully Salazar, informó que el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República estableció con antelación los correspondientes presupuestos para cada caso, y ello explica que, ente la necesidad de contar con un Plan de Medios, se hayan destinado más de $500 millones en pautas publicitarias.

“Todas las decisiones son tomadas por representantes del DAPRE (Departamento Administrativo de la Presidencia), la Alcaldía de Cartagena y nosotros, la Corporación. Y cabe agregar que en todos los casos hemos contado con el acompañamiento de los órganos de control. Por solicitud de la Vicepresidencia de la República, la Procuraduría General de la Nación ha realizado un permanente acompañamiento del trabajo que se ha hecho”, señaló la funcionaria haciendo un pare a las actividades de supervisión que realizaba en las instalaciones de Contecar, donde en cerca de 24 horas el Vicario de Cristo ofrecería una Misa Campal.

Sobre las vallas instaladas en el barrio Ceballos, y que tanta molestia causaron a la comunidad, Salazar Fuentes expresó que “hay que entender que venimos de una historia de segregación donde los pobres y los afrocolombianos hemos sufrido exclusión, y por eso un cerramiento de dos metros ofende a la comunidad”.

No obstante, señaló la zarina del turismo local, “el contratista ya se disculpó aclarando que las vallas buscan ante todo proteger a los peatones y a los habitantes del barrio”; además, dijo, “instalará otro cerramiento más ligero que tenga en cuenta el sentir de la comunidad, pues entendemos perfectamente su queja al respecto”.

La funcionaria fue enfática, sin embargo, en que “no se trata de esconder nada ante los ojos del Santo Padre, pues en primer lugar el no pasará por allí, pues llegará en helicóptero a Contecar, y en segundo lugar el objetivo de la visita papal a nuestra ciudad es dejar un mensaje donde todos los cartageneros tengamos acceso a las oportunidades”.

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial