Desde hoy: restricciones vehiculares en toda Cartagena por visita del Papa Francisco

Mañana (domingo 10 de septiembre), “a partir de las 00:00 horas y un minuto (…) hasta las 23:00 horas” (SIC), como lo establece el Decreto 1142 del 29 de agosto de 2017, con ocasión de la visita del Papa Francisco a Cartagena, por ninguna calle o avenida de la ciudad podrán circular vehículos automotores particulares.

La prohibición para el tránsito de las motocicletas, cuatrimotos, tricimotos, motocarros y bicicletas asistidas por motor, así como los vehículos de tracción animal, regirá desde la noche de este sábado a partir de “las 23:00 horas (…) hasta las 22:000 horas del día 10 de septiembre”.

Los únicos vehículos autorizados por el Distrito para circular este domingo serán los públicos, pero para estos también habrá restricciones. Desde las 7 de la mañana hasta las 12 del mediodía no podrán circular taxis ni ningún otro vehículo público en la Zona Noroeste de Cartagena por el “tramo de la calle 70 A, vía interna del aeropuerto Rafael Núñez, entre la carrera 3a hasta la carrera 7a”; ni por el “tramo de la calle 70 del barrio Crespo, comprendido entre la carrera 7a. hasta la carrera 1a. (avenida Santander)”, entre otros.

También estará prohibido el tránsito de taxis y similares -además de los vehículos particulares que, como ya se dijo, estarán prohibidos en toda la ciudad – “en todas las vías que desembocan” en la avenida Pedro de Heredia “desde el tramo comprendido entre la glorieta del Mercado de Bazurto hasta la intersección de la avenida Blas de Lezo” y en varios tramos de la avenida San Martín.

También habrá cierres vehiculares generales en otras zonas de la ciudad, entre ellas la Sureste.

A lo largo de la avenida Pedro de Heredia se instalarán vallas para proteger a los transeúntes.

Para compensar la prohibición del tránsito de vehículos particulares en todos los barrios de Cartagena, la Administración distrital dispuso que los buses de Transcaribe circulen con mayor frecuencia, pero solo “por la avenida Santander, calzada este”, por donde “llegarán hasta el retorno del CAI de Crespo y retornarán por la calzada oeste (Hotel Corales de Indias)”; “por la avenida Pedro de Heredia”, por donde “llegarán hasta la Glorieta de Bazurto, sentido Sur-Norte, retomando la glorieta hacia la calzada sur en sentido norte-sur”, como indica el mismo decreto (leer Restricciones / Decreto 1142 de 2017).

Según fuentes de Transcaribe, se habilitarán 180 buses del sistema durante el día domingo, pero hasta las dos de la tarde solo llegarán hasta la estación El Prado.

Las inquietudes ciudadanas

Aunque, por lo que puede inferirse de lo expresado por decenas de cibernautas a través de las redes sociales, en términos generales la ciudadanía ha entendido que un evento de la magnitud e importancia de la visita del Vicario de Cristo a Cartagena obligue al padecimiento de ciertas incomodidades, particularmente por razones de seguridad, en diversos escenarios se han escuchando voces cuestionando que se prohiba la circulación de vehículos particulares en toda la ciudad y no únicamente en los barrios que visitará el Papa este domingo.

De acuerdo con lo que se ha podido establecer, aunque -por lo que han declarado a los medios algunos funcionarios – lo que se busca es promover el transporte público desestimulando el uso de los vehículos particulares, no se entiende que se afecte a quienes viven o trabajan en sitios alejados del aeropuerto de Crespo, el barrio San Francisco, el Centro Histórico y las instalaciones de Contecar, los únicos lugares que serán visitados por el Papa.

“¿Cuál es el sentido de que en muchos barrios la gente no pueda ir al supermercado en su carro, o a visitar a un pariente o a un amigo, o salir de la ciudad a cualquiera de los pueblos cercanos, si Francisco no estará ni por allí cerca? Entenderíamos también que en ciertas áreas se prohiban los parrilleros, ¿pero se deben prohibir también las motos en toda la ciudad el domingo, aun donde no irá Francisco?”, se preguntó sobre el tema el editorialista de El Universal.

El hecho es que, como indican numerosos ciudadanos inquietos en corrillos e internet, no se vio que ni en Bogotá ni en Villavicencio, las dos ciudades que hasta el momento ha visitado el máximo jerarca de la iglesia Católica, se haya decretado una prohibición general. De hecho, en la capital de la República las medidas restrictivas en las distintas vías fueron solo mientras la caravana papal circulaba por ellas. “Apenas el Papa pasó por la 26 (en Bogotá), esta arteria fue abierta al tráfico, como debe ser”, reveló El Universal.

Para el diario local, “estas medidas no dejan la sensación de ser solo de seguridad, sino que parecen medidas de comodidad para hacer las autoridades un menor esfuerzo y pasarle a la ciudadanía la mayor parte de las penurias” (leer ‘Sí al papa, no a Cartagena sitiada’).

Contexto:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial